Se dejarán de fabricar bombas de racimo

Más de 100 Gobiernos han dado hoy en Dublín un paso histórico al aprobar un Tratado Internacional de prohibición de las bombas de racimo. El documento, aprobado por consenso, prohíbe este tipo de armamento de forma categórica y hace ilegal la fabricación, uso, posesión o venta de bombas de racimo, por ser armas que causan daños inaceptables a las poblaciones civiles.

Todas las bombas de racimo que se usaron de Laos a Líbano, pasando por Camboya, Irak y Kosovo, serán prohibidas. El Tratado se abrirá a la firma de los Estados el próximo mes de diciembre en Oslo, y sólo será necesario que 30 Estados lo ratifiquen para que entre en vigor. A pesar de las reticencias de algunos países, no se han incluido periodos de transición que permitirían seguir utilizando dichas armas durante un cierto tiempo. Tampoco existe la posibilidad de que algún país exprese reservas sobre algunas de las disposiciones del Tratado, ya que éste lo prohíbe de manera expresa.

Los Estados parte contraen obligaciones claras en materia de cooperación y asistencia internacional hacia las víctimas y los países afectados. Esta ayuda puede ser bilateral o ser canalizada a través del sistema de la ONU, y organizaciones nacionales, regionales e internacionales. Cada Estado miembro deberá entregar un informe de situación al Secretario General de la ONU, en el que se debe detallar el número de bombas de racimo que posee y sus características técnicas, los programas de reconversión o desmantelamiento de sus instalaciones y fábricas o los progresos realizados en la destrucción. Este informe debe ser actualizado anualmente.

Uno de los aspectos más controvertidos hasta el final de las negociaciones fue la interoperatibilidad, es decir, las maniobras militares conjuntas entre Estados miembros del Tratado y los que no lo son (un tema sensible especialmente en lo que se refiere a EE UU y sus alianzas militares). En este asunto no fue posible lograr todos los avances deseados, pero las garantías que serían necesarias para utilizar estas armas en maniobras y operaciones conjuntas lo hace prácticamente inviable.

El Proceso de Oslo

En el año 2007 se puso en marcha el denominado “Proceso de Oslo”, liderado por el gobierno noruego y apoyado por numerosas ONG de todo el mundo. Este proceso es similar al que hace 10 años llevó a la prohibición de las minas antipersonales, mediante el Tratado de Ottawa, y pretendía lograr en el año 2008 un Tratado de prohibición de las bombas de racimo. El 23 de febrero de 2007, en Oslo, 47 países reafirmaron el objetivo de alcanzar antes del final de 2008 un acuerdo internacional vinculante sobre la munición de racimo. Se han celebrado varias reuniones internacionales, en Oslo, Wellington, Dublín y otros lugares.

La campaña en la blogosfera

Con el objetivo de apoyar a las ONG, informar a la opinión pública y aumentar la presión hacia el Gobierno español, el 4 de septiembre de 2007, con la iniciativa de Paco Polo, se inició una campaña en la blogosfera. Tras solo 17 días, el 21 de septiembre el Gobierno declaró que “se comprometerá por ley a promover y apoyar las iniciativas “que tengan por objetivo la restricción y, en su caso, la prohibición de las bombas de racimo, especialmente peligrosas para las poblaciones civiles”.”

La Conferencia de Dublín

Desde el pasado 19 de mayo, representantes de más de 100 países negocian un tratado internacional para eliminar las bombas de racimo. Después de una semana de negociaciones, el Gobierno español apoyaba la opinión de la mayoría de los países poderosos, que abogaron por incluir excepciones en el texto final. En España, dos empresas, Instalaza y Expal, fabrican bombas de dispersión. La delegación de Exteriores, junto con representantes de Instalaza, trató de convencer a los presentes de que los explosivos fabricados aquí no eran como los lanzados hasta ahora.

Sin embargo, todo cambió con la nueva postura del Reino Unido. Gordon Brown sorprendió a todos los participantes apoyando un borrador del tratado que supone el fin de estos mortíferos explosivos, actitud que ha arrastrado al resto de países. “Hemos decido poner fuera de servicio todas nuestras bombas de racimo. Creo que es un gran paso para hacer del mundo un lugar más seguro”, dijo Brown.

Fuentes del Ministerio de Exteriores confirmaron el apoyo a la propuesta de Brown, a pesar de haber defendido una postura conservadora durante la pasada semana. “Aceptamos una prohibición tan amplia como se pueda siempre que permita evitar los efectos inhumanos de las bombas”, afirmaron. La única bomba que ha quedado fuera de la prohibición es una de fabricación alemana que garantiza al 100% evitar los riesgos para la población civil.

Al Tratado se han sumado finalmente grandes países productores como el Reino Unido, Alemania o Francia, entre otros europeos, además de más de 100 países de América Latina, África y Asia. “Esto garantiza el apoyo político suficiente para que el Tratado sea una norma internacional importante, y se ha logrado sin edulcorar su contenido. El Tratado contra las minas antipersonales logró inicialmente sólo el apoyo de 46 países, y hoy son más de 160. Por eso creemos que este avance será decisivo”, afirmó Mabel González, de Greenpeace.

El amplio apoyo recibido hace que signifique no sólo la prohibición, sino la estigmatización de este tipo de armamento, lo que condicionará también el comportamiento de aquellos que no lo firmen. “La contundencia del texto permite asegurar que a partir de ahora estas armas quedan sometidas a una condena moral que hará mucho más difícil su uso”, afirmó Maria Josep Parés, del Moviment per la Pau. Entre los países ausentes en la Conferencia de Dublín están los grandes fabricantes y comerciantes de este tipo de armamento, como Estados Unidos, China, Rusia, Israel, India y Pakistán.

España también ha asegurado que lo apoyará. Cuando eso ocurra, las dos bombas que se fabrican en España (la BME-330 de Expal, y la MAT-120 de Instalaza) quedarán prohibidas, y el ejército deberá deshacerse de sus arsenales. “Nos alegramos de que el Gobierno haya demostrado finalmente su compromiso humanitario, y lo invitamos a poner en marcha cuanto antes las medidas necesarias para que sea efectivo. Un gesto importante sería que formara parte del primer grupo de 30 Estados que es necesario para que entre en vigor”, dijo Jordi Calvo, de Justicia i Pau.

Según consta en el ‘Proyecto de Convención sobre Municiones en Racimo’ (nombre oficial), dicho tratado “entrará en vigor el primer día del sexto mes a partir de la fecha de depósito del vigésimo instrumento de ratificación, de aceptación, de aprobación o de adhesión”. Es decir, seis meses después de que hayan dado su aprobación veinte países.

La Conferencia de Dublín debe culminar el Proceso de Oslo, un compromiso inicial para acordar la prohibición de este tipo de armamento que quedó plasmado en la Declaración de Wellington, firmada el año pasado en Nueva Zelanda.

El Proceso de Oslo ha demostrado una vez más que una presión conjunta y concertada por parte de la sociedad civil puede mover voluntades y lograr avances políticos importantes. Hoy sí que, realmente, es un día importante.

Anuncios

Etiquetas: , ,

2 comentarios to “Se dejarán de fabricar bombas de racimo”

  1. Marat Says:

    ¡Hola! Soy Marat de Argentina. He enlazado este blog en el mío, Socialsimo Actual: http://socialismoactual.blogspot.com/ . También le he nominado para un premio que he recibido, visite esta URL: http://socialismoactual.blogspot.com/2008/05/el-blog-ha-sido-premiado.html
    Felicitaciones por su blog, pero estoy en desacuerdo con que El País sea enlazado, porque ha tenido opiniones fascistas recientemente.
    De todos modos, está muy bueno.
    Le agradecería que me enlazara.
    Saludos.

  2. Laforgue Says:

    Todo esto está muy bien, pero los que más las utilizan las van a seguir utilizando. Es un paso importante, pero mientras Israel siga utilizándolas en Gaza, mientras EEUU siga bombardeando a los civilies de Irak con bombas de racimo, uranio empobrecido o armas termonucleares; sólo será eso: un paso. España puede hacer mucho más, presionar, crear nuevas iniciativas o simplemente dejar de dar apoyo logístico al ejército de EEUU para sus genocidios en Oriente Medio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: