Archive for the ‘Estados Unidos’ Category

Iraq dice adiós al paladín de la democracia y la libertad

diciembre 23, 2008

Como todos sabemos, hace unos días Bush quiso hacer una visita de despedida a los chacales que gobiernan Iraq, y de recuerdo se llevó un par de zapatazos que expresan la rabia de todo un pueblo.

“¡Aquí tienes tu regalo de despedida, pedazo de perro! ¡De parte de las viudas, los huérfanos y todos los que han muerto en Iraq!” En un instante, Muntazar al Zaidi pasó de corresponsal de una televisión local a símbolo de los sentimientos de Iraq respecto a aquellos que llegaron prometiendo democracia y libertad y solo han dejado caos, un país enfrentado y más de un millón de muertos.

El instante en que Muntazar obligó a Bush a esconderse tras el atril pasará a la Historia de Iraq. No solo por el hecho y su significado sino porque causó que, por primera vez en muchos años, los iraquíes se mostraron unidos. Salieron masivamente a las calles a apoyar el gesto de Zaidi, y no como sunníes, chiíes o kurdos. Como iraquíes orgullosos.

al Zaidi

El héroe, sin embargo, fue apaleado y arrastrado fuera de la sala de prensa mientras dejaba tras de sí un rastro de sangre. Bush dijo tras el incidente que la reacción del periodista le parecía “extraña” y que no comprendía “sus quejas”.

Muntazar sigue detenido, sin acusación formal, por lanzar sus zapatos. Otros continuaron escupiendo mentiras en la sala de prensa mientras otro rastro de sangre, mucho más caudaloso, sigue anegando Iraq por culpa de sus actos y su codicia.

En su línea, Reporteros Sin Fronteras no ha dicho una palabra sobre el tema. Aunque es cierto que tampoco lo han hecho con los periodistas detenidos ilegamente en Guantánamo o en bases militares, culpables simplemente de ejercer el periodismo. O del caso de aquel blogger que la Guardia Nacional Iraquí fusiló en su propia casa, hace ahora un año. O de las denuncias en las que agencias occidentales acusaban a Estados Unidos de obstruir la información en Iraq y de asesinar periodistas.

A estas alturas mucha gente pensará que es una pena que no le diera con el zapato en toda la cara. ¿Saben que pienso yo? Qué pena que solo fuera un zapato.

Anuncios

El “cambio” de Obama

diciembre 3, 2008

Obama ClintonCuando Bush intentaba rescatar a los bancos mediante 700.000 millones de dólares pertenecientes al pueblo estadounidense, Obama le apoyó, incluso cuando el Congreso votó en contra. Quizá se debió a que estaba en campaña electoral financiada por las multinacionales y los propios bancos. Quizá.

Obama se opuso inicialmente a la invasión de Iraq. Pero luego votó los presupuestos de guerra de Bush, y dice que hay que “recolocar” las tropas en ese país, sin poner fecha a la retirada. Ha prometido públicamente aumentar el número de tropas en Afganistán, e incluso atacar a través de la frontera de Paquistán a los pueblos y ciudades que considere favorables a la resistencia.

Ha prometió atacar militarmente a Irán si éste continúa procesando uranio, afirmando que la comunidad internacional”debería blandir de inmediato grandes palos y grandes zanahorias” para persuadir a la República Islámica de que abandone su programa nuclear, pese a que ésta ha asegurado en reiteradas ocasiones que sólo tiene fines pacíficos.

La política del palo y la zanahoria (castigo y recompensa) trae reminiscencias del “Speak softly and carry a big stick” (“Habla suavemente y lleva un buen palo contigo”) que hizo famoso al presidente Theodore Roosevelt, un inquietante paralelismo que podría significar la extensión de la Doctrina Monroe a Oriente Próximo.

Obama ha declarado su apoyo incondicional a Israel, a sus ataques militares y  a la extensión de las colonias en Cisjordania. Ha afirmado su “compromiso inquebrantable con Israel” y llegado a decir que “Jerusalén será la capital” del Estado sionista.

Ha mantenido en el puesto al Secretario de Defensa de Bush, el republicano Robert Gates, que también fue director de la CIA y ha sido acusado de dar falsa información a servicios de inteligencia aliados en beneficio propio.

Ha nombrado Secretaria de Estado a Hillary Clinton, que votó a favor de la invasión de Iraq y que es partidaria de una prolongada estancia estadounidense allí. Aún cuando Bush ha reconocido el error de las armas de destrucción masiva, Clinton sigue defendiendo su voto e incluso creyendo que pueden ganar la guerra.

La misma Hillary Clinton que es habitual en las conferencias de organizaciones proisraelíes como el AIPAC, que la ven como uno de los políticos más fieles al sionismo. No en vano ha defendido la pretensión israelí de hascer de Jerusalén su “capital indivisible”, amenazado con “aniquilar” a Irán y abogado por incrementar la presión sobre Siria. Ha llegado a decir que el muro de apartheid israelí “no va contra el pueblo palestino”.

¿Cambio? ¿Yes, we can?

Obama no es más que otra visión del imperialismo estadounidense, el “soft speaking”. La creencia de que no se necesitan guerras sino subversión ideológica, guerras culturales y diplomacia, de que hay que dividir al enemigo para conquistarlo. Lo que hay que hacer no es invadir Iraq, sino provocar que se enfrenten unos con otros, lograr que Irán se lance contra Iraq, Etiopía contra Somalia, Colombia contra Venezuela y China contra Rusia.

El hablar suavemente, pero repartiendo hostias con el palo. Ese es el cambio de Obama. El imperialismo convenientemente camuflado por su nueva y más poderosa arma: el peligroso doble discurso del Mesías con rostro negro.

7 años del 11-S

septiembre 11, 2008

Han pasado siete años desde que las torres del World Trade Center se hundieran en Nueva York, y nadie ha conseguido probar aún que el atentado fuera organizado por Al-Qaeda, que las torres cayeran debido a la fundición de la estructura o que contra el Pentágono se estrellara un avión. Nadie ha explicado por qué el edificio 7 se desplomó. Este post va dedicado a 2.973 personas inocentes cuyos cadáveres gritan en silencio.

Loose Change 2nd Edition (subtítulos en castellano)

El que tenga oídos que oiga.

Confessions of an Economic Hit Man

septiembre 6, 2008

 

John Perkins es un respetado ex miembro de la comunidad bancaria internacional. Durante años, como profesional muy bien pagado, ayudó a EEUU a timar trillones de dólares a países pobres prestándoles más dinero del que ellos podrían devolver, con el objetivo de hacerse dueño de sus economías. Él se describe como un ex Economic Hit Man.

“Nuestro trabajo fue construir al imperio norteamericano. Para traer, para crear situaciones, en dónde tantos recursos como sea posible, fluyan a este país, a nuestras corporaciones y a nuestro gobierno y de hecho nosotros hemos tenido mucho éxito. Hemos construido el imperio más grande en la historia del mundo. Se ha llevado a cabo durante los últimos 50 años desde la Segunda Guerra Mundial, realmente con muy poco poderío militar. Sólo en casos raros como Irak dónde el ejército entra como el último recurso. Este imperio, al contrario de cualquier otro en la historia del mundo, se ha construido principalmente a través de la manipulación económica, de las estafas, del fraude, de seducir a los pueblos en nuestro estilo de vida, a través de los Economic Hit Man. Yo fui una parte de todo eso”.

“Un país como Ecuador debería destinar sobre el cincuenta por ciento de su presupuesto nacional para pagar su deuda. Y realmente no puede hacerlo. Así que, nosotros los tenemos literalmente encima de un barril. Cuando queremos más petróleo, vamos a Ecuador y decimos: “Pareciera que usted no puede rembolsar sus deudas, por consiguiente entregue su bosque lluvioso Amazónico que está lleno con petróleo a nuestras compañías petroleras”. Y hoy estamos entrando y estamos destruyendo los bosques lluviosos del Amazonas, forzando a Ecuador a darnos porque ellos han acumulado toda esa deuda. Hacemos esee gran préstamo, la mayoría de él regresa a los Estados Unidos y el país queda con la deuda más un montón en intereses y se transforman básicamente en nuestros sirvientes, en nuestros esclavos. Es un imperio. Es un imperio enorme”.

“Cuando los EHM fallan en este escenario, el próximo paso es lo que nosotros llamamos los chacales. Los chacales son gente de la CIA, que entran e intentan fomentar un golpe o una revolución. Si eso no funciona, realizan asesinatos o intentan llevarlos a cabo”.

“En el caso de Iraq, ellos no pudieron acabar con Saddam Hussein. Sus guardias personales eran demasiado buenos. Tenía dobles. No pudieron terminar con él. Así la tercera línea de defensa, si los EHT y los chacales fallan, son nuestros hombres y mujeres jóvenes que son enviados a morir y matar. Y eso es lo que obviamente hemos hecho en Iraq”.

“El libro iba a ser dedicado a los presidentes de dos países, hombres que habían sido sus clientes, a quienes yo respeté y de pensamientos afines: Jaime Roldós, Presidente de Ecuador, y Omar Torrijos, Presidente de Panamá. Los dos murieron en accidentes de aviones, y sus muertes no fueron accidentales. Fueron asesinados porque se opusieron a esa fraternidad de corporaciones, gobiernos y élites bancarias cuya meta es el imperio global. Nosotros, los Economic Hit Man, fallamos en obtener a Roldós y a Torrijos, y otro tipo de Hit Man, los chacales de la CIA que siempre estaban detrás de nosotros, llevaron a cabo su tarea”.

“Fui persuadido para detener el libro que escribía. Cuatro veces más lo retomé durante los siguientes veinte años. En cada ocasión, mi decisión para recomenzar fue influida por los eventos del mundo actual: la invasión norteamericana de Panamá en 1980, la primera Guerra del Golfo, Somalía, y el surgimiento de Osama Bin Laden. Sin embargo, las amenazas o sobornos siempre me convencieron para que lo detuviera.”

“Pero cuando fue el golpe del 11-S, tuve un cambio en mi corazón. Supe que la historia tenía que ser contada porque lo que pasó ese día es un resultado directo de lo que los EHM están haciendo. Y la única manera en que nos vamos a sentir seguros nuevamente en este país y nos vamos a sentir bien con nosotros mismos será si usamos estos sistemas que hemos puesto en el lugar para crear cambios positivos alrededor del mundo. Creo realmente que podemos hacer eso. Ayudar auténticamente a los pueblos pobres. Veinticuatro mil personas mueren cada día de hambre. Podemos cambiar eso”.

Perkins publicó finalmente su historia. El libro se titula Confesiones de un Economic Hit Man.

Confessions of an Economic Hit Man- John Perkins (pdf)

Food not Bombs

septiembre 6, 2008

 

El rincón del Anarkoduende

Llevo un par de semanas en Austin, Texas, estudiando en la Universidad de Texas. Y ayer fui con unxs amigxs a colaborar con la gente de Food not Bombs de la ciudad.

Food not Bombs es una red de colectivos anarquistas que sirven comida vegana de forma totalmente gratuita. Cada cada colectivo funciona de forma independiente y las decisiones se toman por consenso. Para realizar su labor utilizan alimentos sobrantes de supermercados, panaderías, restaurantes, etc. y que de no ser usados por ellos irían a la basura, ya que grandes cantidades de comida en perfecto estado se tiran a la basura cada día, debido a que estan a punto de caducarse, tienen “mal aspecto” o simplemente por falta de espacio en los almacenes. Esta comida se selecciona, se cocina y se sirve en la calle, dando lugar a reuniones de gente pobre, sin hogar, otras personas marginadas o cualquiera que quiera acercarse.

El objetivo de Food not Bombs es mostrar la tragedia de que, en nuestras sociedades “avanzadas”, a pesar de haber alimento más que de sobra para todos, hay personas que siguen viviendo en la pobreza y pasando hambre. Y esto es debido a que las prioridades del gobierno están centradas en objetivos capitalistas y militaristas en lugar de en las personas. La idea es tan simple como que si todos los recursos que los gobiernos y multinacionales dedican a la guerra se dedicaran a la gente, el mundo no pasaría hambre.

La idea cobra todavía más sentido en el actual contexto de crisis económica y financiera, fin del petróleo barato, aumento del precio de los alimentos, etc. Food not Bombs significa presentar una alternativa práctica a pequeña escala al sistema, poner en práctica una forma diferente de hacer las cosas. Todo ello en el momento en que los estados cada vez son más incapaces de controlar los precios de los alimentos y el hambre en el mundo sigue en aumento de la mano de guerras varias.

La moraleja de de Food not Bombs es que la gente corriente, auto-organizándose, es capaz de crear estructuras alternativas que sirvan a sus necesidades al margen del Estado. El sistema capitalista nos ha enseñado a tener una mentalidad competitiva y a creer que si nuestros vecinos pasan hambre debemos estar orgullosos porque significa que nos va mejor que a ellos. Reviviendo la idea del apoyo mutuo, nos damos cuenta de que podemos ayudarnos a progresar entre todos, pero sólo al margen del Sistema.

Pueden ver la entrada original aquí

Independencias e independencias

agosto 28, 2008

Algunos dicen que ha vuelto la Guerra Fría, pero lo único que ha pasado es que Rusia se ha quitado la careta, harta de jugar a ser una marioneta más de Estados Unidos. Los tiempos de Yeltsin quedaron atrás hace tiempo.

Hace tiempo que Moscú diseñó una poderosa arma de política exterior: la dependencia energética de los potenciales agresores de Rusia. Mientras Estados Unidos construía escudos, nuevas colonias y promovía secesiones o integraciones territoriales allí donde le convenía para controlar los importantes yacimientos de Asia central, la cuenca del Caspio y Oriente Medio; los rusos se recuperaban de la debilidad económica, política y militar posterior a la caída de la URSS y diseñaban una enmarañada red de infraestructuras y tuberías de conducción de petróleo y gas. Rusia renacionalizaba los recursos estratégicos y renacía después del caos mafioso de los primeros años de la transición al capitalismo, de la mano de la necesidad energética de sus viejos enemigos de Occidente.

A Moscú no le gustó ver como la OTAN desintegraba la antigua Yugoslavia, pero en aquel entonces no podía hacer mucho. Lo de Kosovo fue diferente. Estados Unidos y su perrito faldero (traduzcanlo como UE) apoyaron la independencia de la región con el único objetivo de dañar a Serbia, aliado de los rusos. Muchos advirtieron entonces que aquello era abrir la caja de Pandora, y tenían razón. Rusia no ha hecho más que apuntarse al juego.

Medvedev ha reconocido la independencia de Abjazia y Osetia del Sur, basándose en el derecho a la autodeterminación, la Carta de la Onu y el Acta de Helsinki. Y la llamada “comunidad internacional” se le ha echado al cuello, porque la independencia de estas repúblicas “es inaceptable”. La de Kosovo no lo era, al parecer. Ni la que quieren para Tíbet. Ni la desintegración de Yugoslavia o la URSS.

Mientras en Moscú se movía una ficha más para recuperar la influencia geopolítica en el Cáucaso, Georgia declaraba ilegal el reconocimiento ruso y la OTAN concentraba cinco fragatas de guerra en el Mar Negro bajo bandera estadounidense, polaca, alemana y española (algunas armadas con misiles de crucero Tomahawk con capacidad nuclear, destinados a destruir blancos terrestres). Al mismo tiempo, tropas georgianas se concentraban en la frontera con Abjasia. Los generales rusos barajan la hipótesis de que Saakashvili intentará una nueva aventura bélica que polarice mucho más la situación buscando rápidas respuestas de EEUU y la UE a través de la OTAN.

Y todavía hay quien se extraña del uso de la palabra “imperialismo”. Si Rusia o sus aliados hubieran desplazado tropas cuando lo de Kosovo, la comunidad internacional se los habría comido política y mediáticamente. Estados Unidos puede hacer lo que le venga en gana, porque si Rusia le deja de bailar el agua se la sancionará económicamente a través de la ONU y el poderoso aparato mediático de Washington se encargará de culpar a Rusia de la “vuelta a la Guerra Fría”. Pero la Guerra Fría nunca acabó. Uno de los contendientes desapareció y el vencedor estableció su pax romana, que durará el tiempo que los “bárbaros” aguanten bajo ella.

____________________________________________________

De Kosovo al Cáucaso

El corredor eurasiático: La geopolítica de los oleo y gasoductos y la Nueva Guerra Fría

Por qué Osetia no puede ser independiente

Por qué Osetia no puede ser independiente

agosto 13, 2008

Osetia del Sur es una república independiente situada al norte de Georgia, en la frontera con Rusia. Desde la desintegración de la URSS, sus habitantes han intentado unirse con Osetia del Norte y formar parte de la Federación Rusa como república autónoma.

Los osetios se consideran un grupo étnico aparte de los rusos y los georgianos. Tienen su propio idioma, costumbres y cultura propia. En la actualidad, Osetia está dividida en dos: una buena parte del territorio, Osetia del Norte, forma parte de la Federación Rusa, pero otra parte, Osetia del Sur, pertenece a Georgia.

Tras el desmembramiento de la Unión Sovietica, Osetia del Sur se autodeclaró unida a Osetia del Norte, decisión que el Parlamento de Georgia declaró anticonstitucional, y que la comunidad internacional se negó a aceptar. Esto causó una guerra civil, que provocó que unos 100.000 osetios emigraran a la parte rusa del país. En el conflicto, Georgia ha recibido el apoyo de Estados Unidos, mientras que Osetia del Sur recibió el de Rusia.

El 19 de enero de 1992, la mayoría de los habitantes de Osetia del Sur votó a favor de su anexión a Rusia. Un nuevo referendo se realizó 14 años después, el 12 de noviembre de 2006, con un 91% de participación, en donde el 99% votó por la independencia de Georgia y la unión con Osetia del Norte y Rusia. Este referendo no fue reconocido por Georgia ni la comunidad internacional.

Por otro lado, el Gobierno georgiano tiene como objetivo primordial entrar en la OTAN debido a que el ingreso permitirá a su presidente, Mijail Saakashvili, cumplir su promesa de un Programa de Acción de Membresías que ocurrirá al entrar en el bloque. Desea hacerlo antes de diciembre, próxima reunión de la Organización. Con ese fin ha destinado el 70% del presupuesto del Estado al Ejército, y envíado tropas a Afganistán e Iraq. Las calles de la capital georgiana, Tbilisi, están cubiertas de carteles con el retrato de George W. Bush, que aparece al lado de su protegido Saakashvili. La avenida George W. Bush conduce al aeropuerto.

El problema de Saakashvili es que para entrar en la OTAN un Estado no puede tener “problemas territoriales sin solucionar”. Eso y que se enfrenta a una crisis de la economía nacional, a una población desengañada y a acusaciones de favoritismo y corrupción hacia el clan de su madre y de fraude electoral.

El conflicto

Para satisfacer sus aspiraciones atlantistas y acabar con los graves problemas internos, Saakashvili utilizó la misma táctica que Israel (cuyo Ejército ha entrenado a las tropas georgianas) usó al invadir Líbano en 2006. Simultáneamente al inicio de las Olimpiadas en Beijing, y con la bendición de EEUU, el Ejército georgiano trató de tomar por sorpresa la capital de Osetia del Sur, Tsjinvali, para poner fin al movimiento separatista. Según el líder osetio Eduard Kokoiti, 1.400 civiles podrían haber muerto en una ofensiva de Georgia sobre puntos estratégicos de Osetia. Según el embajador ruso en Tbilisi, Viaceslav Kovalenko, son “como mínimo 2 mil” las víctimas civiles en los ataques de Georgia contra la capital de la república separatista Osetia del Sur.

El ataque ocasionó una fuerte respuesta de Rusia, que no solo movilizó a las tropas de paz que mantiene en la zona desde la guerra civil de 1992 sino que envió varias divisiones a la capital independentista, Tsjinvali, “para evitar su captura por las tropas georgianas”. Dmitri Medvédev declararó que defenderá la seguridad de sus compatriotas y acusó a Georgia de violar el derecho internacional al emprender una agresión contra Osetia del Sur.

En respuesta, Saakashvili acusó a Rusia de invadir el territorio georgiano y declaró la movilización general del Ejército y el regreso de un millar de los 2.000 efectivos que Georgia tiene en Iraq. “Rusia ha entrado en guerra con nosotros en nuestro propio territorio”, advirtió el líder georgiano.

El 12 de agosto, con el conflicto bajo control, Rusia decidió poner fin a la operación militar en Georgia, y exigió un acuerdo jurídicamente vinculante para renunciar al uso de la violencia, además de la condición de que las tropas georgianas se retiraran totalmente de Osetia del Sur. Mevdeved calificó a la agresión georgiana de “genocidio” e insistió en la posibilidad de llevar a Saakashvili ante un tribunal por perpetrar “miles de asesinatos”. En la madrugada del 13 Georgia aceptó el alto el fuego.

Apoyo occidental

Durante todo el conflicto fue continuo el apoyo de Occidente a Georgia. Bush declaró que “Rusia debería cesar su ataque sobre el territorio soberano de Georgia”, y la UE le siguió los pasos. Los medios occidentales no fueron menos, inventándose que Rusia controlaba toda Georgia y culpando de todo a la gran potencia. La razón es la de siempre: el petróleo.

Georgia es un país de importancia vital desde el punto de vista geopolítico, pues miles de barriles de petróleo y gas se extraen diariamente desde el mar Caspio y deben transportarse al mar Negro con el fin de que puedan llegar al Mediterráneo y al resto del mundo.

Kosovo puede ser independiente debido al gran interés de EEUU y la UE en la desmembración total de la antigua Yugoslavia. Pero Osetia del Sur, que quiere unirse a Rusia, no tiene ese derecho. Los oleoductos del norte de Georgia son los únicos bajo control estadouidense en todo el Cáucaso y, ante eso, las aspiraciones de todo un pueblo, ratificadas en las urnas, no valen nada para Washington.

Colombia no puede ser el Israel de América Latina

marzo 6, 2008

Raúl ReyesAlgunos creen que la crisis desatada tras el asesinato de Raúl Reyes es un simple conflicto bilateral entre Colombia y Ecuador. Nada más lejos de realidad. Es el choque entre dos proyectos hemisféricos antagónicos: la Doctrina Monroe de EE.UU. sobre su derecho a interferir en los asuntos de las naciones latinoamericanas, y el proyecto del desarrollismo democrático y de autonomía regional de las fuerzas bolivarianas y latinoamericanistas.

Los avances en la integración económica (ALBA), financiera (Banco del Sur) y política (Unasur) dieron un salto cualitativo recientemente, cuando el Ministro de Defensa del Brasil anunció en Buenos Aires la constitución de un “Consejo de Defensa de América del Sur” para octubre de este año, lo que representa un desafío directo a la Doctrina Monroe. Las armas de Estados Unidos para detener el avance de la integración latinoamericana, encabezado actualmente por Brasil, son Colombia y la Cuarta Flota estadounidense, que Washington pretende reactivar y potenciar este año.

Colombia violó las normativas internacionales penetrando más de 10 km en territorio de Ecuador. Después, cometió un crimen de guerra asesinando a más de veinte guerrilleros de las FARC mientras dormían. Las investigaciones llevadas a cabo por las autoridades ecuatorianas han revelado que, tras bombardeos aéreos, comandos especiales bajaron a tierra para rematar a los heridos. Se encontró un grupo de cadáveres apilados con disparos por la espalda, lo que sugiere la posibilidad de un fusilamiento. La precisión del ataque demuestra la utilización de una importante tecnología militar que pone sobre la mesa la posibilidad de la participación de los Estados Unidos en la masacre, al menos en tareas de información y localización del comando guerrillero.

Además, la inteligencia militar ecuatoriana cree que el espacio aéreo de Ecuador no solo se violó en la madrugada del 1 de marzo, sino también en la madrugada del 2, cuando helicópteros colombianos con visores nocturnos entraron para sacar a miembros de las fuerzas armadas y policía colombiana que aún estaban en territorio ecuatoriano.

Estas revelaciones demuestran que el ataque estaba planificado y que no se produjo tras una persecución “en caliente”, como afirmó Uribe. Demuestran que el gobierno colombiano está dispuesto a convertirse en el sicario del imperialismo estadounidense en Suramérica, cumpliendo el mismo papel y utilizando los mismos métodos que Israel en el mundo árabe.

Ingrid Betancourt El costo político de la agresión a Ecuador y de la muerte de Raúl Reyes fue fríamente aceptado por el gobierno de Uribe, porque sabía, como confirmó la portavoz de la Cancillería francesa, Pascale Andreani, que Raúl Reyes era el enlace de la guerrilla ante Francia, España y Suiza para la liberación de Ingrid Betancourt, que según fuentes de Ecuador y Venezuela se iba a producir este mes junto a la de secuestrados estadounidenses y colombianos.

A pesar de que las FARC han hecho público un comunicado por el cual indican que el asesinato de Raúl Reyes no afectará a las negociaciones por el intercambio humanitario, lo cierto es que los objetivos del presidente Uribe son claros: bloquear el proceso de entrega de rehenes de tal manera que quede bloqueada la posibilidad de devolución por parte de las FARC de Ingrid Betancourt.

UribeSi bien la voluntad del ejecutivo colombiano de que Betancourt no regrese viva es una realidad cuestionable, lo cierto es que tras las declaraciones de los cuatro ex congresistas liberados el pasado 27 de febrero, en las que se indicaba la voluntad de la secuestrada de presentarse a las elecciones presidenciales de Colombia con un programa de paz para este país, ha puesto muy nervioso a Uribe.

Por último, los hechos ocurridos desde el 1 de marzo demuestran que Álvaro Uribe no tiene ningún interés en la paz, a no ser que signifique una derrota total de las guerrillas y permita el dominio absoluto del país a los paramilitares y los narcos. Hoy Colombia saldrá a la calle para denunciar el terrorismo de Estado. La manifestación, condenada por el gobierno y silenciada por los medios de comunicación, terminará con la IV Asamblea de Víctimas de Crímenes de Estado, en la que participarán más de 1.500 víctimas de las políticas guerreristas del eje Uribe-Bush.

Obama se come a Hillary

enero 4, 2008

Pocos ponían en duda un triunfo indiscutible de Hillary Clinton para presentarse como candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos. Y muchos temían que, en caso de ganar, la senadora que apoyó la invasión de Iraq siguiera una línea política muy similar a la de su marido y a la de Bush.

Pero los “caucus” de Iowa han demostrado lo que ya auguraban algunas encuestas: el favorito para la Casa Blanca es Barack Obama. A sus cuarenta y ocho años, y gracias a su discurso de cambio y esperanza, el senador de Illinois tiene serias posibilidades de convertirse en el primer presidente negro de Estados Unidos.

Obama ha prometido el seguro médico para todos, recortar los impuestos de la clase media, liberar al país de “la tiranía del petróleo”, retirar las tropas de Iraq y revisar profundamente la política exterior. Es, a priori, el candidato más de “izquierda”, si es que eso existe en Estados Unidos.

Cualquier cambio en la política de la superpotencia hace ilusionarse a muchos. Es difícil que el próximo presidente sea peor que Bush. No digo que lo haya hecho mal, porque ha cumplido sus objetivos sin problema. Bush quería hacerse aún más rico, invadir Iraq y recortar las libertades civiles en su país. Y lo ha conseguido, sin pararse nunca a valorar el enorme coste a pagar. Con que su sucesor se preocupe solo un poquito por sus ciudadanos, será mucho mejor presidente.

La mayoría de los estadounidenses están hartos de ser vistos por el mundo como el policía mundial, como un país belicoso e imperialista que se nutre de la guerra por motivos económicos. Barack Obama parece ser una alternativa a todo eso. No cambiará las cosas del blanco al negro, pero está dispuesto a hacer cambios importantes. Esperemos que se vote en consecuencia y que, como dice Obama, “se acabe con la política del miedo”.

Discurso de Obama tras ganar en Iowa (inglés)

Justicia made in USA

diciembre 30, 2007

Sadam horca“No tenía miedo y no se resistió”. Así murió, hace un año, Saddam Hussein, con la cara descubierta y el Corán en la mano. Sin dudar, subió por sí mismo a la plataforma de la horca, y parecía totalmente indiferente cuando le colocaron la soga al cuello. Pidiendo a sus verdugos que no tuvieran miedo.

Así murió el líder que quiso ser el estandarte del Islam, el presidente que lo perdió todo por malinterpretar a una diplomática estadounidense, el dictador que gaseó a su pueblo, el hombre que al comparecer por primera vez ante un tribunal que le había condenado antes de juzgarle respondió al juez: “Soy Saddam Hussein, presidente de Iraq. ¿Tú quién eres?”.

Murió en un antro oscuro, en algún rincón de la Línea Verde de Bagdad un sábado a las seis de la mañana, rodeado de encapuchados que tras quitarle la vida bailaron alrededor de su cuerpo. Como si no fuera una ejecución aprobada por un tribunal, como si no fuera la conclusión de un proceso judicial. Como si fuera un asesinato. Un asesinato que no fue solo una infamia moral sino un error político garrafal. La desaparición de Saddam no llevó a Iraq nada más que más muerte, y convirtió al dictador en mártir y a su asesinato en un icono de la opresión estadounidense.

Saddam ahorcadoLas cosas se podrían haber hecho de otra forma. Quizá se le hubiera podido juzgar limpiamente, con jueces honestos, jurados con plenos poderes, abogados defensores que no murieran misteriosamente… Lo que suele haber en los juicios justos. Quizá se le podría haber condenado a cadena perpetua si no se hubiera retocado la Constitución para poder asesinarle con todas las de la ley. Quizá se le hubiera podido castigar de una forma que no fuera vergonzosa.

Pero la gran pregunta es: ¿por qué Al Maliki ratificó la sentencia? Me imagino que sabía lo que iba a pasar después. Al fin y al cabo, democráticamente o no, es el presidente del país. La respuesta es evidente. La muerte del “carnicero de Bagdad”, nefasta para Iraq, era una buena baza para Bush. Para que pareciera que obtenía algún éxito en su guerra quimérica.

¿Para que sirvió esa broma macabra que pareció la ejecución de Saddam, asesinado por los rivales políticos que se le escaparon, a la sombra de un país que le proporcionó todo lo necesario para cometer sus crímenes contra la Humanidad y con la firma inconfundible de quien acabó con más personas en la silla eléctrica cuando era gobernador de Texas que el “demonio iraquí” en Duyail? Para frenar la caída en picado de la popularidad de Bush y dar una oportunidad a los republicanos en unas elecciones que se les presentaban muy cuesta arriba. Y, sobre todo, para callar para siempre a uno de los principales aliados de Estados Unidos durante los años ochenta. Por algo no lo juzgaron en La Haya, como a Milosevic.

En cuanto a Iraq, solo trajo más muerte y desolación, y más motivos para la guerra civil. Pero eso no le importaba a nadie en Estados Unidos. No mientras se consiguieran votos. Para algunos en eso consiste la democracia. Avergüénzate Occidente, porque solo ves la paja en el ojo ajeno.

__________________________________________________________

La extraña historia de los Estados Unidos y Saddam Hussein