Posts Tagged ‘Chávez’

¿Alto el fuego?

enero 7, 2009

Tras casi 700 muertos, Israel ha anunciado lo que los medios y la comunidad internacional han llamado un “alto el fuego“. Durante tres horas al día, la maquinaria genocida israelí detendrá sus ataques para permitir la entrada de ayuda humanitaria.

“El ministro Olmert anunció al mundo que el ejército de Israel no matará palestinos durante 3 horas por día, debido a los humanitarios esfuerzos de los presidentes Sarkozy, de Francia, y Mubarak, de Egipto”. “La idea es que los militares israelíes dejen sus armas cada día durante tres horas, de las 13 horas hata las 16 horas, empezando por hoy, en la ciudad de Gaza”, dijeron fuentes militares. Sin embargo, la continuidad de esta medida se estudiará día a día en función de la situación, tal y como precisó el organismo del Ministerio de Defensa que coordina la invasión de Gaza. Todo ello gracias a los loables esfuerzos de Sarkozy, amigo cercano de los sionistas, y de Mubarak, el egipcio que cierra el paso de Rafah.

¿Debemos agradecer a Israel este gesto generoso, esta humanitaria pausa en su batalla (defensiva) contra el peligroso y despiadado terrorismo de Hamas? Eso es lo que nos están diciendo en la tele, olvidando contar que el Estado sionista exigió que los medios trataran la información sobre Gaza como una guerra entre la organización terrorista Hamas y el ejército regular del Estado de Israel, y no como una invasión israelí.

Olmert genocidio Gaza, Vergara

Casi 700 muertos, que se dice pronto, y la única reacción internacional digna ha sido la del (también maligno) Presidente Chávez, que ha condenado enérgicamente la masacre y ha expulsado al embajador israelí de Venezuela. Porque, a pesar de la hipocresía, los dobles raseros y la retórica vacía, aún quedan reductos de moral y dignidad en este mundo. Mientras que han enmudecido todos aquellos que hablan de Cambio, Democracia, Justicia, Libertad, Paz mundial y Alianzas de Civilizaciones, el perverso “dictador” venezolano ha hecho lo que cualquier gobierno mínimamente moral debería haber hecho. Lo que gritaron en vano todos los ciudadanos que han tomado las calles del mundo desde el inicio del genocidio en Gaza.

Porque mientras Israel sigue sin pausa con un plan cuyo fin evidente es acabar con los palestinos de Gaza u obligarlos al exilio para poder entregar la Franja a la corrupta Fatah, vendida al enemigo, los dirigentes del mundo miran hacia otro lado, siempre obedientes y dispuestos a justificar las atrocidades del enemigo.

Setecientos muertos por votar libremente en unas elecciones, setecientos muertos por querer ser libres, setecientos muertos por intentar sobrevivir en la tierra de sus antepasados. Setecientos muertos.

Anuncios

Bolivia resiste

septiembre 12, 2008

“No pasarán”, “los fascistas no van a pasar”, proclamó el ministro de Defensa, Walter San Miguel, ante los ataques de los separatistas contra la legalidad democrática. “Nuestro reconocimiento desde el más alto comandante militar hasta el último soldado de la patria, porque están demostrando que no responden a la provocación, que no han disparado ni van a disparar un arma de fuego; que prefieren a veces, no solamente dar la mejilla, sino sufrir graves vejámenes para demostrarle al boliviano y al mundo entero que los fascistas no van a pasar”.

Los prefectos de los departamentos separatistas de la “media luna” boliviana (Santa Cruz, Beni, Tarija y Pando), apoyados por civiles armados y para-policías que ellos llaman “comités cívicos”, quieren una guerra civil en Bolivia. Rechazaron negociar con Evo tras la victoria de éste en el referéndum revocatorio, al que el mismo Presidente se sometió y ganó con un 67,41% de los votos, un hecho sin precedentes en la historia boliviana. Se negaron también a hablar con diplomáticos de la embajada de Brasil en Bolivia. Lo único que ellos quieren es sangre, como explicó el dirigente cívico Nelson Valdez: “Queremos guerra civil y van a tener guerra civil”.

Emboscan y asesinan a indígenas desarmados; invaden, saquean y destruyen instituciones estatales; sabotean gasoductos; obligan a los maestros y a los médicos públicos a trabajar en la clandestinidad porque son víctimas de ataques por parte de las bandas fascistas apoyadas por los prefectos opositores. Campan a sus anchas por las ciudades separatistas, ejerciendo el papel de milicianos de la oposición y atacando a todo aquello que tenga que ver con el gobierno central. 

En Sucre, las fotos de los miembros de la Asamblea Constituyente se exhiben en las paredes bajo el rótulo. “Traidores. Enemigos del Departamento”. El diputado indígena Urquizo Cuéllar fue violentamente agredido por “cívicos” el 10 de abril, y mientras le apaleaban les oía decir: “¡Hay que terminar con el indio! Le vamos a cortar la lengua y a sacarle los ojos”. 

El 24 de mayo, el Comité Interinstitucional impidió al helicóptero de Evo, que iba a entregar dos ambulancias y dos millones de dólares para proyectos sociales, aterrizar en Sucre. Para evitar un enfrentamiento con los manifestantes, Morales decidió retirar a las Fuerzas de Seguridad del Estado. Comenzó entonces la “caza de indios”. Éstos venían del campo a recibir a Evo. Grupos de Choque de la Unión Juvenil Cruceñista, llegados desde el este del país, se unieron a los manifestantes y, apoyados por vehículos de la alcaldía, persiguieron, capturaron y golpearon a los indígenas. Amenazados de ser lapidados o quemandos vivos, fueron brutalmente empujados hasta la plaza principal. Los desnudaron. Les obligaron a arrodillarse, a tirarse al suelo y a insultar al Presidente. Mientras, los manifestantes gritaban: “¡Sucre de pie! ¡Evo de rodillas!”.

Todos estos actos son promovidos y respaldados por las prefecturas de la “media luna” y por la embajada de Estados Unidos en Bolivia. El embajador Philip Goldberg trabajó en Bosnia durante la guerra separatista de los Balcanes, y luego en Kosovo, dónde consolidó la separación e independencia de esa región dejando miles de muertos. Es un experto en hacer lo que está haciendo. Ayer fue expulsado de Bolivia por Evo, quizás demasiado tarde.

Hugo Chávez, en muestra de solidaridad con Bolivia y como respuesta a una conspiración para derrocarle, también expulsó al embajador estadounidense en Venezuela. Opinó que Bush “pretende llenar a América Latina de miseria y violencia, pretende detener la fuerza de los pueblos que se han levantado en paz, desde aquí en Latinoamérica”, y le exigió “que respete la soberanía de nuestros pueblos, nuestros gobierno, sólo respeto, no pedimos más nada”. Además ofreció apoyar militarmente al Gobierno boliviano, ante la intentona golpista que promueven “el Gobierno de Estados unidos y la oligarquía boliviana”.

Ante esas agresiones imperialistas, Evo resiste pacientemente. Lleva dos años denunciando el proceso de golpe y la participación directa de la embajada estadounidense, así como hace 35 años lo hizo Salvador Allende sin que en aquella oportunidad se levantara ninguna acción de respaldo contundente por otros mandatarios de la región.

Pero son otros tiempos. Y es el momento de que la idea de una América unida se materialice en hechos concretos. Chávez ha ofrecido apoyo militar en caso de golpe. Brasil ha advertido que “no tolerará una ruptura del ordenamiento democrático en Bolivia”. Chile adoptará medidas diplomáticas, y el gobierno de Argentina ha reiterado “su pleno e incondicional respaldo al gobierno constitucional de Evo Morales ante los graves hechos de violencia y sabotaje terrorista”.

Bolivia resiste. La mayoría del Ejército respalda al gobierno electo, al igual que el pueblo y los demás gobiernos suramericanos. Los separatistas vendidos al Norte no tienen nada que hacer, pero siguen buscando el conflicto armado mediante la destrucción y el asesinato. Hasta que a Evo, porque incluso él tiene un límite, se le acabe la paciencia. Porque nadie va a permitir un nuevo 11 de septiembre de 1973, nadie va a dejar que esto acabe como en Chile, con Evo ametrallado y los sueños de Bolivia desangrándose en la arena.

A Bolivia

septiembre 12, 2008

Esta entrada va dedicada a los hermanos de Bolivia que entran en el blog. Parece que el imperialismo intenta dar un golpe maestro en la región, no solo fomentando la guerra civil y el separatismo en contra del gobierno de Evo, sino intentando también derrocar y matar a Chávez en Venezuela. Quieren repetir el éxito de Chile, quieren hacer con ellos lo que hicieron con Allende. Resistan, compañeros, porque no están solos.

Y los otros, los “pitiyanquis”, los que bailan el agua a Estados Unidos para preservar sus privilegios oligárquicos y económicos, los que asesinan indígenas, saquean instituciones gubernamentales e impiden ejercer a los maestros y médicos del Estado, son ustedes unos comemierda.

Uribe ante la Operación Emmanuel

enero 13, 2008

UribeQué contento se veía a Álvaro Uribe el día 31 de diciembre en Villavicencio, orgulloso por el fracaso de la gestión humanitaria que fueron a hacer otras porque el gobierno de Colombia no fue capaz de hacer (o no quiso hacer). Anunciando el paradero real de Emmanuel como quien saca un conejo del sombrero. Tan exhultante como si hubiera cumplido su objetivo.

No voy a entrar en los pormenores de la Operación Emmanuel. Que si Uribe sabía de antemano que el niño estaba en el ICBF o no, que si lo secuestró para sabotear el intercambio humanitario, que si hubo combates entre el ejército colombiano y las FARC en la zona prevista para la entrega… Sobre todo esto ya se ha escrito mucho.

De lo que deberían tomar nota todos los colombianos es la actitud de Uribe durante toda la operación. De cómo suspendió la mediación de Chávez (por iniciativa propia o por presiones de Washington) en cuanto se empezó a ver que el intercambio tendría éxito, de cómo saboteó con su intemperancia una operación que debería haber culminado sin sobresaltos a finales del año pasado.

El hecho es que Clara Rojas y Consuelo González ya son libres, y que lo son gracias a los esfuerzos de Hugo Chávez. La ex congresista colombiana le solicitó “no bajar la guardia” en el proceso por avanzar hacia un canje humanitario en Colombia, y el le contestó “que no bajaría la guardia porque para mí es un compromiso (…) la resurrección de la Gran Colombia pasa por la paz de Colombia y la unidad de este inmenso territorio”.

La liberación de las dos rehenes en poder de las FARC constituye una tremenda derrota para el presidente Álvaro Uribe, y corrobora una vez más lo que la absoluta mayoría de los colombianos saben muy bien: que el principal obstáculo para el canje humanitario y para pacificar el país no es otro que el presidente Uribe.

Con la liberación de Clara Rojas y Consuelo González ante la absoluta impotencia de Uribe, se agigantan las dudas sobre el margen real de autodeterminación y soberanía que posee su gobierno para resolver la grave crisis política de Colombia. Sus bravatas se vuelven ahora en su contra, mientras que la senadora Piedad Córdoba y Hugo Chávez emergen, ante la opinión pública mundial, como los firmes y confiables negociadores que contra viento y marea (y contra la opinión de la autodenominada “prensa seria” internacional) persistieron en su propósito, mantuvieron la calma y lograron su objetivo.

UribeLas FARC, a su vez, se prestigian como un actor que cumple con su palabra aún en las condiciones más adversas, al paso que Uribe aparece como alguien que no es capaz de cumplir con lo prometido. Los colombianos deberían preguntarse, ahora más que nunca, quién es Álvaro Uribe.

________________________________________________________

Madre de Betancourt cifra sus esperanzas en Chávez y sostiene que Uribe no quiere diálogo

Padre de un militar en poder de las FARC afirma que Uribe siempre ha obstaculizado liberaciones de secuestrados

Colombia, la Operación Emmanuel y la oscura intervención de Estados Unidos

Uribe ordenó operaciones de espionaje contra la delegación internacional en Villacencio

Un pueblo bajo el fuego

diciembre 2, 2007

A 2 de diciembre de 2007, día en que se celebra la consulta popular sobre la reforma a la Constitución Bolivariana de Venezuela y se cumplen 51 años del desembarco en Cuba de los guerrilleros del Granma, reproducimos la última intervención del Comandante Fidel Castro:

UN PUEBLO BAJO EL FUEGO

 

 

Venezuela, cuyo pueblo heredó de Bolívar ideas que trascienden su época, enfrenta hoy la tiranía mundial mil veces más poderosa que la fuerza colonial de España sumanda a la de la República recién nacida de los Estados Unidos, que a través de Monroe proclamó el derecho a la riqueza natural del continente y al sudor de sus pueblos.

Martí denunció el brutal sistema y lo calificó de monstruo, en cuyas entrañas vivió. Su espíritu internacionalista brilló como nunca cuando, en carta inconclusa por su muerte en combate, desveló públicamente el objetivo de su incesante batallar: “…ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber (puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo) de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América…”

No en vano, en un sencillo verso expresó: “Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar”. Más tarde proclamó con frase lapidaria: “Patria es humanidad”. El Ápostol de nuestra independencia escribió un día: “Deme Venezuela en que servirla: ella tiene en mí un hijo”.

Los medios más sofisticados desarrollados por la tecnología, utilizados para matar seres humanos y someter a los pueblos o exterminarlos; la siembra masiva de reflejos condicionados en la mente; el consumismo y todos los recursos disponibles, se emplean hoy contra los venezolanos, pretendiendo hacer trizas las ideas de Bolívar y Martí.

El imperio ha creado las condiciones propicias para la violencia y los conflictos internos. Con Chávez hablé muy seriamente en su última visita el pasado 21 de noviembre sobre los riesgos de magnicidio a los que estaba exponiéndose constantemente en vehículos descubiertos. Lo hice a partir de mi experiencia como combatiente entrenado en el uso de la mirilla telescópica y el fusil automático y a la vez, después del triunfo, como blanco de planes de atentados directamente ordenados o inducidos por casi todas las administraciones de los Estados Unidos desde 1959.

El gobierno irresponsable del imperio no se detiene un minuto a pensar que un magnicidio o una guerra civil en Venezuela, por sus enormes reservas de hidrocarburos, harían estallar la economía mundial globalizada. Tales circunstancias no tienen precedente en la historia del hombre.

Cuba, en la fase más dura a que nos condujo la desaparición de la URSS y el recrudecimiento del bloqueo económico de los Estados Unidos, desarrolló estrechos vínculos con el gobierno bolivariano de Venezuela. El intercambio de bienes y servicios, de casi cero, se elevó a más de siete mil millones de dólares anuales, con grandes beneficios económicos y sociales para ambos pueblos. De allí recibimos en la actualidad el suministro fundamental de combustible que se consume en el país, muy difícil de adquirir en otras fuentes dada la escasez de crudos ligeros, la insuficiente capacidad de refinación, el poder de Estados Unidos y las guerras que ha desatado para apropiarse de las reservas de petróleo y gas en el mundo.

A los elevados precios de la energía añádanse los de los alimentos, determinados por la política imperial de convertirlos en combustible para los voraces automóviles de Estados Unidos y otros países industrializados.

No bastaría el triunfo del Sí el dos de diciembre. Las semanas y meses posteriores a esa fecha pueden llegar a ser sumamente duros para muchos pueblos, entre ellos el de Cub, si es que antes las aventuras del imperio no conducen al planeta a una guerra atómica, como han confesado sus propios jefes.

Nuestros compatriotas pueden estar seguros de que he tenido tiempo para pensar y meditar mucho sobre estos problemas.

Fidel Castro Ruz

29 de noviembre de 2007

El ocaso de la monarquía

noviembre 12, 2007

elreyesitoespañol.dibEn toda América Latina, desde México a la Patagonia argentina, la imagen de España ha empeorado. El famoso calentón del rey ha originado una lluvia de críticas contra el monarca y contra un país que muchos siguen viendo como el hogar de aquellos que llegaron hace 500 años en sus carabelas para expoliar al continente americano de sus riquezas y explotar a sus gentes.

Aunque en España la opinión mayoritaria es que Juan Carlos actuó correctamente en defensa de un ex presidente del Gobierno, en el resto del mundo (y en buena parte del país) se opina que el Borbón cometió un grave error diplomático, además de una falta de respeto absoluta (que no absolutista) hacia Chávez y el pueblo venezolano que lo eligió como su presidente. Porque el mismo respeto que se exigió para Aznar es, como poco, el que merece Chávez.

Las multinacionales españolas siguen actuando en muchos países latinoamericanos como en tiempos de Felipe IV. Puede que no nos guste, pero es un hecho demostrado. Como lo es que Aznar apoyó junto a EE.UU. el fallido golpe de Estado de 2002. La verdad duele.

Y al rey, que no permite que nadie hable de fascismo delante suyo en honor a quien le sentó en el trono, Chávez le puso nervioso. Tanto como para abandonar su tradicional pose de “campechano”, señalar con el dedo al presidente venezolano, tutearle y mandarle callar, para luego esconderde detrás de Moratinos. La paciencia tiene un límite, y hasta la sangre azul se calienta. Así que cuando el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, calificó a Unión Fenosa (empresa de la que el rey es accionista) de “mafiosa”, nuestro regio representante abandonó la sala. Eso no es defender los intereses españoles, sino comportarse como en el patio del colegio, dar vergüenza ajena y dejar al país a la altura del betún.

Tan de moda que está últimamente, creo que el rey debería comparecer ante el Congreso para explicar por qué hizo lo que hizo. Y digo debería porque no lo va a hacer, porque por mucho que sea Jefe de Estado no todos somos iguales ante la ley y el Borbón no se rebaja seguir las reglas de la democracia.

La XVII Cumbre Latinoamericana se ha convertido en otra mancha en el reinado de Juan Carlos I. En otro poderoso argumento a favor de la República. Se suma al del oso que cazó estando borracho (el oso), el secuestro de El Jueves, las críticas del senador Iñaki Anasagasti o las quemas de fotos de la familia real.

Descendiente de tiranos absolutistas, designado por Franco, sometido por juramento a los PrFranco y Juan Carlosincipios del Movimiento pero no a la Constitución, Jefe de Estado no democrático, amigo y compañero de correrías de  dictadores y monarcas feudales… Ese es el rey de España, ese es el representante de nuestro país, ese es el que no permite que se hable mal de un jonsista y admirador de Primo de Rivera como Aznar.

Entiendo que Juan Carlos se enfadara, que le pareciera mal que se criticase al empresariado español que le regala yates, o que se utilizara el término “fascista” de forma peyorativa. Que se sintiera más cómodo junto a Pinochet y Fujimori que al lado de Chávez, Ortega y Morales. Pero de momento es el Jefe de Estado de este país y los ciudadanos le pagan por ello 8,29 millones de euros anuales. Lo menos que se le puede pedir es que sea educado, que no interrumpa al Presidente del Gobierno y que no intente alzarse sobre la legitimidad que dan las urnas insultando a un presidente electo.

Hay que recordar al rey que no es Fernando VII. Pero que es muy probable, y cada día lo pone más fácil, que acabe como Alfonso XIII.

Viva la República

Celebración por la II República

Rebelión elogia a Público

noviembre 3, 2007

Un artículo de Pascual Serrano, publicado en Rebelión el día 29 de octubre, elogió una información publicada dos días antes en Público sobre el proceso de reforma constitucional en Venezuela, calificándola de “periodismo decente”. Dejando al margen su opinión personal, Serrano reprodujo los comentarios más valorados en esa información (entre los que se incluye uno del autor de este blog) y opinó que, al reflejar la opinión mayoritaria de los lectores, estos comentarios “aplauden que haya aparecido un texto y un periódico que no tenga como objetivo embestir contra el proceso venezolano e intente ser plural recogiendo todas las partes. Sin duda es lo mejor que podrían decirle a Público y lo que confirma que muchos ciudadanos no buscaban un medio que aplaudiera ciegamente los nuevos movimientos políticos de América Latina, sólo piden que se informe y no se les ataque. O sea, periodismo decente. Como el trabajo de Gorka Castillo.”

Al margen de que la interpretación de mi comentario sea totalmente correcta, esto demuestra que Público ha creado grandes expectativas en amplios sectores de la población, y de ellos depende que el nuevo diario decepcione o se convierta en una referencia indispensable. Personalmente, por lo que he leído es una versión light de EL PAÍS, más objetivo pero manteniendo ciertas zonas oscuras. Aunque por algo se empieza.

En cuanto a Rebelión, mi enhorabuena a un medio de información que busca informar, hasta el punto de hacer publicidad a la competencia.