Mayo del 68, o cómo una revolución se quedó en nada

Mayo francésLos móviles del Mayo del 68 fueron los mismos que causaron las revueltas sociales de la época en Estados Unidos: la discriminación racial y social, el descontento estudiantil y, sobre todo, la voluntad de frenar al imperialismo norteamericano en Vietnam. Para el viejo Sartre aquello era el comienzo de la “sociedad basada en la democracia plena, en la vinculación entre socialismo y libertad”.

Todo empezó cuando estudiantes del campus de Nanterre (París) se movilizaron para conseguir la entrada en las residencias del otro sexo. La intransigencia de las autoridades no hizo más que dar la razón a quienes denunciaban la naturaleza represiva del sistema. El malestar desembocaría en la creación del Movimiento del 22 de Marzo, dirigido paor Daniel Cohn-Bendit y de ideología izquierdista, aunque más próximo a la tradición ácrata que al Partido Comunista Francés, del que desconfiaba bastante. El Movimiento se basaba en el rechazo de la autoridad y el orden establecido.

A principios de mayo la revuelta se convirtió en un verdadero problema de orden público. Se cerró la Universidad de Nanterre y se ocupó La Sorbona. La posterior intervención policial desembocaría en una batalla campal en el Barrio Latino la noche del 11 al 12. El carácter represivo se mostraba de nuevo.

Entonces los sindicatos franceses hicieron un movimiento genial. Se incorporaron a la revuelta y convocaron una huelga general que paralizó toda Francia. Lo que había empezado como una simple protesta cada vez se parecía más a una revolución. Muy importante fue también la gran repercusión mediática que los sucesos tuvieron en todo el mundo. La atención de los medios era tal que una simple pintada en un callejón del Barrio Latino podía recorrer el mundo en pocas horas, convirtiéndose en una consigna para cualquier movimiento contestatario (Prohibido prohibir).

Mayo del 68Desgraciadamente, los hechos que se desarrollaron hacen muy difícil poder hablar de revolución en el sentido marxista del concepto. El día 27, mediante la firma de los acuerdos de Grenelle, los sindicatos se vendían al Gobierno a cambio de mejoras salariales. De Gaulle había conseguido romper el frente revolucionario. El día 30 una multitudinaria manifestación recorría los Campos Elíseos en apoyo al presidente, y el mismo día éste anunciaba elecciones anticipadas para el mes de junio. A lo largo de ese mes la situación se fue normalizando, y se desalojaron los últimos reductos del Movimiento, mientras que el gaullista RPR conseguía una victoria aplastante en las presidenciales. La revuelta había fracasado.

Ni el movimiento obrero, atraído por los estudiantes pero receloso de su carácter pequeño-burgués, ni los estudiantes, con una espontaneidad y una falta de organización desastrosas, supieron convertir aquello en una revolución. Los líderes del Mayo del 68 (incluso el propio Cohn-Bendit, que llegaría a ser diputado en el Parlamento Europeo) acabarían plenamente integrados en la sociedad que quisieron transformar, demostrando que “escandalizar al burgués es mrevolutionucho más fácil que acabar con él”.

Así, lo que podía haber sido una revolución que convirtiera a Francia en una potencia comunista pero democrática (y con potencia nuclear), una revolución que podría haber cambiado el curso de la Guerra Fría y de la Historia, se quedó en un breve momento de utopía, en un romántico pero insustancial capítulo de los sesenta que se disuelve en las arenas del tiempo.

About these ads

10 comentarios to “Mayo del 68, o cómo una revolución se quedó en nada”

  1. howard Says:

    Es bueno saber q hay gente q lucha por no dejar perder la ideologia y el pensamiento social… no importa raza,creencia o tendencias todos somos iguales… solo debemos luchar por lo que Dios nos dio y el hombre nos quito… solo hay una cosa q nadie nos podra quitar y es nuestro pensamiento…

    recordemos a JORGE ELIECER GAITAN (BOGOTAZO 9 DE ABRIL DE 1948 BOGOTA DC COLOMBIA)

    HASTA LA VICTORIA SIEMPRE

  2. Esteban Castillo Says:

    Mayo ’68
    Llegué a París en compañía del pintor Servideo López a un modesto hotel de la Rue Mazarin. Eran los primeros días del mes de Octubre de 1967. Los árboles habían perdido las hojas. Era el otoño. Me encontraba en pleno centro del Barrio Latino; sus calles con adoquines, sus panaderías y un bello mercado, y muy pronto, el invierno llegó.
    En la esquina de la calle, se reunían los hippies con sus cantos, sus guitarras, sus grandes cabelleras desordenadas, descalzos, y con el eslogan: ¡Haz el amor, no la guerra! Y, la palabra ¡PAZ! estaba en sus labios y se hablaba del encuentro con la India, y las filosofías oriéntales nutrían a estos jóvenes que criticaban la sociedad de consumo.
    Viví varios meses en esta calle. Lugar frecuentado, y residencia de los artistas venezolanos en los económicos hoteles de este barrio. Después me mudé a una buhardilla en la Rue Babylone. Ya los árboles lucían sus nuevas hojas y las flores abrían sus pétalos multicolores. Todo el mundo se preparaba a aprovechar y disfrutar los días asoleados y frescos. Había llegado la primavera…
    Los meses fuertes de frío y de oscuridad ya habían pasado. Había visto caer la nieve y sentí una sensación nueva para mí. Iba a los museos, pintaba y tomaba vino y café con los demás artistas en los bohemios cafés parisinos. Los paseos al Parque Luxemburgo me hacían soñar y descubrir un mundo diferente. El jardín se engalanaba con bellas flores, y plantas de riquísimos y variados verdes, todo era un renacer; pero, pronto iba a ver, sentir, presenciar y descubrir el mes de Mayo.
    El “Mayo ’68 ”, el mes caliente de esta nueva primavera… y de repente lo que comenzó con manifestaciones en la Universidad de Nanterra, después, llega a París, y a otras ciudades francesas, y posteriormente, esa onda de protesta se expande por otros países. Ahora es la Universidad La Sorbona, el centro de las manifestaciones… en las noches se oían las bombas lacrimógenas y los adoquines son sacados de la calzada, cargados de recuerdos de tantas personas que habían pisado sobre ellos y, de hechos históricos que París había vivido en épocas pasadas… hay barricadas por todos lados, todos los días y todas las noches. Carros y cauchos quemados, los gases, el humo y la candela se expanden combinado con perfume de primavera. El otro día al amanecer, no son más que un montón de piezas calcinadas, al lado de árboles quemados y destruidos con restos de paradas de autobuses y quioscos, los cuales, hacen una pirámide de objetos arruinados e inservibles. ¡No es ficción, es una realidad!
    Los estudiantes toman el Teatro Odeón, los obreros las fábricas, los artistas la Escuela de Artes, donde realizan afiches con textos de protesta y de gran calidad gráfica. París se llena de eslóganes y las paredes se convierten en espacios o pizarrones para que el pueblo los lea y reflexione. Era una manera de manifestarse y decir lo que se pensaba: “Las paredes tienen orejas, vuestras orejas tienen paredes”, “ La barricada cierra la calle pero abre camino”, “ Cambiar la vida; transformar la sociedad”, “Prohibido prohibir”, y miles de otros…sobre este último eslogan, años después , sociólogos, psicólogos y otras especialidades, han manifestado: que toda sociedad, tiene que tener sus prohibidos, porque sin ellos, se hace incontrolada , o mejor dicho: un gran desorden. Indudablemente que “El Mayo francés” formó parte de una gran utopía; la sociedad francesa fue diferente después de esa primavera. Se hablaba de Mao, y su revolución cultural y del Che…todo era un sueño… hubo conceptos que después cambiaron y evolucionaron a través de los años.
    Pero regresemos a Saint- Germain- des Prés, o a San Michel. Los estudiantes siguen quemando, y destruyen lo que encuentran. El pelirrojo, David Cohn- Bendit es el líder y muchos otros. El filósofo, Herbert Marcause, es el padre espiritual y guía de los acontecimientos. Se habla de la “Nueva Izquierda”…Jean- Paul Sarte, habla y manifiesta su apoyo a los estudiantes y a la revuelta. Las banderas rojas ondean en todas las industrias, pero las máquinas están paradas. Es el gran paro nacional. Los obreros y trabajadores están con los estudiantes. Hay huelga general. No llega correos ni el cheque con la beca de Venezuela…nada funcionaba, pasan los días. Todo se cuestiona. La educación, las universidades, el arte, los museos, las galerías y su sistema comercial… el movimiento feminista gana protagonismo, el ecologismo, la libertad sexual, en la educación, el profesor que había estado distante del alumno baja de ese pedestal…
    En Mayo, Charles de Gaulle se enfrentó a la mayor crisis con la gran huelga de estudiantes y trabajadores, y la protesta, sacude al gobierno…
    A veces, viendo los toros desde lejos, saliendo cada mañana para ver lo que había pasado en el día y la noche anterior, y mi invariable menú de sardinas con papas, mantenido por varías semanas… la llegada de César Andrade me hizo cambiar la comida, ya que había traído algo de dinero de Venezuela… a veces, el resplandor rojizo de las llamas se veía a través de mi ventana, y nuestros ojos se irritaban por los gases que subían hasta el séptimo piso, a pesar, de que estábamos a setecientos metros del lugar. Los años han pasado, actualmente, en el Barrio Latino las calles no tienen adoquines, están ahí, escondidos por varios centímetros de asfalto. Ahí, quedaron como documentos vivénciales de un mes de primavera, de agite, de cuestionamientos, de heridos, de algunos muertos y de gritos de consignas. Era todo una crítica a lo social, a la sociedad apoltronada, a lo cultural, a la manera de vivir, al consumismo, ahí, están archivados, entre adoquines, todos los pensamientos y protestas de jóvenes estudiantes y obreros. Son las canciones de los Beatles, la voz de Joan Baez y de Bob Dylan, es la protesta contra la Guerra de Vietnan… han quedado huellas profundas de esos días en la memoria de muchas personas…
    Y sólo queda en el recuerdo de muchos, y sobre todo, en Servideo López, César Andrade y mi persona, que tuvimos la oportunidad de ser testigos excepcionales, de una primavera parisina, con los cafetines cerrados, pleno de protestas en las calles sin adoquines, llenas de humo y fuego. Y nosotros presenciamos los acontecimientos con asombro, inquietud, susto e interés… El tiempo ha hecho su recorrido, hace ya 40 años, del Mayo Francés.
    Esteban Castillo estebancastil26@hotmail.com

  3. Jorge Flores Durán Says:

    Mayo 68. Mai 68.
    Jorge J. Flores Durán*

    Cuando comencé a esbozar este articulo, me asusté. Recordé de los esquemas de redacción en los años 60 y la década siguiente, en la cual, para realizar un comentario, se debía ser significativo, trascendente, aplastante. Lejos estoy de eso, de esa forma de entender la reflexión.

    La revuelta no se organiza.
    Ella se organiza en revolución, desde la espontaneidad de la juventud. Es la juventud que se apropia hoy día, de la conciencia y la energía revolucionaria, está juventud no espera lecciones de nadie, ni de ninguna institución o de ningún aparato.
    …El movimiento surrealista está a la disposición de los estudiantes, para toda acción práctica destinada a crear una situación revolucionaria.
    Movimiento surrealista.
    Paris el 5 de mayo 1968.

    Mayo 68, primavera objetiva, es en ese mes cuando comienza en Francia, entonces las flores sonríen, abriendo las puertas de los parques, de las plazas, aparecen entonces las flores en los ojos de los jóvenes, en sus palmas… al momento de saludar. También en una primavera onírica…esa primavera de la que yo quiero hablar. ¿Cuántos días? …duró la revuelta…, nueve, alguien podrá decir que faltó un día, para que fueran diez, como los diez días que estremecieron al mundo, pero fueron nueve, siempre falta un número para algo…para las cosas importantes, también se dice que Dios tiene noventa y nueve nombres, también faltaría un número, la persona que muere, se dice que debió vivir un año más, o al revés debió morir un año antes, nuestra sociedad es de lo absoluto, gano un sueldo de 199 mil pesos, pero si ganara unos de 200 mil pesos sería mejor, vivo en el piso número 2, mejor sería, si viviera en el diez. Es mejor tener dos autos a tener uno solo, dos cónyuges a una sola, pero como las cosas no son absolutas nos frustramos. ¿Será eso?… lo que hace a mayo 68 algo intangible. Las calles de Paris fueron protagonistas fundamentales, para que esos días se conocieran en el mundo, fue en ellas donde los jóvenes quisieron botar al mundo al tarro de la basura. ¡¿Un mundo?! …¿Cómo o cuándo se tira al mundo al tarro de la basura? Cuando embarga la sensación que todo se debe cambiar y que cada segundo que pasa son siglos los que se pierden, entonces no hay tiempo para comer, para respirar, para besar, es un detonante que se activará en cualquier instante, será de día o de noche, nadie lo sabe es por eso que están todos en las calles esperando que el mundo explote, y viajar por el aire con un pedacito de tierra, moldeándolo con las manos para decir: Así yo quiero la vida, mi vida, así yo la quiero. Tus compañeros te mostrarán sus proyectos en el momento del descenso, con los rostros tiznados donde aparecerá la sonrisa, como única señal de libertad. Todos viajarán, como los personajes de los cuadros de Folon, irán por los aires, igual como viajan las ideas, las mismas que descendían de los tejados de los Cafés del barrio latino, en la esquina de los bulevares Saint Michel con Saint Germain. Las calles de Paris acogieron los pensamientos, los golpes, los gritos, las calles se sacaron los zapatos para hacerlos volar hasta un casco policial. Pierre, es un joven, también es obrero, de una industria automotriz, es joven pero no es estudiante. Pierre es joven, pero no es conocido por ser joven, si no por sus pulmones, por sus grandes pulmones, que un buzo desearía tener. En una tarde hizo una apuesta con sus compañeros de la fábrica, que en tres aspiradas terminaba un cigarrillo, otro amigo le pasó un cigarrillo hecho con papel maíz, cigarrillos conocidos por lo fácil de apagarse pues solamente se debía aspirar fuertemente para conseguir el codiciado humo del tabaco negro, Pierre gana la apuesta, obtiene su éxito, solo en una bocanada lo consumió, exhalando después el humo de una vez, con tal rapidez que en el cielo se formó una nube … con esa proeza se dio a conocer. Cuento esta historia, pues Pierre había sido compañero en la escuela con Jean, los problemas económicos de la familia del obrero lo llevó a abandonar la educación, Jean logró sortear las dificultades y se inscribió en la facultad de Nanterre, desde ahí participó activamente en los días de la revuelta, no quería que jóvenes como su amigo no pudieran seguir estudiando por falta de dinero. Sentado en la escalinata de la facultad, escuchaba los discursos de Jean- Paul Sartre, de Michel Foucault, eran tantas las ideas que no podían asimilarlas. Jean se encuentra con su amigo Pierre a la salida del Jardín de Luxemburgo, había pasado mucho tiempo, pero la alegría del encuentro dejó de lado esa sensación de orfandad, la sensación de falta, dos besos en la mejilla y un abrazo sellaron el encuentro, fueron al café mas cercano a beber vino, Pierre le cuenta que viene a Paris como delegado a la asamblea en la universidad de Nanterre, que se va a unir a los comités de protesta como delegado obrero, Jean ríe de buena gana, le comenta que él es coordinador de los comités de estudiantes y obreros, —Parece que la vida no nos quiere separar — Pierre le dice que lleva un mensaje muy importante, que debe darlo lo mas pronto posible, deciden tomar un atajo para evitar los controles policiales y las barricadas, en el camino Jean intenta persuadirlo para que le cuente la resolución de los obreros, —No te puedo contar nada, primero será la asamblea quien deba saber—. No fue fácil llegar a Nanterre, el conflicto se agudiza, no hay transporte público, en cada rincón de las calles hay una discusión, finalmente, logran llegar, Jean se presenta en la puertas de la universidad, da un santo y seña y lo dejan pasar. En el auditorio, había una enorme discusión, las comisiones no llegaban a un acuerdo, de cómo reformar la educación, también existían posiciones más radicales, de extender el conflicto a la totalidad de la sociedad. Cuando Pierre había terminado de dar a conocer un extenso y detallado informe, lo aplaudieron, más acalorada siguió la discusión, unos querían consolidar lo obtenido, otros radicalizar todo, que era el momento para liberarse de la opresión. Pierre sacó su voz y pidió unidad, dijo que como obrero conocía de cerca las dificultades de los trabajadores, que ellos debían ser considerados en la educación, no porque seamos obreros dejaremos de estudiar, la libertad debe ser para todos, unidad, unidad gritó Pierre. Jean, desde un extremo lo miraba pero su cabeza parecía negar lo que había escuchado. Jean pidió la palabra hizo un prolongado análisis, dijo que era el momento de constituir una organización revolucionaria, —es el momento de separarse de la izquierda estalinista, de los sindicatos burocráticos, que le hacen el juego a la burguesía— el pueblo está pidiendo la creación de una verdadera vanguardia revolucionaría terminó diciendo, Jean se dirigió donde Pierre y le explicó que había que conseguir la unidad para un proyecto revolucionario, Pierre lo miró fijamente y le señaló que la unidad de los estudiantes y los obreros era un buen proyecto. Cierto es, lo que se hace en la juventud no se hace cuando los años han dejado sus huellas en el cuerpo, la adultez, Mayo 68 también muestra ese axioma, muchos de los que lideraron las manifestaciones, hoy se encuentran en otras veredas de esas mismas calles. Poco importa eso, pues lo que se impone en esa fecha es la juventud, su fuerza para mover un mundo romo y hacerlo avanzar hasta un lugar apropiado, donde otros lo hagan rodar. Pues también se demostró que la lucha por la libertad es secular, semi, casi o permanente, está mas allá de nuestras bocas, mas lejos de nuestras uñas, mas significante que nuestra convicción. Qué importancia puede tener hoy, saber el paradero del obrero Pierre o del estudiante Jean, lo que importa es recordar que cuando ellos abrieron el cielo, le han puesto un madero para que entre aire puro, pero se cerró. No muchas veces se produce un Mayo 68 en la vida moderna, lo importante es que cuando aparezca, haya jóvenes dispuestos a abrir las puertas de par en par. El balance que dejó fue de 5 muertos, dos mil heridos, nueve jornadas inimaginables, a 40 años de los hechos se quiere destacar sólo los hechos de violencia. Yo invito a leer a Foucault, Bourdier, Lacan como los pensadores más destacados de Mayo 68, que evaporarán la afirmación anterior. Yo nací diez años antes de Mayo 68, sin embargo siento su brisa en mis orejas, a pesar de los años, siento su fuerza, me hace levantar los pies, mover las manos. Me hace sonreír, como única señal de libertad. Pierre, descendió sobre Paris, como una mancha en el mar, va gritando las consignas con su fuerte voz, a pesar del cansancio se escuchan más fuertes que las olas en el Finistère. Grita y llora a la vez pues ve esfumarse su ilusión, su Revolución imaginaria, cuando pasa por el Museo del Louvre mira el Palais Royal le dan deseos de tomárselo y luego quemarlo, como se hizo en la Revolución francesa, su último grito fue de unidad, unidad. Jean se saca y luego se pone los lentes, en los bolsillos de su vestón quedan aún unos panfletos, sus labios se mueven diciendo ”la tuvimos…la tuvimos ahí y se nos fue de las manos” al terminar la frase quiso encender el cigarrillo que Pierre le ha obsequiado, un “Gitane papier maiz” busca unos cerillos en otro bolsillo, para encenderlo, fracasa, solo le quedan 3 en la cajita, con los dos primeros vuelve a fracasar, el último lo enciende pero, Jean no tiene los pulmones de Pierre, y no logra aspirar el tabaco. Decide botarlo a la calle, un anciano lo ve e impide el acto de Jean, luego dice “Joven, no bote el cigarrillo, esto de fumar es como la revolución, cuando uno cree que todo terminó, es ahí donde hay que seguir aspirando, hasta que se vuelva a encender, como los cigarrillos de papel maíz”. Jean pensó de inmediato en Pierre, en su discurso en la universidad de Nanterre, sobre la unidad, Jean emocionado se seca las lágrimas y piensa en los pulmones de su amigo obrero, si Pierre puede consumir uno de estos cigarrillos de una bocanada, yo podré conseguir los cerillos. En la lucha por la libertad no siempre se gana, pero es luchando como se aprende, no hay otro camino, y lo que se aprende se debe compartir, como la amistad de Pierre y Jean.
    A la memoria de la lucha revolucionaria de Mayo 68, francés.

    *Poeta. Residió en Paris desde el año1974 hasta 1989.
    Autor del Poemario: Si tu ne te souviens pas, je le ferai pour toi. Año 2007
    Y obra testimonial Londres 38 (un número desaparecido) Año 2003

  4. La playa sigue bajo los adoquines « El niño que soñaba con la revolución Says:

    […] Hace casi un año escribí en este blog sobre el los móviles y el desarrollo del mayo francés (Mayo del 68, o cómo una revolución se quedó en nada). Ahora toca hablar sobre las consecuencias. ¿Significó algo el 68, realmente cambió algo? ¿O […]

  5. alejandro mc Says:

    bueno yo digo la revolucion existe
    todavia
    yo soy un tipo de revolucionista
    soy el que esta encontra del aborto
    y del sucido
    todo lo somos revolucionista
    de por vida
    bueno soy de mexico
    y dejo unas palabras vamos
    encotra del aborto vamos
    pues ay los dejo desde gto mexico

  6. lissette Says:

    la verdad es que no estoy muy al tanto de todo esto,porque en estos momentos necesito informacion sobre la revolucion del 1968
    es un poco complicado conseguir pero hay que darle nomas………
    un consejo: seguir luxando por nuestros derechos……….
    de
    todos……….

  7. Dante R. Crosa Says:

    Saludos Hermano de Sueños: es cierto que “la playa sigue bajo los adoquines”, pero algunos adoquines se soltaron, a otros el Dios Kronos los desgasto y/o los quebro… te parece poco?, no te olvides que la lucha era y es contra el “Gran Sistema Imperial”.
    Preguntas si cambio o significo algo?… yo tenia 16 años cuando lo de aquel “Mayo frances”, y tengo la conviccion absoluta que los “tengase presente” valen la pena. La inmolacion del CHE, del Presidente Salvador Allende, el heroismo estoico de los pueblos arrasados e inmolados tienen sentido… la prueba de mis dichos somos tú y yo, dos simples mortales que somos parte de esa “gran ola” de millones de hermanos que sueñan UN MUNDO MEJOR.
    EL SUEÑO EXISTE Y ESTA MAS VIVO QUE NUNCA.
    Fraternalmente.

    PD: La pagina esta 100 puntos, ¡felicitaciones!, formalmente te solicito la
    autorizacion para incluir en mi blog parte de tu material. Gracias.-

  8. Diego Says:

    Puedes incluir todo lo que quieras del blog, citando la fuente.
    Gracias por tus felicitaciones.
    El sueño existe, está muy vivo, y pronto será mucho más que un sueño.

  9. Juana Says:

    Estoy de acuerdo con todo ustedes

  10. Ayer Francia, hoy Puerto Rico « El Aire Libre Says:

    […] llama de aquella juventud francesa que se convulsionó y luchó hasta el fin por conseguir la revolución en el mes de mayo de 1968, nunca se apagó y es imposible que se apague. Al referirse a una relación amorosa se dice que […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 28 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: