Archive for the ‘política’ Category

Conferencia Política del PSOE (3)

enero 29, 2008

Viene de Conferencia Política del PSOE (2)

Banner Conferencia Pol�tica PSOE

El domingo por la mañana se celebró la Sesión de Clausura, con la presentación de las conclusiones finales y las intervenciones a cargo de Jesús Caldera y Zapatero.

Caldera, responsable del Programa Electoral del PSOE, ha comenzado dando las gracias por el éxito de la Conferencia a los participantes, a los colaboradores, a los periodistas… Ha enumerado varias de las propuestas del Plan, pero también ha lanzado una nueva: la creación de una circunscripción electoral para los españoles residentes en el extranjero. Otro compromiso nombrado, la defensa de la laicidad del Estado, ha arrancado una ovación en el plenario.

Ha hablado de la necesidad de seguir ilusionando, de cerrar la puerta a la derecha posfranquista, de ampliar las fronteras de la democracia. Y sobre todo, de impedir la intervención de la Iglesia en política.

ZPA continuación ha tomado la palabra Zapatero, que ha enumerado los compromisos adquiridos hace cuatro años con los ciudadanos y que han sido cumplidos. Ha hablado de paz, desarrollo sostenible y lucha contra la pobreza, pero no de la venta de armas a países como Israel, de la violación española de los compromisos de Kyoto o de la actuación de las empresas españolas en Latinoamérica. Se ha comprometido a convertir a España en la primera potencia que destine el 0,7% al desarrollo, y se ha centrado también en la Alianza de Civilizaciones, que “nos hace garantes de la convivencia internacional, de la convivencia entre culturas”.

Otro objetivo será el bienestar social: salario mínimo interprofesional de 800 euros, subida de pensiones, creación de 300.000 plazas de guardería, lucha contra la discriminación, Ley de Igualdad… Se refirió a los próximos debates electorales, en los que “no tiene inconvenientes en dar la cara y mirar a la ciudadanía”, y piensa que deben ser obligatorios en elecciones.

Finalizó invitando a trabajar respetando al contrario, porque tenemos “motivos para creer”.

Muchas gracias a Jessica y al PSOE por darnos la oportunidad de participar en la Conferencia.

Otros blogs en la Conferencia Política:

Madrid Progresista

Diario de un transeúnte

Rosas Verdes

José Luis Prieto

Las notas de Javier

La bitácora de Luis Salvador

Asturiano, que no es poco

A la sombra del tomate

Maripuchi y su mundo

Ciudadano Amfortas

Conferencia Política del PSOE (2)

enero 29, 2008

Viene de Conferencia Política del PSOE (1)

Banner Blog Conferencia Pol�tica PSOE

Patxi López Conferencia Pol�tica PSOEA media tarde comenzaron a filtrarse enmiendas al Programa Electoral: unidad frente al terrorismo, “preservando esta materia de la confrontación política”; expulsión por 10 años de los extranjeros culpables de malos tratos… El morbo estaba principalmente en el canon y el aborto, pero ambos asuntos quedaron tal cual estaban en el borrador. Ibarra no fue capaz de imponerse frente a los defensores del canon y las 14 enmiendas presentadas a la Ley de InteIsabel Allende Conferencia Pol�tica PSOErrupción Voluntaria del Embarazo fueron rechazadas. Así trabajan los que dicen “mirar hacia el futuro”, esos que nos quieren ofrecer “motivos para creer”. Y es que este PSOE, por mucho que Isabel Allende se empeñara en llamarlo socialista durante su rueda de prensa, no pasa de socialdemócrata y no se va a mojar tanto a seis semanas de las elecciones.

Al final, la presentación de las conclusiones empezó con más de una hora de retraso, ya que alguna de las Comisiones no acabó su trabajo hasta las 19.15. En honor a la verdad diré que un servidor vio como más de un miembro de estas comisiones alargó media horita su tiempo para comer, y luego pasa lo que pasa. Los fotógrafos nos pasamos una hora de colegueo, haciendo tiempo hasta que a los señores políticos les dio por aparecer en el Plenario.

Rondando las 19.30 comenzó la ponencia de Pedro Solbes, irónico a más no poder y, no sé si acertado, pero el Vicepresidente económico convencía. Muy agudo, se posicionó en una órbita claramente socialdemócrata, atacando a los críticos de los impuestos y quitando peso a la crisis económica. Aclaró que el Gobierno se había preparado Cachondeo con Solbes Conferencia Pol�tica PSOEpara la actual situación bursátil: “Los del PP ¿qué se creen? que somos el tío Gilito que nos gusta ver como acumula billetes en sus arcas”, y parafraseó al fichaje estrella del PP, Manuel Pizarro, diciendo que “el dinero está mejor en el dinero de los contribuyentes, pero en el de todos los contribuyentes”. Muy fino, arrancando constantemente carcajadas y presumiendo de superávit y de la tasa de paro más baja de la democracia.

Le reemplazó Carme Chacón, a la que le habían dejado el pabellón muy alto y, a pesar de estar correcta y en su sitio, decepcionó un poco. Se centró en el Carme Chacón Conferencia Pol�tica PSOEmedio ambiente: “Proteger el medio ambiente es cuestión de solidaridad entre generaciones, hay que ceder el legado natural a las generaciones futuras, al menos, en las mismas condiciones que lo tomamos; no pueden decir lo mismo los que han fomentado un urbanismo desmedido, la especulación del suelo, los que han arrasado las costas… se quieren subir al carro de la protección medioambiental con meras declaraciones… Eso no es suficiente”.

Para cerrar las conclusiones, intervino el ex ministro López-Aguilar, que habla de derechos y paridad, jugándosela con un “somos una superpotencia en materia de igualdad”. Vale que este Gobierno ha hecho grandes avances en materia social, pero no se puede decir esto cuando dos minutos antes has anunciado que va a haber condenas diferentes por el mismo delito dependiendo de tu procedencia geográfica. Así estamos.

Continúa en Conferencia Política del PSOE (3)

Conferencia Política del PSOE (1)

enero 28, 2008

Banner confpsoe

El pasado fin de semana (días 26 y 27) una veintena de bloggers fuimos invitados por el PSOE a su Conferencia Política, en la que el partido debatió y aprobó definitivamente su Programa Electoral para el 9 de marzo. Fue la primera vez que un partido político invitó a miembros de la blogosfera a un evento de este tipo, lo que es un avance importante en la concepción de los políticos sobre los “medios de información” (sobre todo si tenemos en cuenta que lo único que se nos pidió a cambio fue escribir, bien o mal, sobre el tema).

Así que allí fuimos, con nuestros relucientes pases de prensa que nos daban acceso a casi todas las zonas pero también nos delataban como chivatos dispuestos a airear por la red cualquier chisme que nos llegara a los oídos (un segurata lo dijo bien claro: “no sé si podréis pasar aquí, vosotros sois especiales”). No digo que nos trataran mal, ni mucho menos, de hecho éramos la novedad. Hubo curiosidad por parte de los medios, hubo pose conjunta con ZP y la gente del PSC y, en resumen, la cosa estuvo de puta madre y hubo muy buen rollo.

Blanco Conferencia Pol�tica PSOEPero vamos al tema. La mañana del sábado empezó con la constitución de la mesa política y la intervención de Pepe Blanco. Habló de la “gran oportunidad histórica que España se ha ganado: la oportunidad de dejar atrás el atraso”, lo que solo sería posible con Zapatero, con “un Presidente que no tenga miedo al futuro ni meta miedo a los ciudadanos, como hacen Rajoy y el PP”. “Frente al PP, al partido del miedo, nosotros [el PSOE] ofrecemos confianza”A partir de ahí, tras un par de comparaciones estadísticas, se lanzó a meter caña al PP (“se ha propuesto hacernos respirar cada día el azufre de la discordia”, ha “desfilado por la calle del brazo de los obispos”) y dio un titular fácil a El Mundo llamando al partido de Rajoy “cenizo” y a Pizarro “otro de los tapados de Aznar”.

Luego se eligió la Mesa de la Conferencia, presidida por Fernández de la Vega, que arengó a sus compañeros refiriéndose a “la decisión trascendental que van a tomar los ciudadanos: […] elegir entre quienes ofrecen dar marcha atrás y quienes pensamos en el futuro”, llamándolos a ganar para “seguir avanzando y profundizando nuestro proyecto de cambio”. Un discurso triunfalista y exagerado, con demasiados puntos en común con lo que dijo antes Blanco y lo que diría justo después Paul Rassmussen, pero apropiado teniendo en cuenta la situación y el público ante el que hablaba.

Chaves Conferencia Pol�tica PSOELe llegó entonces el turno al Presidente del Partido Socialista Europeo, que dio un pequeño discurso movilizador en el que mezcló ironía con la supuesta dualidad entre “la mirada positiva” del PSOE y “la mirada negativa” del PP, hablando claro de regulación de los mercados financieros. Y, por último, subió a la tribuna Manuel Chaves. El Presidente del PSOE habló mucho pero dijo muy poco. De su interminable intervención solo podría destacarse una parte, en la que lanzó una pregunta retórica: “si Andalucía está tan mal, […] si los socialistas son tan malos, ¿cómo es que el PP pierde siempre las elecciones?”. Demagógico pero acertado.

Tras las intervenciones iniciales se reunieron las tres Comisiones que debatieron el Programa Electoral: “Bienestar Social y Empleo”, “Innovación y Progreso Sostenible”, y “Libertad, Convivencia y Derechos Humanos”. Tanto la prensa profesional como los bloggers teníamos denegado el acceso a las comisiones, así que hasta las 6 de la tarde, que (al menos en teoría) comenzaba la Presentación de las conclusiones de las Comisiones, nos dedicamos a pasearnos por ahí a la caza de ruedas de prensa o políticos descuidados.

Continúa en Conferencia Política del PSOE (2)

Obama se come a Hillary

enero 4, 2008

Pocos ponían en duda un triunfo indiscutible de Hillary Clinton para presentarse como candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos. Y muchos temían que, en caso de ganar, la senadora que apoyó la invasión de Iraq siguiera una línea política muy similar a la de su marido y a la de Bush.

Pero los “caucus” de Iowa han demostrado lo que ya auguraban algunas encuestas: el favorito para la Casa Blanca es Barack Obama. A sus cuarenta y ocho años, y gracias a su discurso de cambio y esperanza, el senador de Illinois tiene serias posibilidades de convertirse en el primer presidente negro de Estados Unidos.

Obama ha prometido el seguro médico para todos, recortar los impuestos de la clase media, liberar al país de “la tiranía del petróleo”, retirar las tropas de Iraq y revisar profundamente la política exterior. Es, a priori, el candidato más de “izquierda”, si es que eso existe en Estados Unidos.

Cualquier cambio en la política de la superpotencia hace ilusionarse a muchos. Es difícil que el próximo presidente sea peor que Bush. No digo que lo haya hecho mal, porque ha cumplido sus objetivos sin problema. Bush quería hacerse aún más rico, invadir Iraq y recortar las libertades civiles en su país. Y lo ha conseguido, sin pararse nunca a valorar el enorme coste a pagar. Con que su sucesor se preocupe solo un poquito por sus ciudadanos, será mucho mejor presidente.

La mayoría de los estadounidenses están hartos de ser vistos por el mundo como el policía mundial, como un país belicoso e imperialista que se nutre de la guerra por motivos económicos. Barack Obama parece ser una alternativa a todo eso. No cambiará las cosas del blanco al negro, pero está dispuesto a hacer cambios importantes. Esperemos que se vote en consecuencia y que, como dice Obama, “se acabe con la política del miedo”.

Discurso de Obama tras ganar en Iowa (inglés)

¿Quién asesinó a Benazir Bhutto?

diciembre 27, 2007

Benazir BhuttoBenazir Bhutto, nacida en Karachi (Pakistán) en 1953, ha muerto hoy en un ataque suicida cometido minutos después de dar un discurso en Rawapaldi. Recibió dos tiros, en la cabeza y el cuello, antes de que el terrorista hiciera explotar su carga explosiva, que dejó otros 25 muertos.

Bhutto iba a presentarse a las elecciones generales del 8 de enero como cabeza de lista de su partido, el PPP (Partido Popular de Pakistán), de las que era muy probable que saliera como primera ministra del gobierno de Pervez Musharraf. El otro líder opositor, Nawaz Sharif, ha anunciado tras el atentado que boicoteará las elecciones afirmando que “no son posibles unas elecciones libres con la presencia de Musharraf” y que “Musharraf es la raíz que causa todos los problemas”.

Hija del ex presidente Zulfikar Ali Bhutto, Benazir se convirtió en primera ministra de Pakistán tras las elecciones de diciembre de 1988, celebradas gracias a la muerte del dictador Zia ul-Haq. En agosto de 1990 era destituida por el presidente de la República Ghulam Ishaq Khan, acusada de corrupción y violación de la Constitución. Recuperó el puesto en 1993, pero fue destituida de nuevo en 1996 por el presidente Faruk Leghari bajo nuevos cargos de corrupción, de mala gestión económica, y de una declinación en la seguridad pública. Abandonó Pakistán ante la amenaza de una investigación judicial por corrupción poco después de que el general Pervez Musharraf tomara el poder en un golpe de Estado en 1999.

Bhutto ha sido canonizada por los medios como una política moderna y democrática, pero la realidad de sus dos mandatos desmienten esa imagen. Como primera ministra, apoyó a los talibanes en Afganistán y al movimiento integrista cachemiro Hizbul Muyahidin. Amnistía Internacional acusó a su Gobierno de practicar torturas sistemáticas y asesinatos extrajudiciales. Alcanzó niveles tan altos de malversación de fondos que elevó a Pakistán hasta los primeros puestos mundiales de corrupción.

El 18 de octubre de 2007, la ex primera ministra regresó a Pakistán tras ocho años de exilio, gracias a un acuerdo con Musharraf, quien anuló las acusaciones de corrupción abiertos en su contra. Durante su regreso, la comitiva que la acompañaba sufrió varios atentados en los que murieron unas 126 personas. Bhutto estaba muy descontenta con la política dictatorial de Musharraf y esperaba ganar las elecciones para establecer una democracia en Pakistán. Su regreso, posible por la mediación de Estados Unidos y Gran Bretaña, puso en entredicho el liderazgo de Musharraf.

El patriarca del clan Bhutto, su tío abuelo Mumtaz Ali Bhutto, la acusó de haber desgraciado el nombre familiar por pactar con Musharraf, presidente del país desde el golpe de Estado de 1999. “La forma en que su regreso ha sido planeado es un revés gigante al proceso democrático”, añadió su cuñada, Ghinwa Bhutto.

musharraf y bushLa muerte de Benazir, a 12 días de las elecciones generales que presumiblemente iban a obligar a Musharraf a compartir su poder absoluto, ha sido muy oportuna. Dudo que los fundamentalistas islámicos, enemigos declarados del dictador, estuvieran dispuestos a hacerle semejante favor. Los claros beneficiarios, la coincidencia del asesinato con la alianza entre Musharraf y el presidente afgano para una guerra conjunta contra los talibanes y Al Qaeda en la frontera, y las declaraciones de Nawaz Sharif, apuntan más bien hacia el régimen pakistaní.

Un pueblo bajo el fuego

diciembre 2, 2007

A 2 de diciembre de 2007, día en que se celebra la consulta popular sobre la reforma a la Constitución Bolivariana de Venezuela y se cumplen 51 años del desembarco en Cuba de los guerrilleros del Granma, reproducimos la última intervención del Comandante Fidel Castro:

UN PUEBLO BAJO EL FUEGO

 

 

Venezuela, cuyo pueblo heredó de Bolívar ideas que trascienden su época, enfrenta hoy la tiranía mundial mil veces más poderosa que la fuerza colonial de España sumanda a la de la República recién nacida de los Estados Unidos, que a través de Monroe proclamó el derecho a la riqueza natural del continente y al sudor de sus pueblos.

Martí denunció el brutal sistema y lo calificó de monstruo, en cuyas entrañas vivió. Su espíritu internacionalista brilló como nunca cuando, en carta inconclusa por su muerte en combate, desveló públicamente el objetivo de su incesante batallar: “…ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber (puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo) de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América…”

No en vano, en un sencillo verso expresó: “Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar”. Más tarde proclamó con frase lapidaria: “Patria es humanidad”. El Ápostol de nuestra independencia escribió un día: “Deme Venezuela en que servirla: ella tiene en mí un hijo”.

Los medios más sofisticados desarrollados por la tecnología, utilizados para matar seres humanos y someter a los pueblos o exterminarlos; la siembra masiva de reflejos condicionados en la mente; el consumismo y todos los recursos disponibles, se emplean hoy contra los venezolanos, pretendiendo hacer trizas las ideas de Bolívar y Martí.

El imperio ha creado las condiciones propicias para la violencia y los conflictos internos. Con Chávez hablé muy seriamente en su última visita el pasado 21 de noviembre sobre los riesgos de magnicidio a los que estaba exponiéndose constantemente en vehículos descubiertos. Lo hice a partir de mi experiencia como combatiente entrenado en el uso de la mirilla telescópica y el fusil automático y a la vez, después del triunfo, como blanco de planes de atentados directamente ordenados o inducidos por casi todas las administraciones de los Estados Unidos desde 1959.

El gobierno irresponsable del imperio no se detiene un minuto a pensar que un magnicidio o una guerra civil en Venezuela, por sus enormes reservas de hidrocarburos, harían estallar la economía mundial globalizada. Tales circunstancias no tienen precedente en la historia del hombre.

Cuba, en la fase más dura a que nos condujo la desaparición de la URSS y el recrudecimiento del bloqueo económico de los Estados Unidos, desarrolló estrechos vínculos con el gobierno bolivariano de Venezuela. El intercambio de bienes y servicios, de casi cero, se elevó a más de siete mil millones de dólares anuales, con grandes beneficios económicos y sociales para ambos pueblos. De allí recibimos en la actualidad el suministro fundamental de combustible que se consume en el país, muy difícil de adquirir en otras fuentes dada la escasez de crudos ligeros, la insuficiente capacidad de refinación, el poder de Estados Unidos y las guerras que ha desatado para apropiarse de las reservas de petróleo y gas en el mundo.

A los elevados precios de la energía añádanse los de los alimentos, determinados por la política imperial de convertirlos en combustible para los voraces automóviles de Estados Unidos y otros países industrializados.

No bastaría el triunfo del Sí el dos de diciembre. Las semanas y meses posteriores a esa fecha pueden llegar a ser sumamente duros para muchos pueblos, entre ellos el de Cub, si es que antes las aventuras del imperio no conducen al planeta a una guerra atómica, como han confesado sus propios jefes.

Nuestros compatriotas pueden estar seguros de que he tenido tiempo para pensar y meditar mucho sobre estos problemas.

Fidel Castro Ruz

29 de noviembre de 2007

Hipocresías y esperanzas en Annapolis

noviembre 26, 2007

Noam Chomsky

Rabino contra el sionismoLos crímenes contra los palestinos en los territorios ocupados y en otras partes, particularmente desde que los palestinos votaron “de manera equivocada” y dieron la victoria a Hamas el año pasado, son tan escandalosos que la única reacción emocionalmente válida es la furia y el pedido de acciones extremas.

Pero eso no ayuda a las víctimas, y es probable que les haga daño. Nuestras acciones tienen que estar adaptadas a las circunstancias del mundo real, pese a lo difícil que puede ser permanecer calmo al enfrentar crímenes vergonzosos, en los cuales nosotros, en los Estados Unidos, estamos directa y crucialmente implicados.

Nos estamos aproximando a la conferencia entre israelíes y palestinos convocada por el presidente de Estados Unidos George W. Bush y que se realizará en Annapolis, Maryland. Es la primera iniciativa diplomática potencialmente seria de esta administración en relación al conflicto.

De manera ideal, las negociaciones de Annapolis deberían comenzar en el punto que habían alcanzado en Taba, Egipto, en enero de 2001. Esa semana fue el único momento en 30 años que los Estados Unidos e Israel abandonaron la posición de rechazo que han mantenido en virtual aislamiento hasta el presente. Y Taba estuvo a punto de llegar a un arreglo para la creación de dos estados, con un razonable canje de tierras. La idea convencional es que en Taba los palestinos rechazaron la generosa oferta de Israel. De hecho, la conferencia terminó abruptamente por decisión del primer ministro israelí Ehud Barak, cuando los negociadores informaron que estaban a punto de llegar a un acuerdo.

Tal vez Taba estuvo al borde del éxito porque Estados Unidos no actuó como mediador. La política de Washington hacia israelíes y palestinos ha sido por mucho tiempo una contorsión.

“Cada administración (de Estados Unidos), desde 1968, cuando Israel ganó la guerra y ocupó Cisjordania y la Franja de Gaza, ha favorecido devolver, al menos en privado, casi todo el territorio a los palestinos con el propósito de crear un Estado palestino separado”, observó hace dos meses el respetado analista de política Leslie Gelb en The New York Times Book Review. Observen la frase “en privado”. ¿Por qué no públicamente?

Gelb no puede querer decir que la diferencia en la posición viene del miedo al aterrorizante lobby israelí, pues intenta negar la tesis de que se trata de una fuerza poderosa e intimidante. Entonces, ¿por qué solamente de manera “privada”?

Tal vez porque ese tipo de interpretación apoya la cómoda autoimagen de Estados Unidos como un “intermediario honesto”, frustrado en sus nobles esfuerzos por culpa de extranjeros violentos e irracionales. También se asigna a los palestinos el rol principal en el drama.

Sabemos lo que la administración ha dicho públicamente. El gobierno de Washington ha rechazado todo aquello que permita la creación de dos estados. Eso viene ocurriendo desde 1976, cuando Estados Unidos vetó una resolución del Consejo de Seguridad reclamando un acuerdo de dos estados en la frontera internacional (la Línea Verde), incorporando todo el fraseo relevante de la resolución de la ONU 242, de noviembre de 1967.

Los dos estados. Ahora, casi todo el mundo está de acuerdo con la creación de dos estados, según las líneas en las que estuvieron a punto de ponerse de acuerdo en Taba. Esto incluye todos los estados árabes, que proponen una total normalización de relaciones con Israel. Incluye además a Irán, que acepta la posición de la Liga Árabe. Incluye a Hamas, cuyos líderes han pedido repetidamente y públicamente un acuerdo de dos estados, incluso en la prensa de Estados Unidos. Incluye también a la figura más militante de Hamas, Khaled Meshal, exiliado en Siria. Israel ha rechazado de manera reiterada el consenso internacional. Y Estados Unidos apoya totalmente ese rechazo.

El presidente Bush ha llegado a nuevos extremos en ese rechazo, declarando que los ilegales asentamiento de la Margen Occidental deben quedar en manos de Israel. Pero la línea del partido permanece imperturbable: Bush, la secretaria de Estado Condoleezza Rice y el resto desean que se concrete la “visión” de Bush de un Estado palestino, persistiendo en el noble esfuerzo de un “intermediario honesto” de larga data.

El rechazo va mucho más allá de las palabras. Más significativas son las acciones en el terreno: programas de colonización, el muro de anexión, cierres, revisaciones y cosas mucho peores.

La historia continúa a medida que la conferencia de Annapolis se aproxima. Sólo un ejemplo: Israel acaba de confiscar más tierra árabe para construir una ruta de desvío por la que puedan circular los palestinos. El propósito es “impulsar el tráfico palestino entre Belén y Ramalah hacia el desierto e impedir de hecho que (los palestinos) tengan acceso a la parte central de la Margen Occidental”, dijo Gush Shalom, una organización de pacifistas israelíes. Eso forma parte del proyecto de desarrollo E-1, al este de Jerusalén, diseñado para incorporar el pueblo de Ma’aleh Adumim dentro de Israel y, en efecto, para dividir en dos la Margen Occidental, señaló Gush Shalom.

“Con este tipo de política que lleva a cabo el gobierno, la famosa conferencia de Annapolis queda vaciada de todo significado, mucho antes de que se realice”, indicó la organización.

No se ha adelantado ninguna propuesta realista que tome como punto de partida el acuerdo de dos estados, según las líneas generales de Taba. Hubo negociaciones informales, que condujeron a varias propuestas detalladas, especialmente el Acuerdo de Ginebra de diciembre de 2002, aplaudido por la mayor parte del mundo pero descartado por “el jefe disfrazado de socio”, como el analista político israelí Amir Oren describe la relación entre su país y Estados Unidos. Sin el apoyo de Estados Unidos, Israel no puede conseguir sus objetivos expansionistas. Eso hace que la responsabilidad recaiga en nosotros, los que vivimos en Estados Unidos.

Hay un montón de escollos por delante. Algunos de los asesores más cercanos del primer ministro Ehud Olmert han respaldado una versión de la política de “canje de tierras” de Avigdor Lieberman, el líder ultraderechista del partido Yisrael Beitenu. Ese tipo de canje le daría a los palestinos autoridad técnica sobre la región de mayoría árabe en Israel, el “triángulo” que bordea la Línea Verde. A cambio, Israel anexaría los asentamientos que abarcan preciados recursos de agua y valiosas tierras, dejando el resto aprisionado y cantonizado, y con el valle del río Jordán en manos de los israelíes. Los habitantes, por supuesto, no serán consultados.

En las próximas semanas, y a largo plazo, hay gran cantidad de trabajo educativo y organizativo para hacer, entre la población estadounidense, que es ampliamente receptiva, aunque ha sido inundada de propaganda y engaños. No será fácil. Nunca lo es. Pero tareas más difíciles se han llevado a cabo con un esfuerzo dedicado y persistente.

“He sido un asesino psicópata”

noviembre 16, 2007

 

Entrevista a Jimmy Massey, ex marine en Iraq

Jimmy MasseyRosa Miriam Elizalde

Rebelión

Durante casi 12 años el sargento Jimmy Massey fue un marine de corazón duro. En marzo del 2003, llegó a Iraq con las tropas invasoras y dirigió a 45 hombres que no dudaron en matar a civiles inocentes. En estos días, Massey participa en la Feria del Libro de Caracas, donde presenta su libro Cowboys de Infierno, un crudo testimonio del genocidio que EE.UU. comete contra el pueblo iraquí

“Tengo 32 años y soy un asesino psicópata entrenado. Las únicas cosas que sé hacer es venderle a los jóvenes la idea de enrolarse en los marines y matar. Soy incapaz de conservar un trabajo. Para mí los civiles son despreciables, retrasados mentales, unos débiles, una manada de ovejas. Yo soy su perro pastor. Soy un depredador. En el Ejército me llamaban ‘Jimmy el Tiburón’.”

Este es el segundo párrafo del libro escrito hace tres años por Jimmy Massey, con la ayuda de la periodista Natasha Saulnier, que se está presentando en la Feria del Libro de Caracas. Cowboys de Infierno es el relato más violento que se haya escrito hasta ahora de la experiencia de un ex miembro del Cuerpo de Marines, uno de los primeros en llegar a Iraq durante la invasión del 2003 y que decidido a contar todas las veces que sean necesarias qué significa haber sido por 12 años un despiadado marine y por qué lo cambió la guerra.

Jimmy asiste como panelista al taller principal de la Feria, que tiene un título polémico: “Estados Unidos, la Revolución posible”, y su testimonio ha sido quizás el de mayor impacto en la audiencia. Lleva el pelo con un corte militar, espejuelos oscuros, camina con aires marciales y sus brazos están completamente tatuados. Parece exactamente lo que era: un marine. Cuando habla es otra cosa: alguien profundamente marcado por una aterradora experiencia que intenta evitarle a otros jóvenes incautos. Como asegura en su libro, no ha sido el único que mató en Iraq: esta fue una práctica constante entre sus compañeros. Cuatro años después de dejar la guerra, todavía vive perseguido por las pesadillas.

-¿Qué significan todos esos tatuajes?

-Tengo muchos. Me los hice en el Ejército. En la mano (señala la zona entre los dedos pulgar y anular), el logo de Blackwater, el ejército mercenario que fue fundado donde yo nací, en Carolina del Norte. Me lo hice en un acto de resistencia, porque los marines tienen prohibido tatuarse la zona que va de las muñecas a las manos. Un día los integrantes de mi pelotón nos emborrachamos y todos nos hicimos el mismo tatuaje: un cowboy de ojos inyectados en sangre sobre varias ases, que representan la muerte. Quiere decir exactamente eso que estás pensando: “mataste a alguien”. En el brazo derecho, el símbolo de los marines, con la bandera norteamericana y la Texas, donde me enrolé en el Ejército. En el pecho, del lado izquierdo, un dragón chino que desgarra la piel y significa que el dolor es la debilidad escapándose del cuerpo. Lo que no nos mata nos hace más fuerte.

-¿Por qué dijo que en el Cuerpo de Marines encontró las peores personas que usted ha conocido en su vida?

-Estados Unidos solo tiene dos maneras de usar a los marines: para tareas humanitarias y para asesinar. En los 12 años que yo pasé en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos jamás participé en misiones humanitarias.

-Antes de ir a Iraq usted reclutaba a jóvenes para que ingresaran en el Ejército. ¿Qué significa ser un reclutador en Estados Unidos?

-Ser un mentiroso. La administración Bush ha forzado a la juventud norteamericana para que se enrole en el Ejército y lo que básicamente hace –y yo hice también- es tratar de ganar gente con incentivos económicos. Durante tres años recluté a 74 personas, que nunca me dijeron que querían entrar en el Ejército para defender al país ni argumentaron ninguna razón patriótica. Querían recibir dinero para ir a una universidad u obtener un seguro de salud. Y yo les describía primero todas esas ventajas y solo al final les hablaba de que iban a servir a la patria. Jamás recluté al hijo de un rico. Para mantener el trabajo, los reclutadores no podíamos tener escrúpulos.

-Ahora el Pentágono ha relajado más los requisitos para entrar al Ejército. ¿Qué significa eso?

-Los estándares para el reclutamiento han descendido enormemente, porque casi nadie quiere enrolarse. Ya no es un impedimento tener problemas mentales ni antecedentes criminales. Pueden ingresar personas que han cometido felonías, es decir que han sido sentenciadas a más de un año de cárcel, lo que se considera un delito serio. Pueden ingresar muchachos que no han terminado los estudios preuniversitarios. Si pasan la prueba mental, ingresan.

-Usted cambió después de la guerra, pero ¿qué sentimientos tenía antes?

-Yo era como otro soldado cualquiera, que creía en lo que le decían. Sin embargo, desde que estaba reclutando comencé a sentirme mal: como reclutador tenía que mentir todo el tiempo.

-Sin embargo, creyó que su país se enrolaba en una guerra justa contra Iraq.

-Sí. Los reportes de inteligencia que recibíamos decían que Saddan tenía armas de destrucción masiva. Después descubrimos que todo era mentira.

-¿Cuándo se enteró que lo habían engañado?

-En Iraq, a donde llegué en marzo de 2003. A mi pelotón le tocó ir a los lugares que habían sido del Ejército iraquí y vimos miles y miles de municiones en cajas que llevaban la etiqueta norteamericana y estaban ahí desde que los Estados Unidos ayudaban al gobierno de Saddan en guerra contra Irán. Vi cajas con la bandera norteamericana y hasta tanques de EE.UU. Mis marines –yo era sargento de categoría E6, un rango superior al sargento, y dirigía a 45 marines– me preguntaban por qué había municiones de nuestro país en Iraq. No entendían. Los informes de la CIA afirmaban que Salmon Pac era un campo de terroristas y que íbamos a encontrar armas químicas y biológicas. No encontramos nada. En ese momento empecé a pensar que nuestra misión realmente era el petróleo.

-Las líneas más perturbadoras de su libro son esas donde usted se reconoce como asesino psicópata. ¿Puede explicar por qué lo dice?

-He sido un asesino psicópata porque me entrenaron para matar. No nací con esa mentalidad. Fue el Cuerpo de Infantería de Marina quien me educó para que fuera un gangster de las corporaciones estadounidenses, un delincuente. Me entrenaron para cumplir ciegamente la orden del Presidente de Estados Unidos y traerle a casa lo que él pidiera, sin reparar en ninguna consideración moral. Yo era un psicópata porque nos ensañaron a disparar primero y a preguntar después, como lo haría un enfermo y no un soldado profesional que solo debe enfrentar a otro soldado. Si había que matar a mujeres y a niños, lo hacíamos. Por tanto, no éramos soldados, sino mercenarios.

-¿Qué experiencia exactamente le hizo a usted llegar a esa conclusión?

Hubo varias. Nuestro trabajo era ir a determinadas áreas de las ciudades y ocuparnos de la seguridad en las carreteras. Hubo un incidente en particular -y muchos más- que realmente me llevó hasta el borde del precipicio. Afectó a un coche que llevaba civiles iraquíes. Todos los informes de inteligencia que nos llegaban decían que los carros iban cargados con bombas y explosivos. Esa era la información que recibíamos de la inteligencia. Los carros llegaban a nuestros controles y hacíamos algunos disparos de advertencia; cuando no detenían su marcha a la velocidad que indicábamos, disparábamos sin contemplaciones.

-¿Con las ametralladoras?

-Sí. Esperábamos que hubiera explosiones al acribillar cada vehículo. Pero nunca oímos nada. Luego abríamos el carro y ¿qué encontrábamos?: muertos o heridos, y ni una sola arma, ninguna propaganda de Al Qaeda, nada. Salvo civiles en el lugar equivocado y en el momento equivocado.

-Usted también relata cómo su pelotón ametralló una manifestación pacífica. ¿Es así?

-Sí. En los alrededores del Complejo Militar de Rasheed, al sur de Bagdad, cerca del río Tigris. Había manifestantes al final de la calle. Eran jóvenes y no tenían armas. Y cuando avanzamos había ya un tanque que estaba aparcado a un lado de la calle. El conductor del tanque nos dijo que eran manifestantes pacíficos. Si los iraquíes hubieran querido hacer algo podían haber volado el tanque. Pero no lo hicieron. Sólo estaban manifestándose. Eso nos hizo sentirnos bien porque pensamos: “Si fueran a dispararnos, lo habrían hecho ya”. Ellos estaban como a 200 metros de nuestro retén.
¿Quién dio la orden de ametrallar a los manifestantes?

-Del alto mando nos dijeron que no perdiéramos de vista a los civiles porque muchos fedayines (combatientes) de la Guardia Republicana se habían quitado los uniformes, se habían puesto ropas de civiles y estaban desencadenando ataques terroristas contra los soldados estadounidenses. Los informes de inteligencia que nos daban eran conocidos básicamente por cada miembro de la cadena de mando. Todos los marines teníamos muy clara la estructura de la cadena de mando que se organizó en Iraq. Yo creo que la orden de disparar a los manifestantes vino de altos funcionarios de la Administración, eso incluía tanto a los centros de inteligencia militar como gubernamental.


-¿Usted qué hizo?

-Yo regresé a mi vehículo, un humvee (un jeep altamente equipado) y escuché un tiro por encima de mi cabeza. Mis marines empezaron a disparar y yo también. No nos devolvieron ningún disparado, mientras que yo había disparado 12 veces.

Quise asegurarme de que habíamos matado según las normas de combate de la convención de Ginebra y los procedimientos operativos reglamentarios. Intenté olvidarme de sus caras y busqué las armas, pero no había ninguna.

-¿Y sus superiores cómo reaccionaron?

-Me dijeron que “la mierda ocurre”.

-Cuando sus compañeros se enteraron que habían sido engañados, ¿cómo reaccionaron?

-Yo era segundo en el mando. Mis marines me preguntaban por qué estábamos matando a tantos civiles. “¿Tú puedes hablar con el teniente?”, me preguntaron. “Diles que tiene que haber retenes adecuados, preparados por los ingenieros de combate”. La respuesta fue: “No”. En el momento en que los marines descubrieron que era una gran mentira, enloquecieron más.

Nuestra primera misión en Iraq no fue para dar apoyo humanitario, como decían los medios, sino para asegurar los campos petroleros de Bassora. En la ciudad de Karbala usamos la artillería por 24 horas. Fue la primera ciudad que atacamos. Yo pensé que íbamos a darle ayuda médica y alimenticia a la población. No. Seguimos de largo hasta los campos petroleros. Antes de llegar a Iraq, estuvimos en Kuwait. Llegamos en enero de 2003 y nuestros vehículos estaban llenos de comida y medicina. Le pregunté al teniente qué íbamos a hacer con los suministros, pues apenas cabíamos nosotros con tantas cosas dentro. Me dijo que su capitan le había ordenado dejar todo en Kuwait. Poco después nos dieron la orden de quemarlo todo: alimentos y suministros médicos humanitarios.

-Usted también ha denunciado el uso del uranio empobrecido

-Tengo 35 años y sólo conservo el 80 por ciento de mi capacidad pulmonar. Me han diagnosticado una enfermedad degenerativa de la columna vertebral, fatiga crónica y dolor en los tendones. Antes, todos los días corría 10 kilómetros por puro placer, y ahora solo puedo caminar entre 5 y 6 km todos los días. Tengo temor de tener niños por eso. Mi cara está inflamada. Mira esta foto (me muestra la imagen que aparece en la credencial de la Feria del Libro), me la tomaron poco después de regresar de Iraq. Parezco un Frankenstein. Todo eso se lo debo al uranio empobrecido, ahora imagínate lo que estará pasando con la gente en Iraq.

-¿Qué ocurrió cuando regresó a Estados Unidos?

-Me trataron como un loco, un cobarde, un traidor.

-Sus superiores han dicho que es mentira todo lo que ha contado.

-La evidencia contra ellos es abrumadora. El Ejército norteamericano esta agotado. Mientras más tiempo dure esta guerra, más posibilidades habrá de que mi verdad aparezca.

-El libro que usted ha presentado en Venezuela está editado en español y en francés. ¿Por qué no se ha publicado en Estados Unidos?

-Las editoriales han exigido que elimine los nombres reales de las personas que están involucradas en su historia y que presente la guerra en Iraq como envuelta en una neblina, menos crudamente. No estoy dispuesto a hacerlo. Editoriales como New Press, supuestamente de izquierda, se negaron a publicarlo porque temían verse envueltas en un pleito presentado por la gente involucrada en el libro.

-¿Por qué medios como The New York Times y The Washington Post jamás reprodujeron su testimonio?

– Yo no repetía el cuento oficial, de que las tropas estaban en Iraq para ayudar al pueblo, ni repetía que los civiles morían por accidente. Me negué a decir eso. No había visto ningún disparo accidental contra los iraquíes y me negué a mentir.

-¿Ha cambiado esa actitud?

-No. Lo que han hecho es incorporar opiniones y libros de personas con objeciones de conciencia: que están contra la guerra en general o que participaron en la guerra, pero no tuvieron este tipo de experiencia. Se resisten todavía a mirar de frente la realidad.

-¿Tiene fotografías o documentos que prueben lo que usted nos ha contado?

-No. Me quitaron todas mis pertenencias, cuando me ordenaron regresar a Estados Unidos. Regresé de Iraq solo con dos armas: mi mente y un cuchillo.

-¿Habrá alguna salida a corto plazo para la guerra?

-No. Lo que veo es una misma política entre demócratas y republicanos. Son la misma cosa. La guerra es un negocio para ambos partidos, que dependen del Complejo Militar Industrial. Necesitamos un tercer partido.

-¿Cuál?

-El del socialismo.

-Usted ha participado en un taller cuyo título es “Estados Unidos: La Revolución es posible”. ¿Cree que realmente que habrá revolución en EE.UU.?

-Ya comenzó. En el sur, donde yo nací.

-Pero esa ha sido tradicionalmente la zona más conservadora del país.

-Después del Katrina eso cambió. Nueva Orleáns se parece a Bagdad. La gente del sur está indignada y se pregunta todos los días cómo es posible que se atrevan a invertir en una guerra inútil y en Bagdad, cuando no lo han hecho en Nueva Orleans. Recuerda también que en el Sur se inició la primera gran rebelión del país.

-¿Iría usted a Cuba?

-Admiro a Fidel y al pueblo de Cuba y por supuesto, si me invitan, yo iré a la Isla. No me importa qué me diga mi gobierno. Nadie controla a dónde yo voy.

-¿Sabe usted que el símbolo del desprecio imperial hacia nuestra nación es una fotografía de marines mientrs orinaban sobre la estatua de José Martí, el Héroe de nuestra Independencia?

-Si, lo sé. En el Cuerpo de Marines nos hablaban de Cuba como una colonia de los Estados Unidos y nos ensañaron algo de Historia. Parte de la formación de un marine es aprender algunas cosas de los países que habrá que invadir, como dice la canción.

-¿La canción de los marines?

-(Canta) From the halls of Montezuma, to the shores of Tripoli… (Desde las salas de Montezuma hasta las playas de Trípoli…)

-Es decir, los marines quieren estar en todo el mundo.

-El sueño es dominar al mundo…, aunque por el camino nos conviertan a todos en asesinos.

………………

Jimmy Massey es actualmente uno de los principales activistas de la organización Veteranos de Iraq contra la guerra (Iraq Veterans Against the War, IVAW)

Historia de una censura (real)

noviembre 13, 2007

El juez de la Audiencia Nacional José María Vázquez Honrubia ha condenado hoy a los dos autores de la caricatura de los Príncipes de Asturias en la portada de la revista El Jueves, Guillermo Torres y Manel Fontdevila, a una multa de 3.000 euros cada uno como coautores de un delito de injurias al sucesor de la Corona.

“Ya estaba todo el bacalao vendido; para eso no venimos”· Fontdevila expresa su “decepción” por una vista que se ha celebrado “con sentencia previa” y en la que la Audiencia ha mostrado cierta prepotencia: “No nos han dejado presentar pruebas, han quitado la palabra a nuestro abogado… no nos han dejado expresarnos”.

El guionista de El Jueves asegura que “ya sabía a lo que venía”, pero que aun así les ha dejado “mal cuerpo” porque no se sienten culpable de nada y ni siquiera han tenido en cuenta su versión.

El juez, que ha adelantado el fallo al final de la vista oral, ha considerado que tanto el dibujo como el texto de la viñeta es “objetivamente injurioso”.

El día 20 de julio, el juez Juan del Olmo ordenó, a petición de la Fiscalía, el secuestro del último número de la revista satírica “El Jueves” por un supuesto delito de injurias a la Corona. Los dos autores de la misma fueron imputados por la Fiscalía, que pidió una multa de 6.000 € para cada uno de ellos.

La portada “injuriosa”

657077

“Rectificamos”

“Rectificamos” El Jueves

Especial Secuestro

Especial Secuestro El Jueves

Viñeta de los imputados el día antes del juicio

El Jueves Juicio Injurias a la corona

Conclusión

El Jueves Conclusión Sentencia

Una revista secuestrada, y dos dibujantes condenados en un juicio sumario tras el que afirmaron: “No nos han dejado presentar pruebas, han quitado la palabra a nuestro abogado”. Y todo esto ¿por qué? Por que en nuestra avanzada democracia plena de derechos y libertades, si criticas a la monarquía lo pagas.

El ocaso de la monarquía

noviembre 12, 2007

elreyesitoespañol.dibEn toda América Latina, desde México a la Patagonia argentina, la imagen de España ha empeorado. El famoso calentón del rey ha originado una lluvia de críticas contra el monarca y contra un país que muchos siguen viendo como el hogar de aquellos que llegaron hace 500 años en sus carabelas para expoliar al continente americano de sus riquezas y explotar a sus gentes.

Aunque en España la opinión mayoritaria es que Juan Carlos actuó correctamente en defensa de un ex presidente del Gobierno, en el resto del mundo (y en buena parte del país) se opina que el Borbón cometió un grave error diplomático, además de una falta de respeto absoluta (que no absolutista) hacia Chávez y el pueblo venezolano que lo eligió como su presidente. Porque el mismo respeto que se exigió para Aznar es, como poco, el que merece Chávez.

Las multinacionales españolas siguen actuando en muchos países latinoamericanos como en tiempos de Felipe IV. Puede que no nos guste, pero es un hecho demostrado. Como lo es que Aznar apoyó junto a EE.UU. el fallido golpe de Estado de 2002. La verdad duele.

Y al rey, que no permite que nadie hable de fascismo delante suyo en honor a quien le sentó en el trono, Chávez le puso nervioso. Tanto como para abandonar su tradicional pose de “campechano”, señalar con el dedo al presidente venezolano, tutearle y mandarle callar, para luego esconderde detrás de Moratinos. La paciencia tiene un límite, y hasta la sangre azul se calienta. Así que cuando el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, calificó a Unión Fenosa (empresa de la que el rey es accionista) de “mafiosa”, nuestro regio representante abandonó la sala. Eso no es defender los intereses españoles, sino comportarse como en el patio del colegio, dar vergüenza ajena y dejar al país a la altura del betún.

Tan de moda que está últimamente, creo que el rey debería comparecer ante el Congreso para explicar por qué hizo lo que hizo. Y digo debería porque no lo va a hacer, porque por mucho que sea Jefe de Estado no todos somos iguales ante la ley y el Borbón no se rebaja seguir las reglas de la democracia.

La XVII Cumbre Latinoamericana se ha convertido en otra mancha en el reinado de Juan Carlos I. En otro poderoso argumento a favor de la República. Se suma al del oso que cazó estando borracho (el oso), el secuestro de El Jueves, las críticas del senador Iñaki Anasagasti o las quemas de fotos de la familia real.

Descendiente de tiranos absolutistas, designado por Franco, sometido por juramento a los PrFranco y Juan Carlosincipios del Movimiento pero no a la Constitución, Jefe de Estado no democrático, amigo y compañero de correrías de  dictadores y monarcas feudales… Ese es el rey de España, ese es el representante de nuestro país, ese es el que no permite que se hable mal de un jonsista y admirador de Primo de Rivera como Aznar.

Entiendo que Juan Carlos se enfadara, que le pareciera mal que se criticase al empresariado español que le regala yates, o que se utilizara el término “fascista” de forma peyorativa. Que se sintiera más cómodo junto a Pinochet y Fujimori que al lado de Chávez, Ortega y Morales. Pero de momento es el Jefe de Estado de este país y los ciudadanos le pagan por ello 8,29 millones de euros anuales. Lo menos que se le puede pedir es que sea educado, que no interrumpa al Presidente del Gobierno y que no intente alzarse sobre la legitimidad que dan las urnas insultando a un presidente electo.

Hay que recordar al rey que no es Fernando VII. Pero que es muy probable, y cada día lo pone más fácil, que acabe como Alfonso XIII.

Viva la República

Celebración por la II República