Posts Tagged ‘desinformación’

12 reglas para la redacción de noticias sobre Oriente Próximo

enero 7, 2009

1) En Oriente Próximo son siempre los árabes quienes atacan primero, y siempre es Israel quien se defiende. Esa defensa se llama “represalia”.

2) Ni árabes, ni palestinos ni libaneses tienen derecho a matar civiles. A eso se le llama “terrorismo”.

3) Israel tiene derecho a matar civiles. Eso se llama “legítima defensa”.

4) Cuando Israel mata civiles en masa, las potencias occidentales piden que lo haga con mayor comedimiento. Eso se llama “reacción de la comunidad internacional”.

5) Ni palestinos ni libaneses tienen derecho a capturar soldados israelíes dentro de instalaciones militares con centinelas y puestos de combate. A eso hay que llamarlo “secuestro de personas indefensas”.

6) Israel tiene derecho a secuestrar a cualquiera hora y en cualquier lugar a cuantos palestinos y libaneses se le antoje. Su cifra actual ronda los 10 mil, 300 de los cuales son niños y mil, mujeres. No se precisa prueba alguna de culpabilidad. Israel tiene derecho a mantener secuestrados presos indefinidamente, ya sean autoridades democráticamente elegidas por los palestinos. A eso se le llama “encarcelamiento de terroristas”.

7) Cuando se menciona la palabra “Hezbollah”, es obligatorio añadir en la misma frase “apoyados y financiados por Siria y por Irán”.

8.) Cuando se menciona “Israel”, está terminantemente prohibido añadir: “apoyados y financiados por los EEUU”. Eso podría dar la impresión de que el conflicto es desigual y de que la existencia de Israel no corre peligro.

9) En informaciones sobre Israel, hay que evitar siempre que aparezcan las siguientes locuciones: “Territorios ocupados”, “Resoluciones de la ONU”, “Violaciones de los Derechos Humanos” y “Convención de Ginebra”.

10) Los palestinos, lo mismo que los libaneses, son siempre “cobardes” que se esconden entre una población civil que “no los quiere”. Si duermen en casa con sus familias, eso tiene un nombre: “cobardía”. Israel tiene derecho a aniquilar con bombas y misiles los barrios donde duermen. A eso se le llama “acción quirúrgica de alta precisión”.

11) Los israelíes hablan mejor inglés, francés, castellano o portugués que los árabes. Por eso merecen ser entrevistados con mayor frecuencia y tener más oportunidades que los árabes para explicar al gran público las presentes reglas de redacción (de la 1 a la 10). A eso se le llama “neutralidad periodística”.

12) Todas las personas que no están de acuerdo con las sobredichas reglas, son, y así debe hacerse constar, “terroristas antisemitas de alta peligrosidad”.

Comentado por Con el permiso del autor en una noticia de Público

Anuncios

Israel habla de paz mientras dispara obuses

enero 18, 2008

Palestinos muertos en el ataque israel�El ejército israelí asesinó el miércoles a 20 palestinos, la mayoría en el barrio Al-Zaytun, en la ciudad de Gaza, e hirió a más de 50 en el ataque más mortífero desde que Hamás tomó el control de la Franja en junio pasado. Trece de los muertos eran milicianos de Hamás y siete eran civiles. Entre los heridos, hay mujeres, niños y ancianos.

Una de las víctimas, Husam al-Zahhar, de 24 años, era hijo de Mahmud Al-Zahhar, cofundador de Hamás y ex ministro de Asuntos Exteriores. Tras conocer la noticia, Al-Zahhar fue al hospital Shifa, cogió entre sus manos la cabeza ensangrentada de su segundo hijo y pronunció fragmentos del Corán. Su primogénito fue asesinado en 2003 cuando la aviación israelí bombardeó su domicilio en Gaza.

Incluso el presidente de la ANP, Mahmud Abbas, ha condenado el ataque. “Lo que ocurrió hoy es una masacre, una matanza contra el pueblo palestino. Nuestro pueblo no puede dejar pasar estas masacres en silencio”, declaró Abbas a la prensa en Ramallah. “Estas masacres no pueden conducir a la paz”, insistió.

El portavoz de Hamas, Sami Abu Zuhri, declaró que la Autoridad Palestina cometería “un crimen” si siguiera negociando con Israel mientras continúan los ataques en la Franja de Gaza. Desde que ambas partes iniciaron oficialmente conversaciones de paz en noviembre pasado, han muerto por disparos israelíes en Gaza 115 palestinos, según cálculos de la AFP.

Por la noche, otros cuatro civiles palestinos murieron y varios más sufrieron heridas por el disparo de un misil israelí en Beit Hanun, en el norte de la franja de Gaza.

¿Se imaginan que un atentado palestino hubiese causado tantos muertos? ¿Se imaginan las portadas de todos los periódicos? ¿Se imaginan a la CNN, la FOX, Euronews y a las demás cadenas de televisión conectando en directo? ¿Se imaginan a los sesudos analistas que llenarían diarios y programas de todo tipo para explicarnos lo muy terroristas que son los palestinos? Nada de eso ha ocurrido, porque esta vez los muertos son palestinos.

Los medios inventan la renuncia de Fidel

diciembre 30, 2007

Fidel con MandelaLos medios de “comunicación” han estado bombardeándonos en los últimos días con la noticia de la supuesta renuncia de Fidel Castro que habría delegado todos sus poderes en su hermano Raúl. Para elaborar esta mentira, se basaban en una frase de una carta que Fidel envió el 17 de diciembre al director del programa informativo Mesa Redonda: “Mi deber elemental es no aferrarme a cargos, ni mucho menos obstruir el paso a personas más jóvenes, sino aportar experiencias e ideas cuyo modesto valor proviene de la época exepcional que me tocó vivir”.

La frase, totalmente manipulada y sacada de contexto, pertenece a una reflexión del Comandante sobre la reciente Conferencia de Bali sobre el medio ambiente, en la que acusaba a los países del Primer Mundo de ser los principales responsables del cambio climático.

Una nueva carta de Fidel, envíada a la Asamblea Nacional de Cuba el día 27, sirvió a los medios para consolidar su mentira. A pesar de que la carta se hacía eco de la manipulación y la negaba, y de que Castro hablaba en ella sobre su candidatura a diputado en las próximas elecciones, un párrafo fue sacado de contexto: “Leí el discurso breve y concreto elaborado por Raúl, que me envió previamente. Es necesario seguir marchando sin detenerse un minuto. Levantaré mi mano junto a la de ustedes para apoyarlo”. Muchos suprimieron incluso la segunda frase.

Pero todo eso no son más que mentiras. Fidel Castro sigue siendo, por deseo de los cubanos en edad de votar, Presidente de la República, y ha sido postulado para las próximas elecciones como candidato al Parlamento, que probablemente le elija de nuevo presidente.

Sobre el NO y las grietas de la Revolución Bolivariana

diciembre 5, 2007

El lunes, aún en caliente y noqueado por la victoria de la oposición venezolana, cometí un error: eché toda la culpa del fracaso electoral al imperialismo y a los medios de desinformación. No se puede negar que tanto la manipulación mediática (que tildaba a Chávez de dictador con veleidades vitalicias y describía el socialismo como “un sistema que te quita tus posesiones”) como la presión de Estados Unidos y de la oligarquía venezolana influyeron en la baja participación. Pero en ningún modo pueden justificar un 44,9% de abstención.

La oposición no se ha incrementado. Son los mismos de siempre. El factor decisivo en la primera derrota electoral de Hugo Chávez ha sido que, por primera vez, casi la mitad de los ciudadanos no se han molestado en votar. Y cuando el proyecto bolivariano recibe menos cantidad de votos (4.379.392 para el Bloque A y 4.335.136 para el B) que el número de militantes del PSUV (5.200.000), hace falta revisar críticamente las raíces mismas de la Revolución Bolivariana y, sobre todo, analizar sus errores.

1. La conducción vertical del proceso bolivariano

Heinz Dieterich, en su artículo Derrota estratégica en Venezuela; peligro mortal para Bolivia y Cuba, culpa al sistema de conducción oficial de la derrota en el referéndum. En los tres pilares del Estado, el presidente no tiene un contrapeso. La Asamblea Nacional es un eco de la voluntad presidencial, es decir, sus miembros se dedican a asentir ante todo lo que dice Chávez. Por otro lado, la relación bilateral y no colectiva del gabinete y el partido con el Jefe de Estado es beneficiosa en el sentido de que distancia al presidente de los errores y posibles escándalos (y más en un sistema que se basa en la popularidad de Chávez), pero puede llevarle a un cierto alejamiento de la realidad.

Pero el error fundamental en la reforma fue que, cuando se lleva años repitiendo continuamente al pueblo que su participación a todos los niveles es un requisito imprescindible para transformar la realidad, se ha pretendido imponer el socialismo desde arriba, por mucho referéndum de democracia burguesa con el que se maquille.

Esa transición no puede acontecer de otra manera que a través de la activación de la voluntad popular a través de una Asamblea Constituyente que reforme el texto constitucional. Sólo entonces la vía será la adecuada jurídica y estratégicamente, y gozará de la legitimidad y fuerza necesaria para convertirse en una realidad.

Mientras tanto, la preparación del cambio al socialismo es perfectamente posible con la Constitución de 1999. La derrota electoral no es un freno en la Revolución sino la postergación de su aplicación definitiva hasta un momento en el que la conciencia colectiva se encuentre más identificada con la idea socialista.

2. La situación económica

Si la identidad política popular no estaba aún madura, la coyuntura política tampoco era la adecuada. Aunque Venezuela tiene el mayor crecimiento económico de América Latina y las rentas del petróleo llegan a toda la población, aún hay desequilibrios decisivos. Y cuando una de las principales armas de la oposición es la denuncia de la inflación y la escasez de algunos alimentos, no está de más solucionarlo antes de llamar a los ciudadanos a las urnas.

La escasez provocada, un clásico en la estrategia de la oposición, es potenciada por sectores empresariales que acaparan productos de primera necesidad para boicotear el proceso venezolano. Pero no es aceptable que, más de tres años después de la creación de Mercal (un sistema estatal de distribución de alimentos entre los barrios más humildes) éste siga siendo incapaz de garantizar suministros tan básicos como la leche o el café por mucho boicoteo que haya de distribuidores o productores.

En cuanto a la inflación, va adquiriendo una naturaleza endémica que, si bien en términos macroeconómicos no es preocupante, en términos particulares afecta en mayor proporción e intensidad a las clases populares que, en gran medida, son el pilar básico de la revolución. El apoyo de los menos favorecidos al chavismo depende de que traduzca la política económica y social en una realidad concreta y fácilmente perceptible para ellos.

Aparte de los problemas económicos ya citados, está la idea de sustituir la inversión externa por la inversión del Estado, en lugar de controlarla, debido a una sobreestimación del poder del Estado frente a las fuerzas del mercado. La economía venezolana sigue siendo una economía de mercado capitalista y su superestructura la de una democracia burguesa, y esto determina las opciones reales que tiene la política económica de Chávez. La voluntad del cambio revolucionario y el deseo de ayudar a los pobres, no logra contrarrestar esas realidades objetivas, tal como experimentaron Mao en el “gran salto adelante” y Fidel en la zafra de las 10 millones de toneladas. El voluntarismo tiene sus límites objetivos.

3. La corrupción

Es un problema endémico en gran parte del aparato estatal venezolano y a todos sus niveles de gobierno. No se ha incrementado la corrupción heredada de la IV República, pero lo cierto es que no se ha hecho prácticamente nada para combatirla. Vista como una lacra por la sociedad y utilizado por la oposición para acusar al Gobierno de incompetencia en el ámbito burocrático, la corrupción debe ser erradicada mediante una política decidida e inmediata.

4. La actitud de Chávez en la recta final de la campaña

La reforma, a la vez que proporcionaba mayores niveles de participación popular, propugnaba una concentración de poderes importante en la figura del Presidente de la República, por lo que Chávez era muy importante para defenderla, exponerla y convencer a la población de su necesidad.

Por ello fue un terrible error que, a finales de la campaña electoral, el presidente saliera del país por más de una semana para visitar Chile, Arabia Saudí, Irán, Francia, Portugal y Cuba. Además, esa ausencia estuvo marcada por el incidente con el rey Juan Carlos durante la Cumbre Iberoamericana y el consiguiente conflicto diplomático con España, que llevó a Chávez a anunciar en los últimos días de campaña (e incluso durante la jornada de reflexión) una posible nacionalización de los bancos españoles en Venezuela. Aparte de desviarse del tema crucial en esos días, la amenaza pudo influir en muchos miembros de la clase media que quizá temieran por sus ahorros.

5. Información y desinformación

Ante la increíble campaña de desinformación de los medios de comunicación antichavistas, dentro y fuera de Venezuela, los medios oficialistas se demostraron totalmente incapaces de hacerle frente. Aunque en Venezuela hay cuatro canales de televisión pública en abierto y numerosas emisoras de radio comunitarias, su difusión informativa de la Revolución Bolivariana deja mucho que desear, principalmente a nivel de Internet y prensa escrita.

En cuanto a los contenidos de las cadenas de televisión estatales, se han cometido graves errores de comunicación durante la campaña electoral. Aunque la cobertura extranacional es imprescindible y darle importancia muy loable desde el punto de vista del internacionalismo revolucionario, lo que no es normal es que, a la hora en que supuestamente salían los resultados del referéndum, en Telesur haya un documental sobre Colombia

Se ha fallado también en la difusión de la conspiración de la CIA contra el gobierno de Venezuela, de la financiación de Estados Unidos a la oposición y de la verdad sobre el tiroteo con los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela.

Chávez Socialismo

Es muy necesario detectar con exhaustividad los errores del proceso revolucionario y los factores que han llevado a un importante porcentaje de los chavistas a no participar en la consulta popular. Pero no pueden olvidarse los numerosos logros bolivarianos ni que, como ya dije en el anterior post, a pesar de la derrota electoral el referéndum se ha convertido en una victoria moral de valor incalculable. Pocos creerán ahora que no hay democracia en Venezuela. Muchos empezarán a ver con otros ojos el Socialismo del Siglo XXI. Aún no era el momento, pero seguiremos luchando. Hasta la victoria siempre.

Para EL PAÍS nunca es suficiente

octubre 17, 2007

Primero fue el asqueroso editorial Caudillo Guevara, sobre el que ya se habló en este blog. Al defensor del lector de EL PAÍS le llovieron tantas críticas que tuvo que reconocer que nunca había visto nada parecido. La publicación de una de ellas hizo suponer a muchos un cambio de actitud, una pequeña muestra de arrepentimiento. El día 14 una carta al director de José Vidal-Beneyto titulado La figura del Che volvía a criticar el editorial y condenaba la “enconada campaña de ataques y descrédito” que busca sustituir la leyenda del Che por otra negra.

Pero ayer, el periódico de PRISA volvía a la carga con dos artículos. El primero, El mito del Che, criticaba la opinión del señor Vidal-Beneyto y llamaba paranoicos a todos los que se habían sentido mal con el polémico editorial al acusarlos de ver tras las críticas al Che una campaña pagada por los neocons americanos “a los que quizá podríamos sumar también la CIA y quién sabe si también los marcianos verdes”. Otra perla de la defensiva respuesta de EL PAÍS fue la llamada a abandonar mitos como el del Che porque reporta muchos réditos al marketing publicitario del capitalismo. Esa es la visión progresista de un periódico que se pretende global y moderno: si el capitalismo nos roba algo, aunque se trate de un mito, debemos servírselo en bandeja y no tratar de recuperarlo.

El segundo fue un artículo patético, sesgado, manipulador y vergonzoso, siguiendo la línea de Caudillo Guevara, en el que, entre otras barbaridades, se llegaba a comparar la figura de Ernesto Guevara con la de Osama Bin Laden. No era suficiente con asesino, ahora es también un terrorista.

Y hoy, sin venir a cuento, bajo un artículo sobre la monarquía belga, me encuentro esto:

EL PAIS da vergüenza

No es ya una visión profundamente subjetiva e insultante sobre un personaje histórico. Ahora es reírse de un muerto, hacer burla con la foto de un cadáver recién asesinado. Me pregunto qué habría pasado si se hubiera hecho lo mismo con una víctima de ETA. Si esta es la nueva línea que va a seguir EL PAÍS, si va a ser así de moderno y global, voy a sustituirlo por La Razón, las reflexiones políticas de Le Pen o los libros de Aznar. Leeré lo mismo, y al menos no me sentiré traicionado.

Las latas de atún de Chávez

agosto 29, 2007

La historia del enésimo montaje contra Venezuela

Pascual Serrano

Hemos asistido a un gran debate sobre la presencia de latas de atún en las zonas afectadas por el terremoto de Perú donadas por Venezuela, donde aparecían fotos del presidente Hugo Chávez y el opositor peruano Ollanta Humala con frases críticas contra el gobierno de Perú. La gran mayoría de los medios, y muy especialmente los españoles, han arremetido contra el gobierno venezolano al que han acusado de aprovecharse de una tragedia para hacer campaña. El asunto fue primera página de los diarios El País, El Mundo y La Razón el día 21 de agosto. Vale la pena estudiar con detenimiento el asunto.

Lo primero que llama la atención es que de la única fuente de donde se nutren todos los periódicos y agencias para afirmar la distribución de esas latas es el periódico de derechas peruano Expreso. En él aparece la noticia el día 20 sin firmar con una foto cuya autoría tampoco se cita. Resulta sorprendente que ningún otro periodista ni medio de comunicación presente en la zona -y había muchos- pudo encontrar las latas, a pesar de que el diario peruano decía que había “miles” “repartidas en zonas de desastre”.

Al día siguiente El Mundo titula: “Chávez envía ayuda humanitaria a Perú etiquetada con propaganda bolivariana” . La crónica del enviado especial a Pisco, Ramy Wurgaft, comienza afirmando que “El Partido Nacionalista de Perú, (PNP), una formación con fuerte apoyo financiero y logístico desde Caracas, envió a la zona de la catástrofe 3.500 latas de atún en las que aparece la imagen de su líder Ollanta Humala, junto a la del presidente venezolano Hugo Chávez sobre un fondo rojo”. A pesar de encontrarse el periodista en la zona la noticia la ilustra con la foto del diario peruano del día anterior, es decir, el enviado de El Mundo no ha fotografiado ni suponemos que ha visto las latas puesto que debe recurrir a una fotografía de hemeroteca. Sólo dentro del texto encontramos el desmentido de líder opositor peruano Ollanta Humala y del ministro de Información de Venezuela, William Lara.

Eso sí, recoge un testimonio que confirma la noticia, el de “Desiderio Vergara, empleado de la red de supermercados Wong”, que “comentó a El Mundo que los nacionalistas pegaron unas etiquetas en las que se lee: «Frente al desastre natural que sacudió al Perú, el PNP se hace presente junto con la hermana República Bolivariana de Venezuela y su líder, Hugo Chávez»”. Resulta sorprendente que si buscamos a esa persona en Internet no ha hecho declaraciones a ningún otro medio, sólo a El Mundo, pero también si entramos a la web de esa cadena de supermercados y vemos el listado de tiendas [1] comprobamos que todas están en Lima, no hay ninguna en la zona del terremoto, difícil será por tanto encontrar allí a empleados de la cadena. Para asegurarnos llamamos al servicio de atención al cliente de supermercados Wong y, efectivamente, nos confirman que no tienen comercios fuera de la capital de Perú.

La noticia le permite al diario español publicar un texto a modo de editorial titulado La falta de escrúpulos de Chávez”. En él mezclan la compra de armamento, el encuentro de Maradona con Chávez y, como no, el asunto de las latas de atún señalando la “falta de escrúpulos para hacer proselitismo incluso aprovechando la peor de las tragedias. La ayuda humanitaria de Venezuela a los damnificados de Perú incluye conservas con su efigie y la de su protegido en el país andino, Ollanta Humala”.

Al día siguiente, el 22 de agosto, su columnista David Torres volverá a cargar contra el presidente venezolano con un artículo titulado El atún de Chávez.

El derechista diario español La Razón también dedica página entera al asunto ese 21 agosto en una información desde Pisco del enviado especial Angel Sastre, bajo el sensacionalista título de “Chávez envenena el rescate en Perú”. Como subtítulo: “El presidente venezolano envía ayuda humanitaria para paliar el seísmo etiquetado con su imagen y la del derrotado candidato a la Presidencia, su aliado populista Ollanta Humala”. El periodista también cita como fuente el diario peruano y opta por no publicar foto alguna a pesar de que la información ocupa toda la página. Por supuesto el desmentido del embajador venezolano que recoge dentro del texto no le impide dar por hecho la existencia de las latas a pesar que no las ha visto y menos aún fotografiado.

También el diario ABC de este 21 de agosto se hace eco de la noticia, pero de forma breve y citando un cable de AFP, el cual a su vez cita al diario Expreso en aquella noticia que nunca se supo quien la escribió porque nadie la firmó.

Sin embargo, la versión digital de El Mundo del mismo día ya reconoce que el asunto no está muy claro con el titular “El misterio de las latas de atún con propaganda de Chávez”, ahora ya procedente de un teletipo de Efe y no de su enviado que recoge testimonios en Pisco de empleados de empresas que están en Lima e informa de la presencia de latas de atún cuyas fotografías debe recogerlas de un periódico del día anterior. Es el mismo cable que publica ese día El País, también en portada, recogiendo en el subtítulo “El Gobierno de Venezuela ha negado que el alimento que ha donado tras el terremoto esté etiquetado con la fotografía del Presidente. -La oposición peruana tampoco se ha adjudicado la autoría”.

Resulta curioso que si vemos con detalle los textos de los cables de las agencias, el envío a Perú de latas de atún con la esfinge de Chávez y Humala está siendo desmentida por el nuevo embajador de Venezuela en el país, José Armando Laguna; el ministro de Información de Venezuela, William Lara; el director del cuerpo nacional de socorristas de la Protección Civil de Venezuela, coronel Antonio Rivero, quien mostró a la prensa local las bolsas con alimentos que se han enviado a Perú para demostrar que son marcas comerciales locales y que no tienen fotos de Chávez o de Humala, y el ministro de exteriores venezolano, Nicolás Maduro. Este último afirmó sin dudas que se trataba de un “montaje” y una “lata podrida” con el fin de “manchar” la solidaridad del gobierno de Hugo Chávez con el pueblo de esa nación. Pocos días más tarde el propio Chávez también desmentiría su relación con esas latas.

Incluso, ni siquiera el presidente peruano Alán García confirmó el origen de los envases: “No creo que Chávez esté haciendo propaganda, porque él no es candidato aquí en el país. Habría que preguntarse quién entrega esas latas, que es de muy mal gusto”. Extraño que haya camiones repartiendo miles de latas y que el presidente del país no sepa de donde proceden.

Mientras tanto Vicente Romano, catedrático español jubilado de Comunicación Audiovisual, presente en esas fechas en Perú, ha señalado en el periódico Rebelión.org que “Todas las latas reunidas por el PNP (el partido de Ollanta Humala) son de marcas comerciales peruanas. Los envíos de Venezuela han permanecido almacenados (retenidos) en la base aérea de Ica. Ninguna autoridad fue a recibir la ayuda venezolana. La revisión de la carga no ha descubierto nada relacionado con las latas de marras. El presidente Alan García se ha disculpado a medias ante Chávez, pero deja abierta la calumnia para Ollanta”. Romano también ha recordado que la línea editorial del diario Expreso ha sido de constante acoso y mentiras contra el opositor Humala.

Las conclusiones a las que podemos llegar están claras. La prensa mundial se ha lanzado de cabeza a criticar al presidente Chávez por aprovechar el terremoto de Perú para enviar una ayuda en forma de latas de atún con las que hace apología política, pero ni un solo enviado de esos medios ha visto las latas ni les ha hecho fotos, puesto que todos citan y reproducen las mismas imágenes del diario peruano donde no aparecen nunca más de tres latas, bien expuestas a la cámara a pesar de que dicen que hay miles. Una noticia de la que ningún periodista ni ningún fotógrafo del diario peruano se ha hecho responsable. El hecho fue desmentido desde Venezuela por dos ministros, un embajador, el presidente y el responsable de protección civil; y desde Perú por el líder del partido que decían aparecía en la etiqueta. Ninguno de esos desmentidos ha podido evitar que se siga afirmando o insinuando la presencia de esas latas. Tampoco ha aparecido ningún damnificado del terremoto que haya afirmado haber recibido ni consumido ninguna de esas conservas. El único testimonio es recogido en Pisco y procede de un empleado de unos supermercados que no existen en esa región. Tampoco existe ni se ha hecho público dato alguno sobre qué empresa -venezolana o peruana- las ha fabricado y distribuido, ni tampoco información sobre su registro sanitario o legal.

Por último, un detalle, el gobierno peruano que dice no saber nada del asunto ni haberlo investigado, parece muy eficaz etiquetando productos con motivo del terremoto. El día 23 se informaba que iba a regalar a los gobiernos que habían ayudado tras el seísmo botellas de pisco, un licor local, etiquetado como “Pisco 7,9”, en alusión al grado de la escala Richter alcanzado por el terremoto.

www.pascualserrano.net