Política, Clinton y Travolta

Una vez oí decir al Subcomandante Marcos que la política es una puta, y una puta fea además. Que los comediantes actúan un par de horas al día, pero que los políticos lo hacen las veinticuatro.Primary Colors

Ayer vi una película* en la que Travolta es Bill Clinton, que trataba ese tema. La política entendida como ganar no por ser mejor sino por saber hundir al contrario en su propia mierda. En sacar sus trapos sucios mientras quemas los tuyos. No importa que tenga mejores ideas, que esté más preparado o tenga mejores ideas. Solo importa su basura.

La película terminaba como solo pueden hacerlo las películas: Clinton se negaba a publicar que su contrincante a la candidatura demócrata había sido gay y cocainómano, y éste, agradecido, se retiraba. Clinton ganaba, y como última imagen aparecían las barras y estrellas con un poco implícito Right or wrong, my country y un claro God Bless America.**

¿El mensaje? Todo vale para llegar al poder, y aún con las mejores intenciones es necesario ser injusto para poder convertirlas en hechos. Pero no, el director no era Nicolás Maquiavelo. Aunque probablemente era un fan suyo.

En mi caso, si fuese capaz de prender fuego a una pila de libros, El príncipe iría entre ellos. Pero creo (y cito de nuevo al hombre de la pipa y el pasamontañas) que el libro es el mejor regalo que el hombre se ha hecho a sí mismo, y que desde El capital a las Epístolas de San Pablo, pasando por Mein Kampf, Oliver Twist e incluso las obras de Aznar, cualquier libro merece ser leído. Si lo quemara no se haría otra película basada en los razonamientos del filósofo italiano, pero para mí el fin no justifica los medios.

Así que si vas a llegar a ser presidente pisando a quienes lo habrían hecho mejor, utilizando tácticas de las que te arrepentirás siempre y, en definitiva, acostumbrándote a tomar atajos, quédate siendo un gobernador orgulloso de sí mismo.

En España, la política estilo “tirarse mierda” hace estragos últimamente. En el sentido de que está de moda y en el de que mantiene ocupados a unos y a otros en asuntos que nada tienen que ver con los intereses de la ciudadanía.

Si no ves tus intereses representados, no votes. Muestra tu rechazo a la política actual y ayuda a los partidos pequeños, a los que el voto en blanco perjudica. O crea tu propio partido. Si la política da asco, en vez de ignorarla participa activamente, porque de ella dependen tu futuro, tu trabajo y tu país. No hay una sola manera de hacer las cosas. Es lógico perder la fe en los políticos, pero nunca en la política. A pesar de lo que diga Travolta.

_______________________________________________________________

* La película citada es Primary Colors (Colores Primarios).

** Las expresiones significan “Con razón o sin ella, mi país” y “Dios bendiga a América”.

Más detalles sobre los beneficios de la abstención en http://www.vdenovotes.net/2007/05/23/faqs-sobre-la-abstencion/

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

8 comentarios to “Política, Clinton y Travolta”

  1. meneame.net Says:

    Política, Clinton y Travolta

    Interesante artículo que a partir de la película Colores Primarios (basada en la campaña de Bill Clinton) emitida ayer por la Sexta hace un análisis de los métodos electorales utilizados por candidatos y dirigentes de partidos, de la política, la…

  2. Raskolnikov Says:

    No me meto con las ideas que expones (si quieres escandalizarte más salva también de la hoguera algún manual de comunicación política), pero tu interpretación de la película es completamente errónea. La película precisamente pone en evidencia y critica lo que tú denuncias, no deja de ser un retrato nada amable de los Clinton. Y ese final que parece tan tópico sólo pone de relieve el cinismo del personaje interpretado por Travolta, no dejes que las barras y las estrellas te confundan. Hombre, no es tan demoledor como el “¿y ahora qué?” que le suelta Robert Reford a su asesor en la escena final de “El candidato”, pero creo que está bastante claro.

  3. Diego Says:

    De acuerdo, pone en evidencia los manejos políticos. Pero si te informas más sobre la película sabrás que el director y todo el reparto eran fervientes partidarios de Clinton, y que se rodó antes del escándalo Lewinski (de hecho se rumorea que debido a esto se suprimieron 15 minutos en el montaje final). La conversación final puede ser interpretada como una muestra de un Clinton cínico y mentiroso, pero también como un gran hombre cuya generosidad le lleva a hacer males menores en aras de un bien mayor.
    Sus propios partidarios no van a atacar a Clinton, y de hecho se le muestra toda la película como un idealista, porque me dirás que no abundan frases tipo “esto lo hacemos por la gente”, “luchamos por el pueblo” etc…
    No quiero decir que sea una mala película, sino que me decepcionó el final. Pero una cosa que muestra muy bien es la influencia del lobby judío en la política estadounidense.

  4. Rash Says:

    Que Clinton era un falso no lo duda nadie. Prometía con su voz suave y luego bombardeaba Sarajevo con la misma suavidad.
    La película, en mi opinión, critica todos los temas que habéis dicho, pero al final, como si alguien hubiese obligado a dejarle bien, queda como el buen samaritano y el salvador del Imperio.

  5. Cristian Omega Says:

    Muy buen analisis, la verdad y partiste de una pelicula nomas, y te fuiste a desentrañar los manejos politicos ydemas yerbas. exelente

    Te invito a visitar nuestro blog, se trata de noticias, de corruptos, de sinverguenzas y desgraciados miserables que circulan por el norte argentino y en realidad por todo el pais.

    Ademas estamos en la lucha contra la tala indiscriminada de nuestros bosques y las contaminacion de las minas de uranio.

    Que tal tenemos tema como para 100 años, si antes no nos morimos de la contaminacion de las inundaciones y alguna otra cosa que traiga aparejada estos desastres humanos.

    Entra a visitarnos a http://www.politolia.wordpress.com

    Un saludo especial

  6. Raskolnikov Says:

    Puede que me equivoque, no se, la verdad es que no tengo la película demasiado fresca. Sólo te escribo para comentarte que tu página está censurada por el Gobierno chino. Me conecto desde Shanghai y he tenido que usar una página que te asigna una dirección IP dinámica para verla, así que puedes estar orgulloso, yo lo estaría 🙂 . Lo que me preocupa es que ayer no tuve problemas para conectarme por primera vez, y sin embargo hoy la encuentro censurada, lo que dispara mi paranoia y me hace pensar que tengo al Gran Hermano mirándome por encima del hombro.

  7. Diego Says:

    Pues la verdad es que no es para menos… Todo un honor, la verdad, que me censure el Gobierno chino. Creo que solo tengo un post sobre China, que habla de explotación infantil en fábricas textiles, pero supongo que habrá sido porque hayan considerado alguna de las ideas que expongo en este blog como “peligrosas” para el pueblo.
    De todas formas, si vuelves a entrar, con o sin problemas, me gustaría que me lo confirmases, por si ha sido algún tipo de coincidencia. Gracias.

  8. Jose Carlos Says:

    Gran película, gran análisis.
    Clinton era un verdadero capullo, pero tenía ese algo tipo Kennedy que te hacía pensar que era un amigo de toda la vida. Luego lo utilizaba para lo que lo utilizaba…
    Por cierto, estoy que no me creo lo de la censura china.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: