Batalla por la presidencia en Líbano

Condoleezza Rice con Fuad SinioraHace ya cinco meses, Hezbolá y Corriente Patriótica Libre (el partido del líder opositor cristiano Michel Aoun) advirtieron que, a falta de un quórum de dos tercios en el Parlamento, el nombramiento del nuevo presidente podría retrasarse. Según el jeque Nasralá y Aoun, el actual gobierno carece de respaldo popular debido a su inercia ante la invasión israelí de 2006, impedida por la milicia chií Hezbolá.

Carente de legitimidad constitucional desde hace un año, cuando seis ministros prosirios renunciaron a sus cargos ante el monopolio del poder por parte de los prooccidentales, el gobierno de Fuad Siniora se aferra ilegalmente al poder con el apoyo de Estados Unidos y de una parte del gobierno francés.

Los líderes de Hezbolá y CPL aseguraron entonces que la solución más acertada a la hora de garantizar la estabilidad y la autoridad nacional del nuevo presidente sería la creación de un gobierno de unidad nacional previo a la elección presidencial, tomando como referencia el gobierno formado en 1959 tras el fin de la primera guerra civil libanesa. Se trataba de un ejecutivo formado por seis miembros en representación de las principales comunidades religiosas reconocidas por el Estado.

El presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri, convocó una asamblea el 26 de septiembre con el fin de aplazar la sesión parlamentaria en torno a la elección presidencial hasta el día 23 de octubre. Allí se entrevistó con algunos de los principales actores de la escena libanesa, como el Patriarca Maronita Nasrallah Sfeir, algunos líderes del 14M, y los embajadores de Francia y EEUU. Desde hacía varias semanas, Berri trabajaba en la consecución de un acuerdo de mínimos que posibilitase la elección presidencial en el plazo previsto.

Nabih BerriEl 22 de octubre, el número dos del gobierno de Siniora anunciaba un nuevo aplazamiento de la sesión parlamentaria para la elección presidencial (prevista para el día siguiente) hasta el 12 de noviembre. A pesar de la tensión entre las distintas fuerzas políticas, tanto Berri como la prensa se mostraban optimistas respecto a una elección definitiva antes del 24 de noviembre, día en el que finaliza oficialmente el mandato del actual presidente Emile Lahud.

Sin embargo, el 11 de noviembre se anunció un nuevo retraso hasta el día 21, que hoy Berri ha alargado hasta el sábado 24. El Secretario General de Hezbolá, Hassan Nashralá, advirtió a la oposición que no aceptará bajo ningún concepto la elección de un presidente por mayoría simple*.

Mientras, el gobierno francés mantiene su diplomacia absolutamente movilizada en varios frentes, especialmente en Damasco y Washington a fin evitar el colapso. Si para la fecha límite no se llega a un acuerdo, la situación puede dar un giro realmente peligroso para el país, y seguramente para la región en su conjunto.

Michel AounLa baza más importante de la comunidad internacional y la mayoría del 14M, sigue siendo el Patriarca Maronita Nashralá Sfeir, una de las pocas personalidades reconocidas por el grueso de la comunidad maronita.** Se espera que el candidato respaldado por Sfeir reciba la aprobación unánime de la comunidad. No obstante, las relaciones entre Michel Aoun, el líder cristiano más seguido del país, y la jerarquía maronita, nunca han sido del todo buenas, y no está claro que Aoun respalde a otro candidato que no sea él mismo. Del mismo modo, si la candidatura no cuenta con el respaldo de Hezbolá, de poco servirá la unanimidad en el seno de la comunidad maronita.

Líbano se enfrenta a una situación complicada, y la evolución de los acontecimientos en las próximas semanas, va a ser absolutamente determinante para su futuro, que se debate entre la sumisión a Occidente y una política independiente y proárabe, como defienden el CPL y Hezbolá.

_________________________________________________________

* Según la Constitución libanesa, la elección del jefe de estado requiere de un consenso de 2/3 del Parlamento, una mayoría que actualmente no posee ningún grupo parlamentario, ni ninguna coalición política.

** Para preservar la diversidad religiosa del país en el gobierno, la Presidencia está reservada a un cristiano, el puesto de Primer Ministro a un sunní y el de Presidente del Parlamento a un chií.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

Una respuesta to “Batalla por la presidencia en Líbano”

  1. KfK Says:

    Francia se cree que Líbano es una provincia más a gobernar. Luego dirán que Siria interfiere en los asuntos libaneses y que no hay imperialismo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: