La visión cubana de la reciente visita de Condoleezza Rice a España

Rice y Moratinos

El anuncio de la visita de Condoleezza Rice a España generó una gran expectativa y concitó una gran atención de la prensa española. Los más optimistas, al parecer, esperaban que su presencia en Madrid simbolizara el perdón de Bush por la retirada de España de Iraq y otras desavenencias.

Después se supo que sería una visita de ocho horas y que no concedería a sus anfitriones el honor de pernoctar allí.
Curiosamente, el preludio resultó ser una fuerte declaración de la Secretaria de Estado en la que hizo críticas directas a España y afirmó tajante y amenazadora “… sobre Cuba no estoy segura de que coincidamos, sinceramente… es uno de los asuntos fundamentales que trataré cuando esté en España”.

El Presidente Rodríguez Zapatero respondió diciendo que “… es absolutamente elemental… los países y los gobiernos no han de tener miradas iguales en todos aquellos aspectos de política internacional y evolución de los países… es comprensible y razonable porque tienen vínculos históricos distintos, porque hay aproximaciones muy diferentes…”.
Quedó claro que ocho horas sería muy poco tiempo para armar una luna de miel, lo que se confirmó en la conferencia de prensa conjunta de Rice y Moratinos, en la que se llamaron cálidamente “Condi” y “Migüel”. El Canciller español expresó que “… nuestras relaciones se han normalizado plenamente después de las altas y las bajas que todos conocemos”, lo que no mereció una palabra de coincidencia, ni un gesto de asentimiento de la Secretaria de Estado.

Según Moratinos, un tema central de las conversaciones fue América Latina, con respecto a la cual dijo con ínfulas de metrópoli colonial, “… es absolutamente esencial que España y los Estados Unidos trabajen concertadamente con una mayor participación para permitir la normalidad institucional, política, económica, democrática y social de todo el subcontinente… estaremos trabajando en países específicos para fortalecer la construcción democrática e institucional y garantizar la democracia en América Latina”.

Pero Condoleezza dijo que hablaron mucho sobre América Latina “… debido a la larga historia de España, sus lazos culturales y el papel de Estados Unidos allí… un área de gran interés para nosotros”. Es obvio que quedaron bien definidos los papeles: para España, historia y cultura; para el imperio, su traspatio.

Como parecía anunciado, el tema de Cuba puso las emociones. “Migüel” asumió entonces una actitud patética. Pocas semanas después de su viaje a La Habana, ante una Condoleezza dura y arrogante, declaró refiriéndose a Cuba “… nuestras políticas, nuestros modos de actuación, nuestras tácticas son complementarias…” y entonces recibió un segundo y humillante regaño público de “Condi”.

Habiéndose tratado a Cuba como tema priorizado de la agenda, habría que preguntar: ¿Fueron abordados los daños y el sufrimiento para el pueblo cubano de casi medio siglo de brutal y genocida política de agresión y bloqueo y la aplicación extraterritorial de las leyes estadounidenses, incluso en Europa, cuya extrema expresión son las medidas establecidas por Bush en julio del 2006? ¿Se habrá conversado acerca de la situación que prevalece en el campo de concentración ubicado en la ilegal Base Naval de Guantánamo, territorio usurpado a nuestro país? ¿O acaso sobre los vuelos secretos de la CIA a España, los secuestros y torturas que horrorizan a la opinión pública europea y mundial y el asesinato del periodista José Couso? ¿Se habló acerca del terrorista Luis Posada Carriles, que se encuentra libre en Miami mientras cinco jóvenes cubanos permanecen injustamente encarcelados en los Estados Unidos por luchar contra el terrorismo?

Condoleezza, por su parte, reiteró los lineamientos de la consabida política dirigida al derrocamiento de nuestro sistema político, económico y social que el gobierno de los Estados Unidos lleva a cabo y ratificó su apoyo a los mercenarios que la Sección de Intereses norteamericana en La Habana organiza y financia. Dijo que… “el mundo libre… no está preparado a tolerar una transición antidemocrática en Cuba”.

El pueblo cubano rechaza estas declaraciones injerencistas y arrogantes de la Secretaria de Estado y reitera que, como expresara nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, al dar a conocer su Proclama al Pueblo de Cuba el 31 de julio del 2006, … “nuestro pueblo y nuestra Revolución lucharán hasta la última gota de sangre”.

La Secretaria de Estado fracasará en su intento de construir un cerco internacional contra la Revolución cubana mediante presiones y chantajes.

Donde sí urge una “transición democrática” es en los Estados Unidos.

(Artículo publicado en http://lavisioncubana.blogspot.com

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: