Archive for the ‘Hamas’ Category

Mil muertos en Gaza

enero 15, 2009
EFE)

Un anciano palestino en el cementerio de Sheik Radwan, dañado en los ataques israelíes sobre la ciudad de Gaza. (Foto: EFE)

Anoche Ali Barake, portavoz de Hamas en Siria, confirmó que su organización acepta el plan egipcio de alto el fuego siempre y cuando Turquía sea el garante y se desplieguen observadores internacionales para supervisar el acuerdo. En rueda de prensa en el Cairo, Salah al Bardawil reiteró las condiciones de Hamás firmando que no aceptará ningún pacto que no incluya esos puntos.

Los puntos del acuerdo serían una tregua de tres días, la retirada total de las tropas israelíes en 48 horas, el despliegue de observadores internacionales y una nueva tregua de un año durante la cual los pasos fronterizos de Gaza estarán abiertos. Sin embargo, el dirigente de Hamás en el Líbano, Osama Hamdan, negó que se haya aceptado el plan egipcio.

El anuncio de un posible alto el fuego se produce el mismo día en que las tropas de ocupación israelíes han logrado romper la feroz resistencia palestina en Hay al-Zaytoun, barrio al este de Ciudad de Gaza,y tomar algunos barrios de la capital de la Franja. El primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha considerado que se encuentra cada vez más cerca de los objetivos que se ha marcado en su “ofensiva”.

Al norte, Hezbolá y el ejército libanés han entrado en estado de alerta tras el despliegue de unidades militares israelíes a lo largo de la frontera con Líbano, en medio de la creciente preocupación de que el asalto a Gaza sea el comienzo de una guerra frontal múltiple. El diario libanés As-Safir informó que el sur de Líbano ha sido testigo de la acumulación de vehículos blindados israelíes, tanques, buques militares y helicópteros Apache.

Mientras, la situación humanitaria empeora aún más en Gaza. The Lancet, la revista médica más importante del mundo, ha denunciado la gravísima crisis hospitalaria que sufre Gaza, donde incluso se están teniendo que abrir antiguas tumbas para enterrar a los muertos.

Se ha confirmado el uso de fósforo blanco por parte del ejército israelí, un arma incendiaria que provoca ceguera, contamina órganos vitales y cuyas quemaduras pueden llegar hasta el hueso. En Gaza, decenas de heridos presentan quemaduras ante las cuales los médicos se sienten “conmocionados”.

Quemaduras por fósforo blanco en Iraq, donde EE.UU. también lo utiliza

Quemaduras por fósforo blanco en Iraq, donde EE.UU. también lo utiliza

Aunque Israel lo niega, las ONG en la zona no tienen ninguna duda de que su uso es masivo. “Estamos seguros al 100% de que el ejército israelí emplea fósforo blanco”, afirmó Marc Garlasco, experto en asuntos militares de HRW. El uso de fósforo blanco sobre ciudades densamente pobladas está estrictamente prohibido por las convenciones internacionales. Y Gaza acumula 1,5 millones de personas en apenas 150 kilómetros cuadrados.

Más de mil muertos y casi 5.000 heridos, quizá con daños irreparables. Un campo de concentración que hace 19 días se convirtió en campo de exterminio. Un genocidio que recuerda los momentos más oscuros de la Segunda Guerra Mundial. Un Estado hebreo actuando sobre los principios de la Alemania Nazi, sin nada que lo detenga hasta alcanzar el Gran Israel y quizá también la Solución Final al problema palestino.

Público/El MundoMT/CS/HGH/MSH/DT/IRAN PRESS y elaboración propia

Tropas israelíes disparan a mansalva contra palestinos con banderas blancas

Anuncios

¿Alto el fuego?

enero 7, 2009

Tras casi 700 muertos, Israel ha anunciado lo que los medios y la comunidad internacional han llamado un “alto el fuego“. Durante tres horas al día, la maquinaria genocida israelí detendrá sus ataques para permitir la entrada de ayuda humanitaria.

“El ministro Olmert anunció al mundo que el ejército de Israel no matará palestinos durante 3 horas por día, debido a los humanitarios esfuerzos de los presidentes Sarkozy, de Francia, y Mubarak, de Egipto”. “La idea es que los militares israelíes dejen sus armas cada día durante tres horas, de las 13 horas hata las 16 horas, empezando por hoy, en la ciudad de Gaza”, dijeron fuentes militares. Sin embargo, la continuidad de esta medida se estudiará día a día en función de la situación, tal y como precisó el organismo del Ministerio de Defensa que coordina la invasión de Gaza. Todo ello gracias a los loables esfuerzos de Sarkozy, amigo cercano de los sionistas, y de Mubarak, el egipcio que cierra el paso de Rafah.

¿Debemos agradecer a Israel este gesto generoso, esta humanitaria pausa en su batalla (defensiva) contra el peligroso y despiadado terrorismo de Hamas? Eso es lo que nos están diciendo en la tele, olvidando contar que el Estado sionista exigió que los medios trataran la información sobre Gaza como una guerra entre la organización terrorista Hamas y el ejército regular del Estado de Israel, y no como una invasión israelí.

Olmert genocidio Gaza, Vergara

Casi 700 muertos, que se dice pronto, y la única reacción internacional digna ha sido la del (también maligno) Presidente Chávez, que ha condenado enérgicamente la masacre y ha expulsado al embajador israelí de Venezuela. Porque, a pesar de la hipocresía, los dobles raseros y la retórica vacía, aún quedan reductos de moral y dignidad en este mundo. Mientras que han enmudecido todos aquellos que hablan de Cambio, Democracia, Justicia, Libertad, Paz mundial y Alianzas de Civilizaciones, el perverso “dictador” venezolano ha hecho lo que cualquier gobierno mínimamente moral debería haber hecho. Lo que gritaron en vano todos los ciudadanos que han tomado las calles del mundo desde el inicio del genocidio en Gaza.

Porque mientras Israel sigue sin pausa con un plan cuyo fin evidente es acabar con los palestinos de Gaza u obligarlos al exilio para poder entregar la Franja a la corrupta Fatah, vendida al enemigo, los dirigentes del mundo miran hacia otro lado, siempre obedientes y dispuestos a justificar las atrocidades del enemigo.

Setecientos muertos por votar libremente en unas elecciones, setecientos muertos por querer ser libres, setecientos muertos por intentar sobrevivir en la tierra de sus antepasados. Setecientos muertos.

Aclaraciones sobre Hamas y la ruptura de la tregua

enero 5, 2009

Todos sabemos lo que está pasando en Gaza, pero nos suelen decir que si la culpa es de Hamas, que Israel se defiende, etc. Antes de entrar en materia, habría que aclarar ciertos puntos sobre Hamas:

1. Hamas no tomó el poder por la fuerza, sino que ganó en enero de 2006, con un 65% de los votos, unas elecciones auspiciadas por la UE y sin ninguna irregularidad. La decisiónHaniya Abbas democrática de los palestinos supuso la congelación de las ayudas humanitarias por parte de EEUU, Rusia, la UE y la ONU. Israel comenzó una “estrategia de aislamiento” que retuvo más de 40 millones de euros vitales para la supervivencia de los palestinos de los Territorios Ocupados. También arrestaron a los diputados de Hamas en Jerusalén y Cisjordania, lo que inhabilitó el Parlamento palestino.

Según una investigación de la revista ‘Vanity Fair’ apoyada en documentos confidenciales autentificados por fuentes norteamericanas, “hubo una iniciativa encubierta aprobada por Bush e implantada por la secretaria de Estado Condoleezza Rice y el viceconsejero de Seguridad Nacional, Elliott Abrams, para provocar una guerra civil palestina.

El plan fue apoyar las fuerzas dirigidas por Fatah y dotarlas con nuevo armamento suministrado a petición norteamericana para dar a Fatah la fuerza necesaria para sacar del poder al Gobierno electo. Hamas aceptó entonces crear un gobierno de coalición para evitar el conflicto.

El líder de la ANP, Mahmud Abbas, se negó a entregar el control de las fuerzas de Seguridad a Hamas, que organizó sus propias fuerzas. Los choques aislados entre ambas facciones se sucedieron durante casi un año y medio, hasta que en junio de 2007 derivaron en una corta guerra intestina.

En pocos días, Hamás consiguió expulsar a Fatah de Gaza. Abbas disolvió el Gobierno para nombrar un nuevo Ejecutivo sin ningún miembro del partido que ganó las elecciones, dividiendo ‘de facto’ Gaza (bajo control de Hamas) y Cisjordania (dominada por Fatah con el apoyo de Israel).

2. El bloqueo fue impuesto días después de la victoria electoral de Hamás. Tras los combates interpalestinos y la captura del soldado israelí Gilad Shalit, Tel Aviv declaró Gaza entidad enemiga y endureció el bloqueo. Desde entonces, la primera crisis humanitaria creada expresamente por Occidente ha empobrecido a la población hasta límites insospechados. Hoy en día, los habitantes de Gaza tienen serias dificultades para encontrar pan.

3. Es totalmente falso que la culpa de la ofensiva sea de Hamas por lanzar cohetes. El pasado 19 de diciembre, Hamas dio por finalizada una tregua unilateral de seis meses durante la cual no lanzaron su artillería casera salvo en respuesta a bombardeos israelíes. A cambio, exigáin que Israel permitiera la entrada de productos básicos y combustible, algo que nunca ocurrió.

Mientras la situación humanitaria empeoraba aún más en la Franja, los israelíes prohibieron el paso de ayuda de Naciones Unidas, llegando a vetar el suministro de combustible necesario para que las agencias de la ONU pudieran asistir a la población.

Con motivos más que suficientes, Hamás decidió romper la tregua que ellos mismos habían propuesto. A los tres días, después del lanzamiento de algunos cohetes por parte de la Yihad Islámica y otros grupos, varios activistas de Hamas fueron asesinados por el ejército de Israel, lo cual provocó que el movimiento de resistencia islámico se uniera al lanzamiento de artefactos caseros.

Niñas muertas en Gaza

Así que no se fíen mucho de todos esos periódicos y políticos que echan la culpa a Hamas o dividen la culpa a partes iguales.

El asedio de Gaza, o la Solución Final ralentizada

noviembre 16, 2007

gaza_situation_of_poverty_AICGaza ya no es noticia. Los grandes medios de comunicación la han olvidado, no sé si porque no encuentran nada interesante para contar o porque no viene bien hacerlo. Pero Gaza sigue ahí, cada vez más pobre, oprimida y castigada.

El 26 de enero de 2006 Hamás ganaba por mayoría absoluta las elecciones palestinas, celebradas de acuerdo a la legalidad internacional (según corroboraron observadores internacionales). Poco después, Israel anunció que boicotearía al Gobierno de Hamás, cortaba las ayudas internacionales destinadas a Palestina e impedía la llegada de cualquier tipo de suministro a los Territorios Ocupados. Estados Unidos y la UE apoyaron estas medidas.

El pueblo palestino, castigado por elegir democráticamente a un partido que no era del gusto de Occidente, empezó a sufrir la carestía de productos de primera necesidad. La situación, cada vez más insostenible, llevó a Hamás a formar un Gobierno de unidad nacional con Fatah, medida que en teoría acabaría con el bloqueo económico y político. Sin embargo, y a pesar de su promesa de retirarlo si se formaba un gobierno de coalición, Israel mantuvo el bloqueo.

El 17 de junio, en un auténtico golpe de Estado, el presidente palestino Mahmud Abbas formaba un “gobierno de emergencia” que excluía al partido que había obtenido la mayoría absoluta en las elecciones de 2006. Hamás se hacía con el control total de Gaza, y Fatah asaltaba los edificios públicos de Cisjordania, entre ellos el Parlamento palestino (controlado por Hamás), a la vez que se iniciaba una dura campaña de represión contra los simpatizantes del partido islámico.

Tras esto, Israel levantó el bloqueo contra Cisjordania y lo endureció en Gaza. Se llevaron a cabo medidas de apoyo a Fatah, como la liberación de presos políticos palestinos pertenecientes al partido de Abbas. Todo ello con el objetivo de convencer a los palestinos de que Hamás era el origen de todos sus males.

Fatah se vendió al enemigo para recuperar el poder que el pueblo le había quitado en 2006 debido a la corrupción y a la escasa contribución gubernamental a la causa palestina. Y Hamás quedó aislado en Gaza, a merced de un Israel que, no contento con asfixiarla económicamente, bombardeaba sus centrales eléctricas, los edificios gubernamentales y la universidad islámica.

Hoy, tras cuatro meses de asedio, los habitantes de Gaza malviven en la pobreza. Hace muchos meses que enfermos palestinos mueren porque los camiones no son autorizados a transportar medicinas ni otros productos básicos a la prisión en que se ha convertido la Franja.

Sufa-friuts_waGracias a la política de Solución Final ralentizada, en Gaza falta de todo y no entra casi nada. Además, el paso de Sufa, según el informe nº 50 del 9 de noviembre de 2007 de la OCAH, “carece de la infraestructura apropiada para la distribución de alimentos y medicinas” y “ha permanecido abierto seis días de los nueve que tenía previsto hacerlo desde el último informe, el nº 49, de dos de octubre”.

Con términos menos técnicos pero de forma más acorde con la realidad, lo que en realidad dice la OCAH es que los israelíes dejan que la comida se estropee y se pudra, al tiempo que las medicinas caducan y así las “bestias de dos patas” (o sea, los palestinos en lenguaje de Israel) enferman por falta de vitaminas y elementos esenciales para una vida sana y no encuentran remedio en medicinas que resultan ineficaces.

Para los 1,4 millones de residentes en la Franja, las consecuencias económicas están siendo dramáticas. Las pérdidas económicas en la industria se sitúa entorno a los 17 millones de euros desde junio, según datos de la Oficina de la ONU para la Coordinación de los Asuntos humanitarios (OCHA). Todos los sectores económicos se están viendo afectados, aunque especialmente aquellos que dependen de las importaciones de materias primas, como la industria de la madera, la construcción o el textil.

La asociación de hombres de negocios palestinos ha revelado que al menos 120.000 personas corren el riesgo de perder su trabajo. Hace dos semanas, la Federación de industrias palestinas informó del despido de 70.000 de los 120.000 asalariados del sector privado en el territorio. Con este dato, la tasa oficial de paro sube por encima del 40%.

Desde la UNRWA se destaca que se han visto obligados a “detener todos los proyectos de construcción”, por valor de unos 67 millones de euros, porque no han podido “importar suficientes materiales de construcción”.

Olmert y Bush

Hay que agotar y confundir a las masas, hambrientas y desesperadas, para que crean que es Hamas, partido al que votaron masivamente hace casi dos años, el obstáculo hacia el pan y la tranquilidad que se les niega, aunque no en Gaza, sino en Israel, Estados Unidos y la Unión Europea.

La ingeniosa política israelí en Palestina, que consiste en ralentizar la Solución Final de los nazis, es fácilmente observable. La previsión, no obstante, es que los propios palestinos la aceleren con una guerra fraticida. Para ello cuentan con un puñado de colaboradores, con cientos de miles de desesperados y con un grupo de cómplices que la apoyan e incluso la premian.

Está claro que el resto de naciones no quiere poner fin a este genocidio a cámara lenta, sino que por el contrario ha decidido contribuir de diversas formas al genocidio israelí en Palestina: dándole armas, dinero, apoyo político y castigando a los palestinos de Gaza con un boicot que clama al cielo por su crueldad.

“La ceguera de los europeos es decepcionante”

julio 18, 2007

Entrevista a Ismail Haniya

Haniya

Pregunta. ¿Qué impide la liberación del cabo israelí Gilad Shalit, secuestrado en junio de 2006?

Respuesta. Nos preocupamos por el sufrimiento del cabo Shalit y damos más importancia a su liberación que los propios israelíes. Pero hay 11.000 presos palestinos encarcelados en Israel que sufren de la misma forma. Hemos presentado una lista de detenidos para su liberación, y ha sido rechazada. Israel no quiere responder a nuestras demandas.

P. Después de la liberación del periodista de la BBC Alan Johnston, ¿les ha decepcionado la reacción de la comunidad internacional, sobre todo de los europeos?

R. Antes que nada, la posición de los europeos es decepcionante, con o sin la liberación de Johnston. El verdadero problema es la ocupación y el sufrimiento del pueblo palestino. Es la primera vez en la historia que la comunidad internacional apoya al ocupante frente al ocupado. La decisión europea se debe a la ceguera. Lo que hemos hecho por la liberación de Johnston se corresponde con nuestras convicciones. Desde el principio dijimos que el secuestro contribuía a ensuciar la imagen palestina. Por eso hacía falta ponerle fin sin esperar una recompensa política.

P. ¿No ha cometido Hamás un error al tomar el poder en Gaza y arruinar los esfuerzos del Gobierno de unidad nacional?

R. Hemos estado siempre a favor de un Gobierno de unidad nacional, incluso antes de su formación. Pero siempre ha habido en el seno de Al Fatah una corriente opuesta a una coalición política, que nunca ha aceptado los resultados de las elecciones del 25 de enero de 2006. Su comportamiento ha demostrado que estaban aliados con elementos externos que les han proporcionado armas y dinero. Esta facción estaba planeando un golpe de Estado contra la legitimidad palestina. El apoyo venía de Israel y EE UU. En resumen, el Gobierno de unidad nacional no es responsable de lo que ha pasado. Había una situación de urgencia a la que hemos respondido.

P. ¿Pero eso no significa el fin de un Estado palestino compuesto por Gaza y Cisjordania?

R. Hay que mirar la realidad de frente. Hace 15 años que esperamos la creación del Estado palestino, que aún no existe. Antes de decir que algo ha desaparecido, tiene que existir. Hamás siempre ha peleado por la creación del Estado palestino. Siempre ha peleado contra la corrupción y siempre ha peleado contra el ocupante. Ése, y no otro, ha sido nuestro objetivo. La franja de Gaza no es propiedad de Hamás, y el pueblo de Gaza forma parte del pueblo palestino. No aceptamos la separación.

P. ¿Quieren ustedes crear un Estado islámico?

R. No queremos crear un emirato islámico. Son acusaciones falsas. No tiene más que ir a las calles de Gaza. La vida no ha cambiado. Hemos reforzado la seguridad, las libertades individuales. Estamos a favor de los derechos humanos.

P. Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, acusa a Hamás de facilitar a Al Qaeda la entrada en la franja de Gaza.

R. Abu Mazen [nombre de guerra de Abbas] sabe mejor que nadie que es falso. No hay ningún vínculo entre Hamás y Al Qaeda. Las recientes declaraciones de Zawahiri (número dos de Al Qaeda) lo demuestran, puesto que ha criticado a Hamás. Aquellos que quieren asimilar a Hamás con Al Qaeda lo hacen para desacreditarnos.

P. Abbas ha declarado que no dialogará con Hamás.

R. Nosotros estamos por el diálogo porque es la única solución. No fijamos ninguna condición. Abu Mazen ha hablado de forma precipitada.

P. ¿Es favorable a un despliegue de una fuerza internacional, como desea Mahmud Abbas?

R. En absoluto. Eso sería una nueva forma de control del pueblo palestino, una manera de inmiscuirse en los asuntos internos palestinos.

© Le Monde

Democracia, por Occidente

junio 19, 2007

Los líderes del “mundo civilizado” alabaron la convocatoria a elecciones en los territorios palestinos en enero  2006. Iban a ser unas elecciones libres y democráticas, y lo fueron. Los observadores internacionales no vieron nada anormal, Ismail Haniyano hubo nada que objetar al resultado. Sin embargo, desde entonces nuestros dirigentes olvidaron que se supone que son los promotores de la libertad y la justicia, los heroicos mandatarios que llegaron a invadir Iraq solo para llevar a sus habitantes la democracia.

Hamás, el Movimiento de Resistencia Islámico, ganó de manera aplastante las elecciones más democráticas de Oriente Medio. Los palestinos, hartos de que Fatah se quedara con las ayudas internacionales, votaron a quienes invertían en políticas sociales y ayudaban a los refugiados sin formar parte del gobierno y pagándolo de su propio bolsillo.

Y entonces Occidente olvidó la democracia. Retiró las ayudas económicas que daba a la ANP, impuso un bloqueo económico al nuevo y legítimo gobierno palestino y permitió a Israel congelar los fondos que pertenecían a éste y atacar impunemente la franja de Gaza. Hamás, al cabo de un tiempo, renunció a parte del poder que le habían concedido las urnas y accedió a formar un gobierno de coalición nacional junto con Fatah para terminar con el bloqueo.

Pero Occidente se mostró intransigente de nuevo, y Mahmoud Abbas, controlado a distancia desde la Casa Blanca, se las ingenió para crear una situación explosiva que desembocó en una corta guerra civil en la que Hamás se adueñó de toda la franja de Gaza. Abbas, en un auténtico golpe de Estado, creó un gobierno palestino alternativo formado exclusivamente por medio de su partido, aquel a quien el pueblo había echado del poder ejerciendo sus derechos constitucionales.

AbbasY Estados Unidos y la UE respondieron. Anunciaron ayer el reanudamiento de las ayudas económicas que habían suspendido a principios del año pasado porque no les gustó lo que el pueblo palestino había decidido. Premiaron a Abbas por su jugada dictatorial, por hacer lo que más le conviene a sus intereses personales y no a los del país del que es presidente. Y los garantes de la libertad, la democracia y la justicia demostraron que esas palabras que tanto citan para justificarse, para invadir países, para alabar a unos y castigar a otros, no son para ellos más que una útil tapadera con la que maquillar sus verdaderas intenciones.

Palestina está ahora más dividida que nunca, con una empobrecida Gaza controlada por Hamás y Cisjordania bajo el poder antidemocrático de Fatah. Y esto es consecuencia de las políticas occidentales, las mismas que hace sesenta años originaron esta situación dividiendo en dos el territorio de Palestina.