Posts Tagged ‘EEUU’

Falsos mitos sobre el conflicto en Palestina

enero 16, 2009

La historia del conflicto en Palestina está plagada de falsos mitos, de sinsentidos creados por la propaganda sionista. La versión inicial de esa historia se centra en tres falsos mitos:

1. A Israel se le concedió legitimidad mediante la resolución 181 de Naciones Unidas que establecía la partición. Lo cual no tiene sentido porque sin el consentimiento de la mayoría del pueblo palestino la ONU no tenía derecho a decidir la partición de Palestina ni a asignar cualquier parte de su territorio a una minoría de inmigrantes extranjeros.

A pesar de eso, con un margen mínimo y con la votación amañada, la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución para dividir Palestina y crear un Estado árabe y otro judío. Pero la resolución de la Asamblea General no podía tener efecto a menos que lo aprobara el Consejo de Seguridad. Y la propuesta de división nunca llegó al Consejo de Seguridad para su estudio, porque EE.UU. sabía que, si se aprobaba, sólo podría ser puesta en práctica mediante la fuerza.

Por ello, el plan de partición nunca adquirió validez, y qué hacer con Palestina volvió a debatirse en la Asamblea General. Pero mientras la Asamblea General debatía, Israel declaró de manera unilateral su derecho a la existencia, desafiando a la comunidad internacional.

2. Israel ha vivido en peligro constante de aniquilación, de que lo “arrojen al mar”. La verdad histórica es que la existencia de Israel nunca ha estado en peligro. No lo estuvo en 1948/49. Tampoco en 1967. Y ni siquiera en 1973. La afirmación sionista de lo contrario fue la tapadera que permitió que Israel se saliese con la suya donde más importaba, en EE.UU. y en Europa, al presentar su agresión como defensa propia y a sí mismo como la víctima, cuándo lo que fue, y sigue siendo, es el opresor.

Yasser Arafat3. No ha habido ningún personaje palestino dispuesto a negociar la paz. La verdad histórica es que Yasser Arafat sí preparó el terreno en el lado palestino para alcanzar la paz, y lo hizo en 1979, hace casi treinta años. En 1979, Arafat convenció al Consejo Nacional Palestino para que apoyara su política y el hasta entonces inimaginable acuerdo con Israel (la aceptación de Israel en el interior en sus fronteras anteriores a 1967 exigía que los palestinos renunciasen a reclamar el 78% de su territorio).

El problema fue que Arafat no tuvo enfrente un interlocutor israelí por la paz, porque el sionismo no ha estado nunca, y sigue sin estarlo, interesado en la paz en ninguno de los términos que los palestinos pudieran aceptar. Es cierto que en 1993 Arafat (quizá) tuvo un interlocutor israelí por la paz encarnado en Yitzhak Rabin, asesinado por un sionista radical antes de que las negociaciones llegaran a algo.

Los sucesores de Rabin olvidaron la paz y se centraron en demonizar a los palestinos. Es falso que Barak le ofreció a Arafat el 95% de todo lo que había dicho que quería. Es muy probable que los israelíes envenenaran a Arafat. Pero a pesar de eso, y de que Abbas sea una marioneta israeloestadounidense, podemos estar seguros de una cosa: con o sin un líder títere, el pueblo palestino no aceptará nunca las migajas de la mesa sionista en forma de dos o tres bantustanes a los que pudieran llamar Estado.

Niño palestino contra tanque israeli

La verdad fue que el Estado sionista, creado fundamentalmente como consecuencia del terrorismo sionista y de la limpieza étnica, no tenía derecho a existir ni lo tiene a menos.a menos que sea reconocido por aquellos que fueron desposeídos de su territorio y de sus derechos. Según el Derecho Internacional, únicamente los palestinos podrían dar a Israel la legitimidad que reclama. Y esa legitimidad es lo único que los sionistas no pueden arrancarles por la fuerza.

La pregunta que deben contestar todos los que exigen que Hamás reconozca a Israel es ésta: ¿Cuál es el Israel que debe reconocerse, el de las fronteras anteriores a la guerra de 1967  o un Israel más grande que día tras día usurpa más y más territorio?

Porque la posición real de Hamás es evidente. Si mañana Israel demostrase que está listo para negociar una paz basada en una verdadera solución de dos Estados, uno que devolvería a Israel a sus fronteras anteriores a 1967, con Jerusalén como ciudad abierta y capital de los dos Estados, Hamás sería el primero en sentarse a negociar.

Pero la realidad es que la solución de los dos Estados ya está muerta, asesinada por los asentamientos que Israel ha creado y sigue creando en Cisjordania, en claro desafío de las resoluciones de la ONU, la legislación internacional e incluso del gobierno de Bush.

La estrategia sionista para una solución final al problema palestino no deja ahora lugar a la imaginación. Los dirigentes de Israel y quienes los apoyan en EE.UU. aún creen que con el uso de la fuerza bruta y reduciendo a los palestinos a la más abyecta pobreza quebrarán su voluntad de continuar la lucha por sus derechos. La idea es que,  absolutamente desesperados, los palestinos estarán dispuestos a aceptar las sobras o, mejor aún, abandonarán su tierra y buscarán una nueva vida en otros países.

Israel asesino

Basado en un artículo de Alan Hart

Anuncios

Aclaraciones sobre Hamas y la ruptura de la tregua

enero 5, 2009

Todos sabemos lo que está pasando en Gaza, pero nos suelen decir que si la culpa es de Hamas, que Israel se defiende, etc. Antes de entrar en materia, habría que aclarar ciertos puntos sobre Hamas:

1. Hamas no tomó el poder por la fuerza, sino que ganó en enero de 2006, con un 65% de los votos, unas elecciones auspiciadas por la UE y sin ninguna irregularidad. La decisiónHaniya Abbas democrática de los palestinos supuso la congelación de las ayudas humanitarias por parte de EEUU, Rusia, la UE y la ONU. Israel comenzó una “estrategia de aislamiento” que retuvo más de 40 millones de euros vitales para la supervivencia de los palestinos de los Territorios Ocupados. También arrestaron a los diputados de Hamas en Jerusalén y Cisjordania, lo que inhabilitó el Parlamento palestino.

Según una investigación de la revista ‘Vanity Fair’ apoyada en documentos confidenciales autentificados por fuentes norteamericanas, “hubo una iniciativa encubierta aprobada por Bush e implantada por la secretaria de Estado Condoleezza Rice y el viceconsejero de Seguridad Nacional, Elliott Abrams, para provocar una guerra civil palestina.

El plan fue apoyar las fuerzas dirigidas por Fatah y dotarlas con nuevo armamento suministrado a petición norteamericana para dar a Fatah la fuerza necesaria para sacar del poder al Gobierno electo. Hamas aceptó entonces crear un gobierno de coalición para evitar el conflicto.

El líder de la ANP, Mahmud Abbas, se negó a entregar el control de las fuerzas de Seguridad a Hamas, que organizó sus propias fuerzas. Los choques aislados entre ambas facciones se sucedieron durante casi un año y medio, hasta que en junio de 2007 derivaron en una corta guerra intestina.

En pocos días, Hamás consiguió expulsar a Fatah de Gaza. Abbas disolvió el Gobierno para nombrar un nuevo Ejecutivo sin ningún miembro del partido que ganó las elecciones, dividiendo ‘de facto’ Gaza (bajo control de Hamas) y Cisjordania (dominada por Fatah con el apoyo de Israel).

2. El bloqueo fue impuesto días después de la victoria electoral de Hamás. Tras los combates interpalestinos y la captura del soldado israelí Gilad Shalit, Tel Aviv declaró Gaza entidad enemiga y endureció el bloqueo. Desde entonces, la primera crisis humanitaria creada expresamente por Occidente ha empobrecido a la población hasta límites insospechados. Hoy en día, los habitantes de Gaza tienen serias dificultades para encontrar pan.

3. Es totalmente falso que la culpa de la ofensiva sea de Hamas por lanzar cohetes. El pasado 19 de diciembre, Hamas dio por finalizada una tregua unilateral de seis meses durante la cual no lanzaron su artillería casera salvo en respuesta a bombardeos israelíes. A cambio, exigáin que Israel permitiera la entrada de productos básicos y combustible, algo que nunca ocurrió.

Mientras la situación humanitaria empeoraba aún más en la Franja, los israelíes prohibieron el paso de ayuda de Naciones Unidas, llegando a vetar el suministro de combustible necesario para que las agencias de la ONU pudieran asistir a la población.

Con motivos más que suficientes, Hamás decidió romper la tregua que ellos mismos habían propuesto. A los tres días, después del lanzamiento de algunos cohetes por parte de la Yihad Islámica y otros grupos, varios activistas de Hamas fueron asesinados por el ejército de Israel, lo cual provocó que el movimiento de resistencia islámico se uniera al lanzamiento de artefactos caseros.

Niñas muertas en Gaza

Así que no se fíen mucho de todos esos periódicos y políticos que echan la culpa a Hamas o dividen la culpa a partes iguales.

Preparando el ataque a Irán

septiembre 4, 2008

 

El servicio de inteligencia holandés, AIVD, ha cancelado una operación orientada a infiltrar y sabotear la industria de armamentos de Irán debido a una evaluación de que un ataque de EE.UU. contra el programa nuclear de la República Islámica es inminente, según una información aparecida el viernes en el periódico De Telegraaf de ese país.

El informe afirmó que la operación holandesa ha sido “extremadamente exitosa,” y que fue detenida porque los militares de EE.UU. planificaban el ataque de objetivos que estaban “relacionados con la acción de espionaje holandesa.”

El inminente ataque aéreo contra Irán sería realizado por aviones sin tripulación “dentro de semanas,” afirmó el informe, citando a fuentes “bien posicionadas.”

Según el diario Maariv, la cúpula política y militar israelí tomó la decisión de atacar Irán hace tres meses, después de numerosas “discusiones estratégicas” al respecto. Desde entonces el Ejército, y especialmente la Fuerza Aérea, no han cesado de prepararse para el ataque.

Más de un centenar de aparatos participaron recientemente en unas maniobras específicas sobre el Mediterráneo oriental y hace sólo unas semanas se filtró que los cazas israelíes se entrenan en las bases estadounidenses en Irak, cerca de la frontera iraní.

La cúpula israelí no quiere depender de Occidente en esta cuestión y no oculta que lo que está buscando es ni más ni menos que la caída del régimen de los ayatolás. Los israelíes pretenden embarcar a Washington en esta aventura pero actuarán solos si la Administración norteamericana se muestra renuente.

El Gobierno de Ehud Olmert ha lanzado una campaña para preparar a Occidente para lo que se avecina. En ella, no sólo participan políticos del Ejecutivo sino también dirigentes de la oposición, de manera que se transmite la idea de que todo el arco político está conforme con la decisión.

Los israelíes sazonan las amenazas a Irán con advertencias a Occidente utilizando un tono agresivo que no admite lugar a dudas. Un buen ejemplo es la visita que la semana pasada realizó a Austria y Suiza Efraim Sneh, un ex dirigente laborista que acaba de fundar otro partido.

Sneh exigió a sus interlocutores europeos que bajo ninguna circunstancia inviertan en Irán. “Es una lástima porque Ido lo incendiará todo”, advirtió, en referencia a Ido Nehushtan, el general que recientemente se ha hecho cargo de la Fuerza Aérea israelí con la misión específica de preparar el ataque contra Irán.

El sábado, el Jefe Adjunto de Estado Mayor de Irán, general Masoud Jazayeri, advirtió que si EE.UU. o Israel atacaban a Irán, sería el comienzo de otra Guerra Mundial.

(Fuentes: Jerusalem Post, Ma’ariv)

“Si Occidente odia tanto las armas nucleares, ¿por qué no destruye las suyas?”

Hipocresías y esperanzas en Annapolis

noviembre 26, 2007

Noam Chomsky

Rabino contra el sionismoLos crímenes contra los palestinos en los territorios ocupados y en otras partes, particularmente desde que los palestinos votaron “de manera equivocada” y dieron la victoria a Hamas el año pasado, son tan escandalosos que la única reacción emocionalmente válida es la furia y el pedido de acciones extremas.

Pero eso no ayuda a las víctimas, y es probable que les haga daño. Nuestras acciones tienen que estar adaptadas a las circunstancias del mundo real, pese a lo difícil que puede ser permanecer calmo al enfrentar crímenes vergonzosos, en los cuales nosotros, en los Estados Unidos, estamos directa y crucialmente implicados.

Nos estamos aproximando a la conferencia entre israelíes y palestinos convocada por el presidente de Estados Unidos George W. Bush y que se realizará en Annapolis, Maryland. Es la primera iniciativa diplomática potencialmente seria de esta administración en relación al conflicto.

De manera ideal, las negociaciones de Annapolis deberían comenzar en el punto que habían alcanzado en Taba, Egipto, en enero de 2001. Esa semana fue el único momento en 30 años que los Estados Unidos e Israel abandonaron la posición de rechazo que han mantenido en virtual aislamiento hasta el presente. Y Taba estuvo a punto de llegar a un arreglo para la creación de dos estados, con un razonable canje de tierras. La idea convencional es que en Taba los palestinos rechazaron la generosa oferta de Israel. De hecho, la conferencia terminó abruptamente por decisión del primer ministro israelí Ehud Barak, cuando los negociadores informaron que estaban a punto de llegar a un acuerdo.

Tal vez Taba estuvo al borde del éxito porque Estados Unidos no actuó como mediador. La política de Washington hacia israelíes y palestinos ha sido por mucho tiempo una contorsión.

“Cada administración (de Estados Unidos), desde 1968, cuando Israel ganó la guerra y ocupó Cisjordania y la Franja de Gaza, ha favorecido devolver, al menos en privado, casi todo el territorio a los palestinos con el propósito de crear un Estado palestino separado”, observó hace dos meses el respetado analista de política Leslie Gelb en The New York Times Book Review. Observen la frase “en privado”. ¿Por qué no públicamente?

Gelb no puede querer decir que la diferencia en la posición viene del miedo al aterrorizante lobby israelí, pues intenta negar la tesis de que se trata de una fuerza poderosa e intimidante. Entonces, ¿por qué solamente de manera “privada”?

Tal vez porque ese tipo de interpretación apoya la cómoda autoimagen de Estados Unidos como un “intermediario honesto”, frustrado en sus nobles esfuerzos por culpa de extranjeros violentos e irracionales. También se asigna a los palestinos el rol principal en el drama.

Sabemos lo que la administración ha dicho públicamente. El gobierno de Washington ha rechazado todo aquello que permita la creación de dos estados. Eso viene ocurriendo desde 1976, cuando Estados Unidos vetó una resolución del Consejo de Seguridad reclamando un acuerdo de dos estados en la frontera internacional (la Línea Verde), incorporando todo el fraseo relevante de la resolución de la ONU 242, de noviembre de 1967.

Los dos estados. Ahora, casi todo el mundo está de acuerdo con la creación de dos estados, según las líneas en las que estuvieron a punto de ponerse de acuerdo en Taba. Esto incluye todos los estados árabes, que proponen una total normalización de relaciones con Israel. Incluye además a Irán, que acepta la posición de la Liga Árabe. Incluye a Hamas, cuyos líderes han pedido repetidamente y públicamente un acuerdo de dos estados, incluso en la prensa de Estados Unidos. Incluye también a la figura más militante de Hamas, Khaled Meshal, exiliado en Siria. Israel ha rechazado de manera reiterada el consenso internacional. Y Estados Unidos apoya totalmente ese rechazo.

El presidente Bush ha llegado a nuevos extremos en ese rechazo, declarando que los ilegales asentamiento de la Margen Occidental deben quedar en manos de Israel. Pero la línea del partido permanece imperturbable: Bush, la secretaria de Estado Condoleezza Rice y el resto desean que se concrete la “visión” de Bush de un Estado palestino, persistiendo en el noble esfuerzo de un “intermediario honesto” de larga data.

El rechazo va mucho más allá de las palabras. Más significativas son las acciones en el terreno: programas de colonización, el muro de anexión, cierres, revisaciones y cosas mucho peores.

La historia continúa a medida que la conferencia de Annapolis se aproxima. Sólo un ejemplo: Israel acaba de confiscar más tierra árabe para construir una ruta de desvío por la que puedan circular los palestinos. El propósito es “impulsar el tráfico palestino entre Belén y Ramalah hacia el desierto e impedir de hecho que (los palestinos) tengan acceso a la parte central de la Margen Occidental”, dijo Gush Shalom, una organización de pacifistas israelíes. Eso forma parte del proyecto de desarrollo E-1, al este de Jerusalén, diseñado para incorporar el pueblo de Ma’aleh Adumim dentro de Israel y, en efecto, para dividir en dos la Margen Occidental, señaló Gush Shalom.

“Con este tipo de política que lleva a cabo el gobierno, la famosa conferencia de Annapolis queda vaciada de todo significado, mucho antes de que se realice”, indicó la organización.

No se ha adelantado ninguna propuesta realista que tome como punto de partida el acuerdo de dos estados, según las líneas generales de Taba. Hubo negociaciones informales, que condujeron a varias propuestas detalladas, especialmente el Acuerdo de Ginebra de diciembre de 2002, aplaudido por la mayor parte del mundo pero descartado por “el jefe disfrazado de socio”, como el analista político israelí Amir Oren describe la relación entre su país y Estados Unidos. Sin el apoyo de Estados Unidos, Israel no puede conseguir sus objetivos expansionistas. Eso hace que la responsabilidad recaiga en nosotros, los que vivimos en Estados Unidos.

Hay un montón de escollos por delante. Algunos de los asesores más cercanos del primer ministro Ehud Olmert han respaldado una versión de la política de “canje de tierras” de Avigdor Lieberman, el líder ultraderechista del partido Yisrael Beitenu. Ese tipo de canje le daría a los palestinos autoridad técnica sobre la región de mayoría árabe en Israel, el “triángulo” que bordea la Línea Verde. A cambio, Israel anexaría los asentamientos que abarcan preciados recursos de agua y valiosas tierras, dejando el resto aprisionado y cantonizado, y con el valle del río Jordán en manos de los israelíes. Los habitantes, por supuesto, no serán consultados.

En las próximas semanas, y a largo plazo, hay gran cantidad de trabajo educativo y organizativo para hacer, entre la población estadounidense, que es ampliamente receptiva, aunque ha sido inundada de propaganda y engaños. No será fácil. Nunca lo es. Pero tareas más difíciles se han llevado a cabo con un esfuerzo dedicado y persistente.

“He sido un asesino psicópata”

noviembre 16, 2007

 

Entrevista a Jimmy Massey, ex marine en Iraq

Jimmy MasseyRosa Miriam Elizalde

Rebelión

Durante casi 12 años el sargento Jimmy Massey fue un marine de corazón duro. En marzo del 2003, llegó a Iraq con las tropas invasoras y dirigió a 45 hombres que no dudaron en matar a civiles inocentes. En estos días, Massey participa en la Feria del Libro de Caracas, donde presenta su libro Cowboys de Infierno, un crudo testimonio del genocidio que EE.UU. comete contra el pueblo iraquí

“Tengo 32 años y soy un asesino psicópata entrenado. Las únicas cosas que sé hacer es venderle a los jóvenes la idea de enrolarse en los marines y matar. Soy incapaz de conservar un trabajo. Para mí los civiles son despreciables, retrasados mentales, unos débiles, una manada de ovejas. Yo soy su perro pastor. Soy un depredador. En el Ejército me llamaban ‘Jimmy el Tiburón’.”

Este es el segundo párrafo del libro escrito hace tres años por Jimmy Massey, con la ayuda de la periodista Natasha Saulnier, que se está presentando en la Feria del Libro de Caracas. Cowboys de Infierno es el relato más violento que se haya escrito hasta ahora de la experiencia de un ex miembro del Cuerpo de Marines, uno de los primeros en llegar a Iraq durante la invasión del 2003 y que decidido a contar todas las veces que sean necesarias qué significa haber sido por 12 años un despiadado marine y por qué lo cambió la guerra.

Jimmy asiste como panelista al taller principal de la Feria, que tiene un título polémico: “Estados Unidos, la Revolución posible”, y su testimonio ha sido quizás el de mayor impacto en la audiencia. Lleva el pelo con un corte militar, espejuelos oscuros, camina con aires marciales y sus brazos están completamente tatuados. Parece exactamente lo que era: un marine. Cuando habla es otra cosa: alguien profundamente marcado por una aterradora experiencia que intenta evitarle a otros jóvenes incautos. Como asegura en su libro, no ha sido el único que mató en Iraq: esta fue una práctica constante entre sus compañeros. Cuatro años después de dejar la guerra, todavía vive perseguido por las pesadillas.

-¿Qué significan todos esos tatuajes?

-Tengo muchos. Me los hice en el Ejército. En la mano (señala la zona entre los dedos pulgar y anular), el logo de Blackwater, el ejército mercenario que fue fundado donde yo nací, en Carolina del Norte. Me lo hice en un acto de resistencia, porque los marines tienen prohibido tatuarse la zona que va de las muñecas a las manos. Un día los integrantes de mi pelotón nos emborrachamos y todos nos hicimos el mismo tatuaje: un cowboy de ojos inyectados en sangre sobre varias ases, que representan la muerte. Quiere decir exactamente eso que estás pensando: “mataste a alguien”. En el brazo derecho, el símbolo de los marines, con la bandera norteamericana y la Texas, donde me enrolé en el Ejército. En el pecho, del lado izquierdo, un dragón chino que desgarra la piel y significa que el dolor es la debilidad escapándose del cuerpo. Lo que no nos mata nos hace más fuerte.

-¿Por qué dijo que en el Cuerpo de Marines encontró las peores personas que usted ha conocido en su vida?

-Estados Unidos solo tiene dos maneras de usar a los marines: para tareas humanitarias y para asesinar. En los 12 años que yo pasé en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos jamás participé en misiones humanitarias.

-Antes de ir a Iraq usted reclutaba a jóvenes para que ingresaran en el Ejército. ¿Qué significa ser un reclutador en Estados Unidos?

-Ser un mentiroso. La administración Bush ha forzado a la juventud norteamericana para que se enrole en el Ejército y lo que básicamente hace –y yo hice también- es tratar de ganar gente con incentivos económicos. Durante tres años recluté a 74 personas, que nunca me dijeron que querían entrar en el Ejército para defender al país ni argumentaron ninguna razón patriótica. Querían recibir dinero para ir a una universidad u obtener un seguro de salud. Y yo les describía primero todas esas ventajas y solo al final les hablaba de que iban a servir a la patria. Jamás recluté al hijo de un rico. Para mantener el trabajo, los reclutadores no podíamos tener escrúpulos.

-Ahora el Pentágono ha relajado más los requisitos para entrar al Ejército. ¿Qué significa eso?

-Los estándares para el reclutamiento han descendido enormemente, porque casi nadie quiere enrolarse. Ya no es un impedimento tener problemas mentales ni antecedentes criminales. Pueden ingresar personas que han cometido felonías, es decir que han sido sentenciadas a más de un año de cárcel, lo que se considera un delito serio. Pueden ingresar muchachos que no han terminado los estudios preuniversitarios. Si pasan la prueba mental, ingresan.

-Usted cambió después de la guerra, pero ¿qué sentimientos tenía antes?

-Yo era como otro soldado cualquiera, que creía en lo que le decían. Sin embargo, desde que estaba reclutando comencé a sentirme mal: como reclutador tenía que mentir todo el tiempo.

-Sin embargo, creyó que su país se enrolaba en una guerra justa contra Iraq.

-Sí. Los reportes de inteligencia que recibíamos decían que Saddan tenía armas de destrucción masiva. Después descubrimos que todo era mentira.

-¿Cuándo se enteró que lo habían engañado?

-En Iraq, a donde llegué en marzo de 2003. A mi pelotón le tocó ir a los lugares que habían sido del Ejército iraquí y vimos miles y miles de municiones en cajas que llevaban la etiqueta norteamericana y estaban ahí desde que los Estados Unidos ayudaban al gobierno de Saddan en guerra contra Irán. Vi cajas con la bandera norteamericana y hasta tanques de EE.UU. Mis marines –yo era sargento de categoría E6, un rango superior al sargento, y dirigía a 45 marines– me preguntaban por qué había municiones de nuestro país en Iraq. No entendían. Los informes de la CIA afirmaban que Salmon Pac era un campo de terroristas y que íbamos a encontrar armas químicas y biológicas. No encontramos nada. En ese momento empecé a pensar que nuestra misión realmente era el petróleo.

-Las líneas más perturbadoras de su libro son esas donde usted se reconoce como asesino psicópata. ¿Puede explicar por qué lo dice?

-He sido un asesino psicópata porque me entrenaron para matar. No nací con esa mentalidad. Fue el Cuerpo de Infantería de Marina quien me educó para que fuera un gangster de las corporaciones estadounidenses, un delincuente. Me entrenaron para cumplir ciegamente la orden del Presidente de Estados Unidos y traerle a casa lo que él pidiera, sin reparar en ninguna consideración moral. Yo era un psicópata porque nos ensañaron a disparar primero y a preguntar después, como lo haría un enfermo y no un soldado profesional que solo debe enfrentar a otro soldado. Si había que matar a mujeres y a niños, lo hacíamos. Por tanto, no éramos soldados, sino mercenarios.

-¿Qué experiencia exactamente le hizo a usted llegar a esa conclusión?

Hubo varias. Nuestro trabajo era ir a determinadas áreas de las ciudades y ocuparnos de la seguridad en las carreteras. Hubo un incidente en particular -y muchos más- que realmente me llevó hasta el borde del precipicio. Afectó a un coche que llevaba civiles iraquíes. Todos los informes de inteligencia que nos llegaban decían que los carros iban cargados con bombas y explosivos. Esa era la información que recibíamos de la inteligencia. Los carros llegaban a nuestros controles y hacíamos algunos disparos de advertencia; cuando no detenían su marcha a la velocidad que indicábamos, disparábamos sin contemplaciones.

-¿Con las ametralladoras?

-Sí. Esperábamos que hubiera explosiones al acribillar cada vehículo. Pero nunca oímos nada. Luego abríamos el carro y ¿qué encontrábamos?: muertos o heridos, y ni una sola arma, ninguna propaganda de Al Qaeda, nada. Salvo civiles en el lugar equivocado y en el momento equivocado.

-Usted también relata cómo su pelotón ametralló una manifestación pacífica. ¿Es así?

-Sí. En los alrededores del Complejo Militar de Rasheed, al sur de Bagdad, cerca del río Tigris. Había manifestantes al final de la calle. Eran jóvenes y no tenían armas. Y cuando avanzamos había ya un tanque que estaba aparcado a un lado de la calle. El conductor del tanque nos dijo que eran manifestantes pacíficos. Si los iraquíes hubieran querido hacer algo podían haber volado el tanque. Pero no lo hicieron. Sólo estaban manifestándose. Eso nos hizo sentirnos bien porque pensamos: “Si fueran a dispararnos, lo habrían hecho ya”. Ellos estaban como a 200 metros de nuestro retén.
¿Quién dio la orden de ametrallar a los manifestantes?

-Del alto mando nos dijeron que no perdiéramos de vista a los civiles porque muchos fedayines (combatientes) de la Guardia Republicana se habían quitado los uniformes, se habían puesto ropas de civiles y estaban desencadenando ataques terroristas contra los soldados estadounidenses. Los informes de inteligencia que nos daban eran conocidos básicamente por cada miembro de la cadena de mando. Todos los marines teníamos muy clara la estructura de la cadena de mando que se organizó en Iraq. Yo creo que la orden de disparar a los manifestantes vino de altos funcionarios de la Administración, eso incluía tanto a los centros de inteligencia militar como gubernamental.


-¿Usted qué hizo?

-Yo regresé a mi vehículo, un humvee (un jeep altamente equipado) y escuché un tiro por encima de mi cabeza. Mis marines empezaron a disparar y yo también. No nos devolvieron ningún disparado, mientras que yo había disparado 12 veces.

Quise asegurarme de que habíamos matado según las normas de combate de la convención de Ginebra y los procedimientos operativos reglamentarios. Intenté olvidarme de sus caras y busqué las armas, pero no había ninguna.

-¿Y sus superiores cómo reaccionaron?

-Me dijeron que “la mierda ocurre”.

-Cuando sus compañeros se enteraron que habían sido engañados, ¿cómo reaccionaron?

-Yo era segundo en el mando. Mis marines me preguntaban por qué estábamos matando a tantos civiles. “¿Tú puedes hablar con el teniente?”, me preguntaron. “Diles que tiene que haber retenes adecuados, preparados por los ingenieros de combate”. La respuesta fue: “No”. En el momento en que los marines descubrieron que era una gran mentira, enloquecieron más.

Nuestra primera misión en Iraq no fue para dar apoyo humanitario, como decían los medios, sino para asegurar los campos petroleros de Bassora. En la ciudad de Karbala usamos la artillería por 24 horas. Fue la primera ciudad que atacamos. Yo pensé que íbamos a darle ayuda médica y alimenticia a la población. No. Seguimos de largo hasta los campos petroleros. Antes de llegar a Iraq, estuvimos en Kuwait. Llegamos en enero de 2003 y nuestros vehículos estaban llenos de comida y medicina. Le pregunté al teniente qué íbamos a hacer con los suministros, pues apenas cabíamos nosotros con tantas cosas dentro. Me dijo que su capitan le había ordenado dejar todo en Kuwait. Poco después nos dieron la orden de quemarlo todo: alimentos y suministros médicos humanitarios.

-Usted también ha denunciado el uso del uranio empobrecido

-Tengo 35 años y sólo conservo el 80 por ciento de mi capacidad pulmonar. Me han diagnosticado una enfermedad degenerativa de la columna vertebral, fatiga crónica y dolor en los tendones. Antes, todos los días corría 10 kilómetros por puro placer, y ahora solo puedo caminar entre 5 y 6 km todos los días. Tengo temor de tener niños por eso. Mi cara está inflamada. Mira esta foto (me muestra la imagen que aparece en la credencial de la Feria del Libro), me la tomaron poco después de regresar de Iraq. Parezco un Frankenstein. Todo eso se lo debo al uranio empobrecido, ahora imagínate lo que estará pasando con la gente en Iraq.

-¿Qué ocurrió cuando regresó a Estados Unidos?

-Me trataron como un loco, un cobarde, un traidor.

-Sus superiores han dicho que es mentira todo lo que ha contado.

-La evidencia contra ellos es abrumadora. El Ejército norteamericano esta agotado. Mientras más tiempo dure esta guerra, más posibilidades habrá de que mi verdad aparezca.

-El libro que usted ha presentado en Venezuela está editado en español y en francés. ¿Por qué no se ha publicado en Estados Unidos?

-Las editoriales han exigido que elimine los nombres reales de las personas que están involucradas en su historia y que presente la guerra en Iraq como envuelta en una neblina, menos crudamente. No estoy dispuesto a hacerlo. Editoriales como New Press, supuestamente de izquierda, se negaron a publicarlo porque temían verse envueltas en un pleito presentado por la gente involucrada en el libro.

-¿Por qué medios como The New York Times y The Washington Post jamás reprodujeron su testimonio?

– Yo no repetía el cuento oficial, de que las tropas estaban en Iraq para ayudar al pueblo, ni repetía que los civiles morían por accidente. Me negué a decir eso. No había visto ningún disparo accidental contra los iraquíes y me negué a mentir.

-¿Ha cambiado esa actitud?

-No. Lo que han hecho es incorporar opiniones y libros de personas con objeciones de conciencia: que están contra la guerra en general o que participaron en la guerra, pero no tuvieron este tipo de experiencia. Se resisten todavía a mirar de frente la realidad.

-¿Tiene fotografías o documentos que prueben lo que usted nos ha contado?

-No. Me quitaron todas mis pertenencias, cuando me ordenaron regresar a Estados Unidos. Regresé de Iraq solo con dos armas: mi mente y un cuchillo.

-¿Habrá alguna salida a corto plazo para la guerra?

-No. Lo que veo es una misma política entre demócratas y republicanos. Son la misma cosa. La guerra es un negocio para ambos partidos, que dependen del Complejo Militar Industrial. Necesitamos un tercer partido.

-¿Cuál?

-El del socialismo.

-Usted ha participado en un taller cuyo título es “Estados Unidos: La Revolución es posible”. ¿Cree que realmente que habrá revolución en EE.UU.?

-Ya comenzó. En el sur, donde yo nací.

-Pero esa ha sido tradicionalmente la zona más conservadora del país.

-Después del Katrina eso cambió. Nueva Orleáns se parece a Bagdad. La gente del sur está indignada y se pregunta todos los días cómo es posible que se atrevan a invertir en una guerra inútil y en Bagdad, cuando no lo han hecho en Nueva Orleans. Recuerda también que en el Sur se inició la primera gran rebelión del país.

-¿Iría usted a Cuba?

-Admiro a Fidel y al pueblo de Cuba y por supuesto, si me invitan, yo iré a la Isla. No me importa qué me diga mi gobierno. Nadie controla a dónde yo voy.

-¿Sabe usted que el símbolo del desprecio imperial hacia nuestra nación es una fotografía de marines mientrs orinaban sobre la estatua de José Martí, el Héroe de nuestra Independencia?

-Si, lo sé. En el Cuerpo de Marines nos hablaban de Cuba como una colonia de los Estados Unidos y nos ensañaron algo de Historia. Parte de la formación de un marine es aprender algunas cosas de los países que habrá que invadir, como dice la canción.

-¿La canción de los marines?

-(Canta) From the halls of Montezuma, to the shores of Tripoli… (Desde las salas de Montezuma hasta las playas de Trípoli…)

-Es decir, los marines quieren estar en todo el mundo.

-El sueño es dominar al mundo…, aunque por el camino nos conviertan a todos en asesinos.

………………

Jimmy Massey es actualmente uno de los principales activistas de la organización Veteranos de Iraq contra la guerra (Iraq Veterans Against the War, IVAW)

Política, Clinton y Travolta

agosto 14, 2007

Una vez oí decir al Subcomandante Marcos que la política es una puta, y una puta fea además. Que los comediantes actúan un par de horas al día, pero que los políticos lo hacen las veinticuatro.Primary Colors

Ayer vi una película* en la que Travolta es Bill Clinton, que trataba ese tema. La política entendida como ganar no por ser mejor sino por saber hundir al contrario en su propia mierda. En sacar sus trapos sucios mientras quemas los tuyos. No importa que tenga mejores ideas, que esté más preparado o tenga mejores ideas. Solo importa su basura.

La película terminaba como solo pueden hacerlo las películas: Clinton se negaba a publicar que su contrincante a la candidatura demócrata había sido gay y cocainómano, y éste, agradecido, se retiraba. Clinton ganaba, y como última imagen aparecían las barras y estrellas con un poco implícito Right or wrong, my country y un claro God Bless America.**

¿El mensaje? Todo vale para llegar al poder, y aún con las mejores intenciones es necesario ser injusto para poder convertirlas en hechos. Pero no, el director no era Nicolás Maquiavelo. Aunque probablemente era un fan suyo.

En mi caso, si fuese capaz de prender fuego a una pila de libros, El príncipe iría entre ellos. Pero creo (y cito de nuevo al hombre de la pipa y el pasamontañas) que el libro es el mejor regalo que el hombre se ha hecho a sí mismo, y que desde El capital a las Epístolas de San Pablo, pasando por Mein Kampf, Oliver Twist e incluso las obras de Aznar, cualquier libro merece ser leído. Si lo quemara no se haría otra película basada en los razonamientos del filósofo italiano, pero para mí el fin no justifica los medios.

Así que si vas a llegar a ser presidente pisando a quienes lo habrían hecho mejor, utilizando tácticas de las que te arrepentirás siempre y, en definitiva, acostumbrándote a tomar atajos, quédate siendo un gobernador orgulloso de sí mismo.

En España, la política estilo “tirarse mierda” hace estragos últimamente. En el sentido de que está de moda y en el de que mantiene ocupados a unos y a otros en asuntos que nada tienen que ver con los intereses de la ciudadanía.

Si no ves tus intereses representados, no votes. Muestra tu rechazo a la política actual y ayuda a los partidos pequeños, a los que el voto en blanco perjudica. O crea tu propio partido. Si la política da asco, en vez de ignorarla participa activamente, porque de ella dependen tu futuro, tu trabajo y tu país. No hay una sola manera de hacer las cosas. Es lógico perder la fe en los políticos, pero nunca en la política. A pesar de lo que diga Travolta.

_______________________________________________________________

* La película citada es Primary Colors (Colores Primarios).

** Las expresiones significan “Con razón o sin ella, mi país” y “Dios bendiga a América”.

Más detalles sobre los beneficios de la abstención en http://www.vdenovotes.net/2007/05/23/faqs-sobre-la-abstencion/

EEUU consume más petróleo cada día que todas las demás potencias económicas juntas

julio 18, 2007

Para que luego digan que fueron a Iraq a liberar al pueblo, llevar la democracia, etc, etc, etc…

Gráfico del consumo diario de petróleo de EEUU

Europa a los pies de EEUU

julio 3, 2007

Europa acepta que la administración Bush investigue la ideología y las creencias de las personas que pretendan viajar a EEUU

inSurGente (J.L).- En el marco de su estrategia de lucha contra las libertades, Estados Unidos exigirá a las compañías aéreas, 72 horas antes del despegue de los vuelos que se dirijan a territorio norteamericano procedentes de Europa, un total de 19 datos personales de sus pasajeros, según los términos del acuerdo al que han dado su visto bueno los Embajadores de los 27 Estados miembros de la Unión Europea. Muchos de esos datos violan claramente artículos de las constituciones de algunos países europeos. Si es usted comunista o musulman serán datos que la administración norteamericana conserve durante quince años, y lo convierte en sospechoso, al punto de impedirle la entrada a EEUU.

Agencias/ inSurGente.- La administración estadounidense almacenará estos datos durante un periodo de 15 años y la información “sensible” que pudiera derivarse de los 19 datos aportados por las compañías aéreas tendrá que destruirse en 30 días. El texto sobre el que hoy se han pronunciado los Embajadores tiene que ser ahora analizado en detalle por los Gobiernos y es previsible que sea ratificado el próximo 10 de julio por el Consejo Europeo.

Algunas delegaciones, como la alemana y la danesa, han pedido tiempo para que sus parlamentos nacionales se pronuncien. España defendió un marco de actuación comunitario que evitara acuerdos bilaterales con Estados Unidos.

El consenso ha sido urdido por el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Justicia, Libertad y Seguridad, Franco Frattini; el ministro alemán de Interior y actual presidente del Consejo, Wolfgang Schäuble; y el secretario de Estado norteamericano de Seguridad Interior, Michel Chertoff.

Cuando se sancione en el Consejo de Ministros se habrá puesto fin a la incertidumbre jurídica que planeó sobre las compañías aéreas después de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea considerara ilegal el anterior marco normativo, firmado por la UE y Estados Unidos en 2004, después de los cambios legislativos que Washington acometió para reforzar lo qu e ellos denominan las medidas de seguridad y hacer frente a la amenaza terrorista tras el 11-S. La UE llegó a un acuerdo provisional el pasado mes de octubre que expiraba el próximo 31 de julio.

En la actualidad, las compañías aéreas ya están obligadas a proporcionar quince minutos después del despegue del avión 34 registros acerca de sus pasajeros, que ahora se reducen a 19 pero que en la práctica pueden ser bastantes más. Entre ellos figuran desde el nombre del pasajero hasta si viaja acompañado, pasando por la fecha de reserva del billete y la del viaje, si posee tarjeta de viajero frecuente, la agencia de viajes o agente que emitió el pasaje, número de asiento en el avión o información sobre si lleva o no equipaje.

Otra novedad es que las autoridades norteamericanas no podrán acceder directamente a los sistemas informáticos de las aerolíneas sino que tendrán que pedir los datos. No obstante, se amplía a todo el Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos y no sólo a las Oficinas de Aduanas, el acceso a los mismos.

El texto especifica que, en el caso de que los datos “sensibles” –es decir, los que revelen origen étnico o racial, opinión política, creencias religiosas o filosóficas, afiliación a sindicatos e información sobre la salud o a la vida sexual del individuo– estén incluidos en esas diecinueve referencias que tienen que dar las compañías, el Departamento de Seguridad usará sistema automático de filtrado de los mismos y no usará esa información,dicen.

Además, a menos que se trate de un caso “excepcional”, esos datos se borrarán. En todo caso, si fuera necesario porque la vida de un pasajero o de otras personas corre peligro o daño, las autoridades norteamericanas podrían solicitar más datos, incluyendo los sensibles.

ACCESO RESTRINGIDO

Si fuera así, Washington restringiría el acceso y borraría la información transcurridos 30 días a partir del momento en que se usó y siempre que no fuera necesario mantenerla por exigencias legales. EEUU comunicará a la Comisión Europea en un plazo de 48 horas que se ha accedido a ese tipo de datos.

Los norteamericanos retendrán la información proporcionada por las aerolíneas en una base de datos activa durante siete años y luego pueden pasar a considerarse datos ‘durmientes’ durante ocho, periodo durante el cual sólo podrán utilizarse con autorización de un alto funcionario del Departamento de Seguridad y en caso de “riesgo o amenaza” identificable. Al final de este periodo de 15 años, se podrán borrar.

Queda por definir cuándo y quién destruirá los datos almacenados. Lo que sí se especifica es que los elementos relacionados con una investigación concreta permanecerán en la bases de datos hasta que el caso en cuestión se archive. Las autoridades norteamericanas revisarán en colaboración con la UE los efectos de estas reglas en las investigaciones llevadas a cabo en los próximos siete años.

En circunstancias normales los datos estarán en Estados Unidos 72 horas antes de la hora prevista para el despegue del aparato y a partir de ese momento podrían ir actualizándose si fuera necesario para garantizar la exactitud de los mismos. Estados Unidos ha cedido finalmente a la petición europea de que las autoridades policiales o judiciales de los Estados miembros afectados, y organismos como Europol y Eurojust, tengan acceso a los informes basados en los datos retenidos por las autoridades norteamericanas.

DERECHOS FUNDAMENTALES

En borrador del acuerdo incluye una parte declarativa en la que se deja claro el objetivo común de “prevenir y combatir” el terrorismo y el crimen trasnacional para proteger las respectivas sociedades democráticas y los valores comunes a ambos lados del Atlántico; se reconoce que compartir información es “un componente esencial” en la lucha contra el terrorismo y que, en ese contexto, el uso de los datos personales de los pasajeros es una “herramienta importante”.

Además, se resalta la importancia de combatir el terrorismo respetando al mismo tiempo los derechos fundamentales, especialmente el derecho a la intimidad. De igual forma, se indica que la legislación de Estados Unidos y de la UE en esta materia comparten “las mismas bases comunes” y que las diferencias en la aplicación de esos principios “no deben suponer un obstáculo para la cooperación” entre Washington y Bruselas.

(FUENTE: inSurGente)

Los europeos consideran a Estados Unidos “la mayor amenaza”

julio 3, 2007

La mayoría de los europeos considera que Estados Unidos constituye una amenaza más iNuclear Bushmportante para la estabilidad mundial que aquella que puede provenir de China, Irán, Irak, Corea del Norte o Rusia, reportó un sondeo.

La encuesta, publicada hoy por el diario británico Financial Times, relevó que 32 por ciento de las más de 5 mil personas consultadas en Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia y España estimó que Estados Unidos es la amenaza principal.

El estudio, realizado por el Instituto Harris, marca una tendencia registrada mes a mes en Europa sobre los riesgos para la estabilidad que implican las políticas estadounidenses.

Los europeos estimaron que China es el segundo país que pone en riesgo la estabilidad mundial, 19 por ciento, seguido por Irán (17), Irak (11), Corea del Norte (9) y Rusia (5).