Sobre el NO y las grietas de la Revolución Bolivariana

El lunes, aún en caliente y noqueado por la victoria de la oposición venezolana, cometí un error: eché toda la culpa del fracaso electoral al imperialismo y a los medios de desinformación. No se puede negar que tanto la manipulación mediática (que tildaba a Chávez de dictador con veleidades vitalicias y describía el socialismo como “un sistema que te quita tus posesiones”) como la presión de Estados Unidos y de la oligarquía venezolana influyeron en la baja participación. Pero en ningún modo pueden justificar un 44,9% de abstención.

La oposición no se ha incrementado. Son los mismos de siempre. El factor decisivo en la primera derrota electoral de Hugo Chávez ha sido que, por primera vez, casi la mitad de los ciudadanos no se han molestado en votar. Y cuando el proyecto bolivariano recibe menos cantidad de votos (4.379.392 para el Bloque A y 4.335.136 para el B) que el número de militantes del PSUV (5.200.000), hace falta revisar críticamente las raíces mismas de la Revolución Bolivariana y, sobre todo, analizar sus errores.

1. La conducción vertical del proceso bolivariano

Heinz Dieterich, en su artículo Derrota estratégica en Venezuela; peligro mortal para Bolivia y Cuba, culpa al sistema de conducción oficial de la derrota en el referéndum. En los tres pilares del Estado, el presidente no tiene un contrapeso. La Asamblea Nacional es un eco de la voluntad presidencial, es decir, sus miembros se dedican a asentir ante todo lo que dice Chávez. Por otro lado, la relación bilateral y no colectiva del gabinete y el partido con el Jefe de Estado es beneficiosa en el sentido de que distancia al presidente de los errores y posibles escándalos (y más en un sistema que se basa en la popularidad de Chávez), pero puede llevarle a un cierto alejamiento de la realidad.

Pero el error fundamental en la reforma fue que, cuando se lleva años repitiendo continuamente al pueblo que su participación a todos los niveles es un requisito imprescindible para transformar la realidad, se ha pretendido imponer el socialismo desde arriba, por mucho referéndum de democracia burguesa con el que se maquille.

Esa transición no puede acontecer de otra manera que a través de la activación de la voluntad popular a través de una Asamblea Constituyente que reforme el texto constitucional. Sólo entonces la vía será la adecuada jurídica y estratégicamente, y gozará de la legitimidad y fuerza necesaria para convertirse en una realidad.

Mientras tanto, la preparación del cambio al socialismo es perfectamente posible con la Constitución de 1999. La derrota electoral no es un freno en la Revolución sino la postergación de su aplicación definitiva hasta un momento en el que la conciencia colectiva se encuentre más identificada con la idea socialista.

2. La situación económica

Si la identidad política popular no estaba aún madura, la coyuntura política tampoco era la adecuada. Aunque Venezuela tiene el mayor crecimiento económico de América Latina y las rentas del petróleo llegan a toda la población, aún hay desequilibrios decisivos. Y cuando una de las principales armas de la oposición es la denuncia de la inflación y la escasez de algunos alimentos, no está de más solucionarlo antes de llamar a los ciudadanos a las urnas.

La escasez provocada, un clásico en la estrategia de la oposición, es potenciada por sectores empresariales que acaparan productos de primera necesidad para boicotear el proceso venezolano. Pero no es aceptable que, más de tres años después de la creación de Mercal (un sistema estatal de distribución de alimentos entre los barrios más humildes) éste siga siendo incapaz de garantizar suministros tan básicos como la leche o el café por mucho boicoteo que haya de distribuidores o productores.

En cuanto a la inflación, va adquiriendo una naturaleza endémica que, si bien en términos macroeconómicos no es preocupante, en términos particulares afecta en mayor proporción e intensidad a las clases populares que, en gran medida, son el pilar básico de la revolución. El apoyo de los menos favorecidos al chavismo depende de que traduzca la política económica y social en una realidad concreta y fácilmente perceptible para ellos.

Aparte de los problemas económicos ya citados, está la idea de sustituir la inversión externa por la inversión del Estado, en lugar de controlarla, debido a una sobreestimación del poder del Estado frente a las fuerzas del mercado. La economía venezolana sigue siendo una economía de mercado capitalista y su superestructura la de una democracia burguesa, y esto determina las opciones reales que tiene la política económica de Chávez. La voluntad del cambio revolucionario y el deseo de ayudar a los pobres, no logra contrarrestar esas realidades objetivas, tal como experimentaron Mao en el “gran salto adelante” y Fidel en la zafra de las 10 millones de toneladas. El voluntarismo tiene sus límites objetivos.

3. La corrupción

Es un problema endémico en gran parte del aparato estatal venezolano y a todos sus niveles de gobierno. No se ha incrementado la corrupción heredada de la IV República, pero lo cierto es que no se ha hecho prácticamente nada para combatirla. Vista como una lacra por la sociedad y utilizado por la oposición para acusar al Gobierno de incompetencia en el ámbito burocrático, la corrupción debe ser erradicada mediante una política decidida e inmediata.

4. La actitud de Chávez en la recta final de la campaña

La reforma, a la vez que proporcionaba mayores niveles de participación popular, propugnaba una concentración de poderes importante en la figura del Presidente de la República, por lo que Chávez era muy importante para defenderla, exponerla y convencer a la población de su necesidad.

Por ello fue un terrible error que, a finales de la campaña electoral, el presidente saliera del país por más de una semana para visitar Chile, Arabia Saudí, Irán, Francia, Portugal y Cuba. Además, esa ausencia estuvo marcada por el incidente con el rey Juan Carlos durante la Cumbre Iberoamericana y el consiguiente conflicto diplomático con España, que llevó a Chávez a anunciar en los últimos días de campaña (e incluso durante la jornada de reflexión) una posible nacionalización de los bancos españoles en Venezuela. Aparte de desviarse del tema crucial en esos días, la amenaza pudo influir en muchos miembros de la clase media que quizá temieran por sus ahorros.

5. Información y desinformación

Ante la increíble campaña de desinformación de los medios de comunicación antichavistas, dentro y fuera de Venezuela, los medios oficialistas se demostraron totalmente incapaces de hacerle frente. Aunque en Venezuela hay cuatro canales de televisión pública en abierto y numerosas emisoras de radio comunitarias, su difusión informativa de la Revolución Bolivariana deja mucho que desear, principalmente a nivel de Internet y prensa escrita.

En cuanto a los contenidos de las cadenas de televisión estatales, se han cometido graves errores de comunicación durante la campaña electoral. Aunque la cobertura extranacional es imprescindible y darle importancia muy loable desde el punto de vista del internacionalismo revolucionario, lo que no es normal es que, a la hora en que supuestamente salían los resultados del referéndum, en Telesur haya un documental sobre Colombia

Se ha fallado también en la difusión de la conspiración de la CIA contra el gobierno de Venezuela, de la financiación de Estados Unidos a la oposición y de la verdad sobre el tiroteo con los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela.

Chávez Socialismo

Es muy necesario detectar con exhaustividad los errores del proceso revolucionario y los factores que han llevado a un importante porcentaje de los chavistas a no participar en la consulta popular. Pero no pueden olvidarse los numerosos logros bolivarianos ni que, como ya dije en el anterior post, a pesar de la derrota electoral el referéndum se ha convertido en una victoria moral de valor incalculable. Pocos creerán ahora que no hay democracia en Venezuela. Muchos empezarán a ver con otros ojos el Socialismo del Siglo XXI. Aún no era el momento, pero seguiremos luchando. Hasta la victoria siempre.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

9 comentarios to “Sobre el NO y las grietas de la Revolución Bolivariana”

  1. Yosmary de Rausseo Says:

    Hola Diego, muy buena reflexión. Es momento de revisarnos bien, aunque tengo reservas con el artículo de Dietrich porque personaliza sus ataques a quienes ya no están en Miraflores.

    Un gusto de haber descubierto tu blog, Saludos!
    http://yosmaryderausseo.blogspot.com

  2. clitemnistra Says:

    Don Diego,
    Nuevamente con la molestia.

    Es importantísimo.

    http://wordsinresistance.wordpress.com/2007/12/06/nancy-mota-figueroa-denuncia/#comment-173

  3. mAnU Says:

    Comunismo en una sociedad capitalista… Chávez intenta mezclar agua y aceite. No sé hasta que punto es posible llevar a cabo la revolución por medios burgueses. No estoy criticando el proceso bolivariano, que ha logrado importantísimos avances, pero creo que habrá un punto en el que el avance se parará.

    Excelente análisis, de todos modos

  4. Alias "ciudadano" Says:

    Sigo estando en desacuerco con su punto de manipulación electoral por parte de los medios de comunicación.
    En venezuela, según tengo entendido, la mayor parte de los canales nacionales son simpatizantes (por ponerlo de alguna forma amable) de Chávez, y es muy grave tratar de descalificar a todo medio que no esté deacuerdo con las ideas de su presidente.
    La penetración de los canales internacionales no es comparable con la de los nacionales, y ya todos sabemos el vergonzoso tratamiento que estos canales le dieron a las marchas de la oposición y a todo el proceso electoral.
    En cuanto a la financiación; si el SI tiene financiación estatal, por qué el NO no puede tener financiación? Si el estado venezolano no se la quiere brindar pues tienen que buscarla porfuera para llevar el proceso electoral en igualdad de condiciones. No se le olvide que a Chávez tambien se le ha acusado de financiar campañas electores fuera de sus fronteras; de eso sabemos arto los colombianos.
    Y llegando a lo bueno que pudo haber dejado la derrota, pues olvidese de eso. Chávez borro con dos palabras todo rastro de dignidad en la derrota y la buena imagen que habia logrado reconociendola. Esas palabras fueron “victoria de mierda”, las cuales, sumadas al contexto en que las dijó y lo que siguio despues, son congruentes con la mala imagen de dictador que, justificada o injustificadamente, se tiene a nivel internacional sobre Chávez.
    Así de dificil es aceptar que el pueblo no quiere ser dirigido hacia donde lo lleva Chávez? Es tan dificil creer que no se tiene la razón?

  5. agustinico Says:

    Creo que Chávez se ha precipitado, pienso que la revolución en Venezuela pasa por eliminar poco a poco los problemas estructurales que arrastraba antes de la llegada de Chávez al poder, esos que tan bien has retratado.
    La revolución en Venezuela no tiene recorrido desde la visión presidencialista que propone Chávez, porque la sociedad venezolana está demasiado polarizada y además los lobbys del petróleo y los de siempre (E.E.U.U.) lo usarían en contra de la propia revolución.
    Apuesto por un proceso más lento de lo que propone Chávez pero más firme y enraizado firmemente en las estructuras de poder y no supeditado al presidente de turno que gobierne en Venezuela.
    Un abrazo.

  6. Diego Says:

    Es un hecho demostrado que cualquier medio de comunicación influye terriblemente en el ciudadano medio. Mucho más de lo que pensamos, ya que la mayoría utilizan técnicas muy refinadas para influir en nuestro subconsciente. El problema de Venezuela (lo dice ARk) en un comentario del post anterior) es que los medios están tan polarizados como la sociedad. O defienden el proceso bolivariano o lo atacan a muerte, llegando incluso a participar en golpes de Estado contra el presidente electo. Sería muy bueno para el panorama mediático de Venezuela la aparición de medios de comunicación privados que no apoyaran a ultranza al Gobierno pero tampoco llegaran al fascismo mediático de los actuales canales privados. Medios neutrales.

    En cuanto a la financiación, es lógico que el Gobierno financie la campaña electoral de una reforma que él mismo ha propuesto. Cree que es lo mejor para los venezolanos e intenta convencer de ello. Pero que Estados Unidos invierta millones de dólares en promover el rechazo hacia la reforma constitucional no es tan lógico. No tiene ningún interés en defender a los venezolanos, porque ha pasado muchos años apoyando a los dirigentes que robaron cientos de millones de dólares de las arcas estatales. El único interés de Washington en Venezuela, amigo Ciudadano, es el petróleo. Prefiere mil veces a un tirano que se lo deje barato que a alguien que decida que los recursos de Venezuela pertenecen a los venezolanos.

    Chávez no dirige a nadie. Propone y el pueblo vota libremente sobre lo que le parece la propuesta. La libertad de elección del ciudadano es mucho mayor que en las “democracias” europeas, donde se entra en una guerra con el 92% del pueblo en contra y los tratados que se rechazan en referéndum son después aprobados por vías parlamentarias, sin tener en cuenta la opinión de los ciudadanos.

    Manu, el socialismo por medios democráticos no es imposible, pero sí más complicado. Hay que tener en cuenta muchos factores que en una revolución popular armada no son operantes. Los grandes ricos que llevan años desangrando el país no huyen con sus riquezas, sino que en su mayoría se quedan para acabar con la revolución en un medio que, como burgueses, conocen bien. Pero no es imposible. Salvador Allende lo demostró con su política y su muerte.

    Agustinico, tienes razón en que no se puede transformar un país como la Venezuela de mitad de los 90 en un Estado de justicia social y bonanza económica de la noche al día. Y menos cuando es acosado sin tregua por EE.UU. y sus aliados. El 2D no era el momento para la reforma. Pero el momento llegará, y no está muy lejos.

    Yosmary, un honor que te pases por aquí. Tu blog es una excelente referencia para tratar asuntos de Venezuela. En cuanto a Dieterich, su artículo no es ni mucho menos perfecto, ni él es un gran analista, pero da en el clavo en varios asuntos que son los que reflejo en mi post.

    Saludos a todos.

  7. carlos Says:

    Un analisis bastante interesante, en el que solo discrepo de tus puntos 2, 3 y 5; en el punto económico, considero que el desabastecimiento en mercal se debe a el mismo modelo que sigue en general toda la revolución, y eso me lleva al punto 3, la corrupcion desbordada, el problema es que nuestros politicos son verdaderos bolivariano, les encantan los bolivares, y poco nuestro pais, actualmente manejamos 12 veces mas dinero que el ultimos gobierno de cladera, y lamentablemnte la corrupcion es proporcional a este flujo petrolero, estoy seguro que si antes ello tuviesen mas dinero, robaran mas, lamentablemente hemos pintado de rojo la corrupcion… al menos la hemos socializado…. ahora hay corruptos desde 100mil bolivares( los apatridas de las misiones que solo cobran y no dan su grano de arean, educandose para formar un mejor pais) como la mayoria de ministros, con sus yates en aruba, panama,dominicana y cuba….sin hablar de algunos militares superbolivarianos…es decir super forrados de bolivares por favores en aras de la socializacion de la corrupcion….y por ultimo, respecto a el punto 5, una cosa es la verdad, otra es lo que vemos con nuetros propios ojos, y otra es la que se quiere oir….queremos oir una patria libre y fuerte, y nos encanta que nuestro presidente nos diga lo grandes que somo y podemos ser; pero otra es la realidad, donde veo que el pueblo sigue comiendopococ y tabajando poco, y losorruptos de arriba, comiendo y robando mucho…..yo vote por un nacionalismo bolivariano, y cada vez veo como parten y desangran mi pais los corruptos de antes, los de ahora, y los invasores cubanos. que lamentablemente es nuestra realidad. de resto considero que esta muy bien el analisis. Creo que chavez no vio la misma realidad que vemos nosotros, tampoco vamos a votar en contra de el, por eso tanta abstencion.

  8. carlos Says:

    POr cierto, salvador allende llevo a chile a los estados de pobreza, inflacion y miseria mas grandes de la historia de chile; no creo que sea un buen ejemplo de socialismo democrático, creo que el sistema de transicion español y el gobierno de rodriguez zapatero es un mejor ejemplo de socialismo avanzado, mejorando a la clase baja para formar una gran clase media trabajadora, con un creciemiento sostenible Gracias

  9. Diego Says:

    Si el gobierno de Rodríguez Zapatero es el mejor ejemplo de socialismo avanzado vamos arreglados, Carlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: