¿Huelga, o paro patronal?

Los camioneros de media España llevan unos días en “huelga”. Se quejan de la subida de los precios del combustible y culpan de ello al gobierno de Zapatero mientras cortan autopistas con ayuda de la Guardia Civil. Dicen que cobran casi medio euro por cada kilómetro recorrido y que el precio de la gasolina ahoga su negocio. Alguno ha tenido que “vender cuatro de sus camiones”. Pobrecillo, no le debe llegar ni para el bocadillo.

Yo pensaba que las huelgas las hacían los trabajadores, no la patronal ni empresarios que quieren subvenciones porque se les acabó el chollo. El chollo de cuando los márgenes de beneficios eran grandes y los camioneros se lanzaban a dejar su puesto de asalariado (normalmente, bien remunerado) para comprar sus tractoras y contratar camioneros búlgaros que trabajasen a saco para ellos aunque no fueran capaces siquiera de leer los carteles de localización.

Son autónomos los que están luchando para que el Gobierno intervenga el mercado, con la excusa de la subida del carburante. Empresarios que vivieron una época dorada durante la burbuja inmobiliaria, confiando en el modelo neoliberal y en “la mano invisible” que, según Adam Smith, regula el mercado. Ahora se acabó lo bueno, y exigen al Estado que se ocupe de sus pérdidas y lo solucione todo con subvenciones, control de precios o tarifas mínimas. Pero resulta que el Estado ya no tiene capacidad para regular la economía, y que la mayoría de las decisiones trascendentes se toman en instancias multinacionales ajenas al control democrático. Haberlo pensado antes.

El Gobierno tiene parte de culpa, sí, por ejecutar una política económica que haría revolverse en su tumba a Pablo Iglesias y a muchos socialistas de verdad. Pero los principales culpables son las grandes empresas del transporte, que explotan y abusan de las pequeñas empresas y autónomos del gremio, imponiéndoles tarifas ruinosas. Los mismos que se hacen millonarios a costa de los consumidores y que controlan los canales de distribución desde el precio en orígen hasta el punto de venta, e incluso a veces las grandes superficies. Una mafia total que el Gobierno consiente en aras de la llamada “libre competencia”.

Si no ganan lo suficiente es porque la oferta es demasiado grande: sobra gente en el sector y eso impide la subida de los precios. Lo que piden estos mafiosos que impiden a los demás transportistas ejercer su derecho al trabajo (llengando incluso a prender fuego a sus camiones) es que el Gobierno regule un sector privado, formado mayoritariamente por empresarios, para obligar a otros a que paguen las tarifas que a ellos les conviene con el objetivo de mantener artificialmente un sector saturado.

Así que dejemos las cosas claras. Es Fenadismer (Federación Nacional de Distribuidores Mercancías), la patronal del transporte, la que orquesta este paro de la derecha capitalista. Los piquetes y los camioneros son casi todos del PP, pagados por la propia patronal para criticar a Zapatero y paralizar el país mediante huelgas salvajes de transportes como las que le hicieron a Salvador Allende en Chile en octubre de 1972, y que culminaron en el golpe de Estado que dio Pinochet once meses después.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Una respuesta to “¿Huelga, o paro patronal?”

  1. agustinico Says:

    Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: